El Obe­ti­vo Real del ca­so Ney­mar

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Xavier BOSCH

La me­ta es que Ney y Mes­si se har­ten de vi­vir en Es­pa­ña y se mar­chen del Ba­rça

Tras tres años de lío con el ca­so

Ney­mar, en el FC Bar­ce­lo­na hay quien con­si­de­ra que la se­rie de ban­da­zos ju­di­cia­les, tan in­ter­mi­na­bles co­mo in­cohe­ren­tes y fal­tos de ló­gi­ca, son una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, un es­cán­da­lo con vo­lun­tad de lin­cha­mien­to y res­pon­de a la ne­ce­si­dad de que, al Ba­rça, el ju­ga­dor le aca­be cos­tan­do mu­cho más de los 57,1 mi­llo­nes de eu­ros que pa­gó por él (17,1 + 40). En cual­quier ca­so, y sin des­car­tar nin­gu­na de las hi­pó­te­sis arri­ba des­cri­tas, mi pun­to de vis­ta, tras tres años ana­li­zan­do y es­cri­bien­do so­bre el te­ma, es aho­ra ya al­go dis­tin­to. El ca­so Ney­mar, así co­mo el en­sa­ña­mien­to con Mes­si por un de­li­to fis­cal re­gu­la­ri­za­do, per­si­gue una so­la co­sa: que las dos gran­des es­tre­llas del Ba­rça se har­ten de vi­vir en Es­pa­ña y de­ci­dan con­ti­nuar su ca­rre­ra en otra par­te. El de­seo ocul­to, pe­ro bien tra­ba­ja­do, es que un día di­gan has­ta aquí he­mos lle­ga­do y se reúnan con el presidente de turno para anun­ciar­le que se quie­ren ir del Ba­rça.

Es­te es, a mi pa­re­cer, el Ob­je­ti­vo Real de tan­to des­gas­te. Es la for­ma de abor­tar un ci­clo ga­na­dor que em­pe­zó con Rij­kaard, que ce­le­bra­ron que se ter­mi­na­ba con la mar­cha de Guar­dio­la y la muer­te de Vi­la­no­va, pe­ro que se ha re­vi­ta­li­za­do -ya con Luis En­ri­que en el ban­qui­llo­con un tri­den­te que pa­sa­rá a la his­to­ria del de­por­te. Lo ines­pe­ra­do ha pa­sa­do por­que el mi­la­gro del Ba­rça se alar­ga más y más.

Mes­si lle­va una dé­ca­da po­nien­do al Ba­rça co­mo es­tan­dar­te del me­jor fút­bol del mun­do y Ney­mar, cin­co años más jo­ven, apun­ta a ser su su­ce­sor. Y no se pue­den per­mi­tir que es­to du­re otro lus­tro.

Es cier­to que el bra­si­le­ño aca­ba de fir­mar un con­tra­to que le une al Ba­rça has­ta, ca­si, la inau­gu­ra­ción del nue­vo Camp Nou. Sin em­bar­go, vien­do las no­vias que ha te­ni­do es­te ve­rano su pa­dre –me re­fie­ro a equi­pos que le han pre­ten­di­do-, el in­ten­to de fi­char a Ney­mar se­rá una cons­tan­te de ca­da ve­rano. En lo que a Mes­si se re­fie­re, tie­ne una tem­po­ra­da y me­dia más de con­tra­to. La vo­lun­tad ya ex­pre­sa­da por Bar­to­meu, y que su­pon­go que ten­dría el ca­si uná­ni­me res­pal­do social, es la de re­no­var al crack por­que no ha­bría na­da me­jor para to­das las par­tes de que Leo ter­mi­na­se su ca­rre­ra en el Ba­rça. De mo­men­to, a sus 29 años, y a la es­pe­ra del re­cur­so de los Mes­si an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo, es mu­cho desear que Leo pue­da con­ver­tir­se en el ‘One-club man’ que a to­dos los cu­lés nos gus­ta­ría.

Mien­tras, el Ba­rça ha­rá bien en de­fen­der­se de las acu­sa­cio­nes de es­ta­fa y co­rrup­ción en­tre par­ti­cu­la­res y pre­sen­tar re­cur­so contra la in­ter­lo­cu­to­ria del juez De la Ma­ta para re­abrir el ca­so DIS. No se­rá fá­cil. La in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca con la que tra­ba­jan los le­tra­dos del Ba­rça es para po­ner­se a tem­blar. Si has­ta aho­ra te­nían los pe­los de pun­ta, y con ra­zón, vien­do que para el mis­mo mi­nis­te­rio fis­cal, los 40 mi­llo­nes pa­ga­dos eran sa­la­rio en­cu­bier­to en Bar­ce­lo­na pe­ro eran tras­pa­so en Ma­drid, aho­ra el juez ha su­pe­ra­do la co­ta má­xi­ma de in­cohe­ren­cia. De la

Ma­ta abrió, vio, ana­li­zó, ce­rró el ca­so y lo ar­chi­vó sin ver nin­gún in­di­cio de de­li­to. Aho­ra, “por obe­dien­cia de­bi­da”, don­de di­je di­go di­go Die­go, es el mis­mo juez De la

Ma­ta quien quie­re sen­tar en el ban­co de los acu­sa­dos a dos pre­si­den­tes del Ba­rça, Ney­mar pa­dre y, so­bre to­do, a Ney­mar ju­nior. El pa­seí­llo de la ver­güen­za ya no se lo qui­ta ni Dios. Eso es, tam­bién, lo que bus­ca­ban

FO­TO: J. A. SIRVENT

Ney­mar ya ha ce­le­bra­do dos go­les en el San­tia­go Ber­na­béu ves­ti­do de azul­gra­na El Ma­drid qui­so fi­char­lo en vano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.