25 AÑOS DE LU­CHA

Ayer se cum­plió un cuar­to de si­glo del anun­cio de la re­ti­ra­da de Ma­gic a cau­sa del vi­rus del si­da Des­de en­ton­ces, la le­yen­da NBA ha di­ri­gi­do sus fuer­zas a rom­per ta­bús so­bre la en­fer­me­dad

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BASKET - Joan Jus­tri­bó

Ha­ce 25 años que se con­ge­ló la son­ri­sa más fa­mo­sa de la NBA. Ayer se cum­plió un cuar­to de si­glo de la con­fe­sión de Ma­gic John­son que es­tre­me­ció al mun­do.

An­tes de con­tar­lo al mun­do en­te­ro, Ma­gic se lo ex­pli­có a su mu­jer, Coo­kie: “Me han diag­nos­ti­ca­do VIH”, le di­jo. Ma­gic era por­ta­dor del vi­rus del SI­DA. “Creo que se­gu­ra­men­te aho­ra es­ta­ría muer­to si ella me hu­bie­ra de­ja­do, sin du­da”, di­jo John­son, que aho­ra tie­ne 57 años, a la re­vis­ta ‘Peo­ple’. “Pen­só que se­ría mi sen­ten­cia de muer­te por­que no sa­bía­mos na­da so­bre la en­fer­me­dad”. No di­jo en­ton­ces có­mo creía que se ha­bía in­fec­ta­do con el vi­rus, aun­que pos­te­rior­men­te con­fe­só que se con­ta­gió por su “pro­mis­cui­dad he­te­ro­se­xual”. Sí se apre­su­ró en­ton­ces a anun­ciar que su mu­jer no es­ta­ba in­fec­ta­da.

“A ve­ces uno pien­sa que nun­ca le va a ocu­rrir al­go así. Crees que so­la­men­te le su­ce­de a los ho­mo­se­xua­les y ja­más a uno mis­mo”, di­jo en aque­lla rue­da de pren­sa que dio la vuel­ta al mun­do. “Le pue­de su­ce­der a cual­quie­ra, por­que le ha su­ce­di­do a Ma­gic John­son. To­do el mun­do de­be es­tar avi­sa­do y te­ner cui­da­do”, di­jo.

Has­ta ese día, Ma­gic ya ha­bía ga­na­do con Los An­ge­les La­kers sus cin­co tí­tu­los de la NBA, re­vo­lu­cio­nan­do el bas­ket pa­ra ha­cer­lo en­trar en la mo­der­ni­dad: un ba­se de 2,06 me­tros que re­co­rría la pis­ta dan­do el pa­se per­fec­to en el mo­men­to ade­cua­do. An­tes pa­sar que ano­tar. Así fue siem­pre Ma­gic.

John­son se di­ri­gió el 7 de no­viem­bre de 1991 al pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se y anun­ció su pro­ble­ma y el fi­nal de su ca­rre­ra de­por­ti­va. Me­ses más tar­de vol­vió a ju­gar y ga­nó un oro olím­pi­co en Bar­ce­lo­na. Su re­torno fue bre­ve; los ju­ga­do­res te­nían mie­do de in­fec­tar­se cuan­do ju­ga­ban con­tra él. Pe­ro ser por­ta­dor del vi­rus no aca­bó con su vi­da. To­do lo con­tra­rio. El Ma­gic ac­tual, re­ple­to de sa­lud, ja­más desa­rro­lló la en­fer­me­dad y di­ri­gió sus fuer­zas a rom­per el ta­bú que ha­bía so­bre ella, con apa­ri­cio­nes pú­bli­cas y char­las. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) le se­ña­ló en su día co­mo “un ejem­plo” pa­ra que los en­fer­mos se­pan que pue­den ha­cer vi­da nor­mal.

Hoy es un hom­bre ri­co, muy ri­co. Uno de los ex pro­fe­sio­na­les que me­jor ha sa­bi­do en­cau­zar su vi­da tras las can­chas en la NBA, que ha­bi­tual­men­te es pas­to de mi­llo­na­rios jó­ve­nes que no asi­mi­lan bien su re­pen­ti­na ri­que­za y aca­ban en la ban­ca­rro­ta. Ma­gic, por con­tra, es due­ño de un pa­tri­mo­nio es­ti­ma­do en unos 450 mi­llo­nes de eu­ros, es co­pro­pie­ta­rio del equi­po de béis­bol Los An­ge­les Dod­gers y ha desa­rro­lla­do ne­go­cios en va­rios sec­to­res que in­clu­yen un cen­te­nar de ca­fés, una de­ce­na de ci­nes, una ca­de­na de res­tau­ran­tes y va­rios gim­na­sios

FO­TO: MD

Ma­gic John­son aten­dien­do a la pren­sa, sen­ta­do de­lan­te de su ta­qui­lla en el ves­tua­rio de los La­kers, en 1991

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.