El dog­ma del elo­gio

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - A LA CONTRA -

Los en­tre­na­do­res no sue­len va­lo­rar in­di­vi­dual­men­te. Es más, acos­tum­bran a de­cir que no quie­ren ha­cer­lo. Un nor­ma que, co­mo to­das, tie­ne ex­cep­ción co­mo de­mos­tró Luis En­ri­que en Se­vi­lla al mos­trar, de­li­be­ra­da­men­te y con de­ta­lles es­pe­cí­fi­cos, la evo­lu­ción y el tra­ba­jo de De­nis Suá­rez. Cin­co ve­ces ti­tu­lar en Li­ga, nin­gu­na en Cham­pions

En una cul­tu­ra co­mo es­ta, la bar­ce­lo­nis­ta, en la que se tie­ne co­mo dog­ma que el elo­gio de­bi­li­ta, ex­tra­ñan las de­cla­ra­cio­nes del en­tre­na­dor por más que la sor­pre­sa no le res­te ra­zón a Luis En­ri­que. De­nis es­tu­vo muy bien en Se­vi­lla en un par­ti­do es­pe­cial­men­te com­pli­ca­do y pue­de que aními­ca­men­te ne­ce­si­ta­ra ese re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co.

Ca­be su­po­ner que, pa­ra ser jus­to con to­dos, Luis En­ri­que ha­rá otras re­fe­ren­cias in­di­vi­dua­les, pe­ro sin per­der en ab­so­lu­to la exi­gen­cia in­ter­na. Al con­tra­rio. Cuan­to más se pue­de dar, más hay que re­cla­mar. Y se en­tien­de que el dog­ma del elo­gio, au­tén­ti­co vi­rus de la au­to­com­pla­cen­cia, so­lo se rom­pe cuan­do se ha­ce nor­ma y no ex­cep­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.