“NEY­MAR AMA A MES­SI Y A SUA­REZ”

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Ro­ger To­re­lló / Fer­nan­do Po­lo

Ney­mar se­nior pre­sen­cia­rá hoy en di­rec­to el elec­tri­zan­te Bra­sil-Argentina cla­si­fi­ca­to­rio pa­ra el Mundial de Ru­sia. Un due­lo di­rec­to Ney­mar-Mes­si en que los dos ami­gos se en­fren­ta­rán en un clá­si­co sud­ame­ri­cano mar­ca­do por las ur­gen­cias de la al­bi­ce­les­te. En cual­quier ca­so, el pa­dre de Ney tie­ne cla­ro que, más allá de la ri­va­li­dad que se ve­rá hoy, su hi­jo “ama a Mes­si”. Y a Suá­rez tam­bién, con quien com­ple­tan el Tri­den­te má­gi­co del Ba­rça. Un club que Ney­mar no qui­so de­jar nun­ca y en el que asu­me que el nú­me­ro uno es, sin dis­cu­sión, Mes­si. En ex­clu­si­va pa­ra MD, el pa­dre del bra­si­le­ño ha­bla sin ta­pu­jos de los can­tos de si­re­na que re­ci­bió su hi­jo, de su pos­tu­ra en los con­flic­tos ju­di­cia­les que les afec­tan y de las po­lé­mi­cas que le per­si­guen, co­mo el bo­te­lla­zo que re­ci­bió en Mes­ta­lla, las pu­llas de Ja­vier Te­bas o las crí­ti­cas de Michael Lau­drup por su jue­go de re­ga­te y con­duc­ción. To­do ello, en el des­pa­cho que Ney­mar ju­nior tie­ne en la Dia­go­nal de Bar­ce­lo­na.

Aho­ra lle­ga un Bra­sil-Argentina muy ca­lien­te. Ney­mar con­tra Mes­si... Sí, un par­ti­do muy ca­lien­te. A Ney­mar le gus­ta com­pe­tir has­ta con los ami­gos. Pe­ro Ney­mar ama a Mes­si, co­mo tam­bién ama a Suá­rez. Mes­si y Ney son cha­va­les com­pe­ti­ti­vos, ena­mo­ra­dos del fút­bol. Hay cier­tos ju­ga­do­res que de­be­rían ser eter­nos. Des­pués de lle­var años en el Ba­rça, no­so­tros dis­fru­ta­mos mu­cho de ver a Ney­mar al la­do de Leo, Suá­rez, Inies­ta, Bus­quets. Pi­qué... que son ju­ga­do­res in­creí­bles. Sa­ber que tu hi­jo dis­fru­ta de fút­bol al la­do de un equi­po que le da ca­li­dad no tie­ne pre­cio. No ga­na­mos siem­pre, pe­ro ju­ga­mos siem­pre a fút­bol, que es lo más im­por­tan­te. Ney­mar ya re­no­vó, Suá­rez es­tá a pun­to. Aho­ra to­ca que se ase­gu­re la re­no­va­ción de Mes­si. Oja­lá re­nue­ve por mu­chos años. Hay mu­cha gen­te que siem­pre nos pre­gun­ta por lo de ser el nú­me­ro uno y to­do eso. Y no­so­tros ya te­ne­mos a un nú­me­ro uno que es Mes­si y al que hay que ayu­dar pa­ra que siem­pre sea el nú­me­ro uno. Por tan­to, Ney­mar de­be­rá es­pe­rar su mo­men­to. ¿Es­tá men­ta­li­za­do?

Aho­ra to­ca que Ney­mar se pre­pa­re, que ma­du­re. Ney­mar y Mes­si es­tán jun­tos pa­ra lle­var al Ba­rça a lo más al­to. Ya es una gran hon­ra es­tar al la­do de Mes­si y Cris­tiano en­tre los fi­na­lis­tas del úl­ti­mo Ba­lón de Oro. Ya que­da al­go le­jos, pe­ro tal co­mo lle­gó us­ted a Bar­ce­lo­na se en­con­tró con la po­lé­mi­ca de Mes­ta­lla con su hi­jo co­mo pro­ta­go­nis­ta. Ya es­tá to­do bien, tran­qui­lo. Yo no fui a Va­len­cia, lo vi por la te­le­vi­sión y me asus­té por el im­pac­to que re­ci­bió, pe­ro no ha­bla­mos mu­cho de eso por­que pa­ra no­so­tros son co­sas de fút­bol. Le es­ta­mos dan­do de­ma­sia­da im­por­tan­cia a un ac­ci­den­te o un error, el pro­pio chi­co que ti­ró la bo­te­lla ya pi­dió dis­cul­pas. Cuan­to más ha­ble­mos, más im­por­tan­cia le da­mos. Acu­san a Ney­mar de pro­vo­ca­dor...

Es­te es el es­ti­lo de Ney­mar. El Bar­ce­lo­na fi­chó a Ney­mar por­que que­ría a un ju­ga­dor de es­te es­ti­lo y Ney­mar dis­fru­ta ju­gan­do así. Yo no pien­so que hoy lo vean co­mo un ju­ga­dor pro­vo­ca­dor, to­do lo con­tra­rio. Has­ta el pre­si­den­te de la LFP cri­ti­có la ce­le­bra­ción de Ney­mar en Va­len­cia. Si nos fi­ja­mos en las ce­le­bra­cio­nes de mu­chos ju­ga­do­res ve­re­mos que hay mu­chas que son fuer­tes, pe­ro eso no quie­re de­cir que el ju­ga­dor va­ya en con­tra de la afi­ción ri­val ni de na­die, es só­lo una reac­ción vis­ce­ral, una reac­ción en ca­lien­te. Cuan­do un de­lan­te­ro chu­ta el pa­lo del ban­de­rín, no quie­re de­cir que quie­ra agre­dir a na­die. Lo que hay que cues­tio­nar es la po­si­ción de LaLi­ga, que es la que tie­ne el ne­go­cio del cam­peo­na­to. Yo en­tien­do que no se pue­de po­si­cio­nar, pues si lo ha­ce re­sul­ta ten­den­cio­so. Yo pre­fe­ri­ría que di­je­ra por qué se po­si­cio­nó el pre­si­den­te de la Li­ga. Si con­si­de­ra que hay al­gún fa­llo, que juz­gue y san­cio­ne, pe­ro que no se po­si­cio­ne. Ese es mi pen­sa­mien­to. Te­bas pu­so el fo­co tan­to en la ce­le­bra­ción co­mo en el bo­te­lla­zo.

Pa­ra mí el gran pro­ble­ma es es­te. De la mis­ma for­ma que la afi­ción tie­ne el de­re­cho de ha­blar lo que quie­ra, de cri­ti­car a los ju­ga­do­res que es­tán den­tro del cam­po, de­be ser tam­bién a la in­ver­sa. Pe­ro si el chi­co ya tie­ne una mul­ta, va­mos a mi­rar ha­cia ade­lan­te, no en en­trar quién fue el pri­me­ro. Pe­ro si quie­ren per­se­guir a Ney­mar, que con­ti­núen, Ney­mar con­ti­nua­rá tra­ba­jan­do y tra­ta­rá de se­guir sien­do fe­liz. ¿Có­mo lo­gra ais­lar­se su hi­jo de to­do el rui­do que se ge­ne­ra a su al­re­de­dor? A Ney­mar le gus­ta ju­gar al fút­bol, es­co­gió al club que él ama pa­ra ju­gar, en el Ba­rça tie­ne mu­chas más co­sas pa­ra ser fe­liz que pa­ra no ser­lo. ¿Lle­gó a preo­cu­par­se el Ba­rça por las ofer­tas que le lle­ga­ron a Ney­mar es­te ve­rano? No le lle­ga­ron a él, me lle­ga­ron a mí. Ney­mar es­tá ale­ja­do de es­to, él jue­ga a fút­bol y no se preo­cu­pa de es­to. Yo sé lo que Ney­mar que­ría, que era que­dar­se aquí. El pa­sa­do mes de di­ciem­bre pu­bli­ca­mos que ya es­ta­ba to­do

ca­si he­cho en­tre el club y us­te­des pa­ra la re­no­va­ción... Fue así, pe­ro no se plas­mó en­ton­ces por­que el club te­nía unos con­di­cio­nan­tes eco­nó­mi­cos y ha­bía que es­pe­rar a ve­rano pa­ra con­cre­tar­lo to­do en el nue­vo con­tra­to. Pe­ro fue mu­cha gen­te in­clu­so a Ibi­za pa­ra ha­cer­les ofer­tas...

Sí, a mí me lle­ga­ron bas­tan­tes co­sas. Yo no pue­do prohi­bir que la gen­te va­ya a Ibi­za o don­de sea. Wagner Ri­bei­ro fue el que tra­jo la pro­pues­ta del PSG. Hay co­sas que yo no con­tro­lo al 100%, ima­gí­na­te si pue­do con­tro­lar a Wagner... En­ton­ces, ¿Wagner Ri­bei­ro es in­con­tro­la­ble? Por­que eso se­ría un pro­ble­ma. Es un gran ami­go mío, lle­va­mos jun­tos más de do­ce años, siem­pre si­guió la ca­rre­ra de mi hi­jo y apren­dí mu­cho de él. Hoy ya to­do el mun­do sa­be quien es el agente de mi hi­jo, que soy yo. ¿No se en­fa­da con Wagner?

No, a ve­ces le de­jo ha­blar lo que quie­ra, de vez en cuan­do es un mo­ti­vo pa­ra di­ver­tir­se, pe­ro ten­go que ser agra­de­ci­do por lo que me ayu­dó en el pa­sa­do. Si ha­blo yo más des­pués de que Wagner ha­ble, so­lo au­men­to la con­fu­sión. A mis hi­jos les en­se­ño que hay que ser leal a las per­so­nas que nos ayu­da­ron. En el Ba­rça sa­bían que us­ted re­ci­bía a gen­te de otros clubs, in­clui­da del Real Ma­drid. Yo me reúno con quien quie­ra re­unir­se con­mi­go. En mi ofi­ci­na de Bra­sil re­ci­bo a mu­cha gen­te, sponsors, pa­tro­ci­na­do­res in­tere­sa­dos en apo­yar el ins­ti­tu­to Ney­mar... Y cla­ro que apa­re­ce al­guien pa­ra sa­ber si Ney­mar tie­ne futuro en otro club. Pe­ro yo soy muy cla­ro en es­to, pa­ra in­ten­tar sa­car­le del Bar­ce­lo­na tie­nes que in­ten­tar sa­car­le la fe­li­ci­dad de aquí. Si fue­ra por ob­te­ner una ven­ta­ja fi­nan­cie­ra, por di­ne­ro, to­do el mun­do sa­be que no es­ta­ría en el Ba­rça. Pe­ro Ney­mar es fe­liz en el club, ha he­cho una amis­tad muy fuer­te con sus com­pa­ñe­ros y es­tá fe­liz en Bar­ce­lo­na. ¿Y qué hu­bo con el Real Ma­drid?

El Ma­drid se in­tere­só a tra­vés de in­ter­me­dia­rios. Siem­pre les di­je a to­dos lo mis­mo: si Ney­mar se va del Ba­rça tie­ne que pa­gar la cláu­su­la de res­ci­sión de 190 mi­llo­nes, más los im­pues­tos de esos 190 mi­llo­nes y el res­to que aca­ban sien­do con to­do 430 mi­llo­nes. Pri­me­ro los 190 en­tran en la cuen­ta del ju­ga­dor, que es quien pa­ga la cláu­su­la y lue­go de­be abo­nar los im­pues­tos. Cuan­do le de­cía a Wagner eso, y me tra­ta­ba co­mo lo­co, yo le de­cía que no es­toy lo­co. Con Ha­cien­da no se jue­ga

Ney­mar re­co­no­ció en el ac­to de Gi­llet­te que hu­bo mu­chas ofer­tas, no so­lo del PSG. ¿A qué clubs ha di­cho ‘no’ Ney­mar? Se­ría li­viano e im­pru­den­te por mi par­te ha­blar de pro­pues­tas. Cla­ro que pue­den ha­cer al­gu­na con­sul­ta. Tu­vi­mos una pro­pues­ta en el ve­rano an­te­rior de 2015, des­pués de que el Man­ches­ter Uni­ted le hi­cie­ra una pro­pues­ta al Ba­rça. Pri­me­ro cual­quier club tie­ne que di­ri­gir­se al Ba­rça, y aho­ra no quie­ro nin­gu­na con­ver­sa­ción con na­die si el club no lo au­to­ri­za. Mi tra­ba­jo aho­ra es so­lo preo­cu­par­me de que mi hi­jo sea fe­liz aquí. ¿Se ma­reó mu­cho con las ci­fras que se ma­ne­ja­ban? No por­que Ney­mar tie­ne un con­tra­to muy lar­go con el Bar­ce­lo­na. Re­no­va­mos pa­ra de­cir que real­men­te nos que­re­mos que­dar aquí. Ney­mar no va a sa­lir del Bar­ce­lo­na. ¿Al mar­gen del City, el Ma­drid y el Uni­ted, al­gún club más les ten­tó? Si Pi­ni Zaha­vi o Wagner o cual­quier otro nos ha­ce una con­sul­ta de si Ney­mar quie­re sa­lir, les de­ci­mos que no quie­re sa­lir. Si el Ba­rça no lo quie­re ven­der, no ha­ce fal­ta ni es­cu­char. Pep Guar­dio­la ad­mi­tió que ya lo qui­so pa­ra el Ba­yern. Guar­dio­la ya lo qui­so an­tes pa­ra el Bar­ce­lo­na. No sé lo que pien­sa aho­ra, pe­ro no creo que hoy pien­se diferente si en­ton­ces ya le gus­ta­ba... ¿En nin­gún mo­men­to hu­bo du­das so­bre su con­ti­nui­dad en el Ba­rça? Ney­mar nun­ca tu­vo du­das de se­guir en el Ba­rça. La úni­ca du­da que po­día ha­ber era por mi par­te, co­mo empresario y re­pre­sen­tan­te del ju­ga­dor, pe­ro tam­po­co tu­ve du­das por­que lo co­noz­co y sé que Ney­mar es muy fe­liz aquí. Por más que quie­ra ser un empresario de éxi­to, ga­nar pla­ta, a mí lo que me in­tere­sa es la fe­li­ci­dad de mi hi­jo y Ney­mar es fe­liz aquí. Vol­va­mos a Mes­ta­lla. Él sol­tó lo de “a to­mar por cu­lo” tras el gol. ¿Us­ted le acon­se­ja­ría que in­ten­te evi­tar es­tas reac­cio­nes? Es­to es fút­bol. Si que­re­mos un vi­deo­jue­go, nos lo po­ne­mos y ya es­tá. Si el fút­bol fue­ra una ma­te­má­ti­ca exac­ta, sa­bría­mos quién de­be ga­nar y quién per­der. A ve­ces tie­nes que to­mar de­ci­sio­nes en dé­ci­mas de se­gun­do. El fút­bol es muy di­ná­mi­co, apa­sio­nan­te pa­ra to­dos, no con­se­gui­mos ser per­fec­tos. Si pue­do dar un con­se­jo a mi hi­jo pa­ra que es­té tran­qui­lo, cla­ro que se lo da­ré. Pe­ro so­mos se­res hu­ma­nos y él ne­ce­si­ta pa­sar esas ex­pe­rien­cias. Ha erra­do va­rias ve­ces, pe­ro no re­pe­ti­rá el mis­mo error. Nun­ca lo hi­zo. Michael Lau­drup di­jo que Ney­mar es­ta­ba pro­vo­can­do a sus ri­va­les du­ran­te el par­ti­do con­tra el Le­ga­nés. Y mu­cha gen­te im­por­tan­te di­jo que no pro­vo­ca­ba, co­mo Si­meo­ne, co­mo Zi­da­ne... Es­ta­mos que­rien­do po­le­mi­zar con es­to. Lau­drup con­tra Ney­mar y Ney­mar con­tra Lau­drup. Y no es así, es una opi­nión de Lau­drup. Él pue­de co­men­tar lo que quie­ra, igual que Ney­mar pue­de ju­gar de la for­ma que quie­ra. Ney­mar vino al Ba­rça por­que ju­ga­ba de es­ta for­ma, si él cam­bia su for­ma de ju­gar no es Ney­mar. Al fi­nal la re­cla­ma­ción no vie­ne del Ba­rça, vie­ne de quie­nes lo su­fren. Aho­ra se ha reabier­to el Ca­so DIS cuan­do el juez De la Ma­ta lo ha­bía ar­chi­va­do. ¿Qué le pa­re­ce? Es­ta­mos muy tran­qui­los. Con el tiem­po, de­mos­tra­re­mos que no co­me­ti­mos nin­gún error. Te­ne­mos la cer­te­za de ello. ¿Es­ta si­tua­ción ju­di­cial les hi­zo du­dar más so­bre su con­ti­nui­dad que las ofer­tas de otros clubs? Du­dar no, pe­ro re­ci­bi­mos mu­chas crí­ti­cas y nos vi­mos en el fo­co. Se vio que no co­me­ti­mos nin­gún error, ar­chi­va­ron el ca­so y aho­ra vuel­ven a abrir­lo. Pa­ra mí es al­go muy ex­tra­ño. Aho­ra to­ca es­pe­rar la de­ci­sión fi­nal pe­ro no­so­tros es­ta­mos muy tran­qui­los. ¿Y có­mo re­ci­bió el pac­to del FC Bar­ce­lo­na con la Fis­ca­lía y la Abo­ga­cía del Es­ta­do pa­ra ce­rrar el ca­so ‘Ney­mar 1’? Yo no par­ti­ci­pé del acuer­do, no lo en­tien­do, no lo sé. No es un pro­ble­ma de no­so­tros. Era una co­sa del Ba­rça y la Fis­ca­lía. Si me gus­tó o no, no pue­do opi­nar por­que no lo en­tien­do. A mí no me gus­tan los acuer­dos, yo pre­fie­ro que me di­gan si es­toy erra­do o cier­to, pre­fie­ro po­der dor­mir bien. No sé opi­nar de es­to por­que no es­tá en mi ca­be­za, yo par­ti­ci­po de las de­ci­sio­nes de mi hi­jo. Si me to­ca­ra con mi hi­jo, no se­ría par­ti­da­rio de un acuer­do por­que no hi­ci­mos na­da erra­do. Yo no co­me­tí nin­gún error

FO­TO: JOAN LANUZA

Ney­mar se­nior aten­dió a Mun­do De­por­ti­vo en la ofi­ci­na que su hi­jo tie­ne en la Avin­gu­da Dia­go­nal de Bar­ce­lo­na. El pa­dre del crack lle­va su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal ba­jo unos pa­rá­me­tros de es­tric­ta pro­fe­sio­na­li­dad y organización.

FO­TO: J. LANUZA

El des­pa­cho de Ney­mar ju­nior en Bar­ce­lo­na es­tá pla­ga­do de re­fe­ren­cias al crack, en­tre ellas un cua­dro en que se le ve ves­ti­do se­gún la es­té­ti­ca ára­be y va­rios li­bros su­yos en ja­po­nés. Su pa­dre, Ney­mar se­nior,es­tá “muy tran­qui­lo” pe­se a la reaper­tu­ra del ‘ca­so DIS’: “De­mos­tra­re­mos que no co­me­ti­mos nin­gún error. Lo ar­chi­va­ron y vuel­ven a abrir­lo. Es al­go muy ex­tra­ño”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.