El re­gre­so de la gue­rre­ra

Lei­la es pie­za cla­ve en la de­fen­sa del Ba­rça, el club de su vi­da

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - FÚTBOL -

Al­ta y es­pi­ga­da, de tez mo­re­na por su ori­gen ma­rro­quí por par­te de ma­dre y pa­dre, re­ser­va­da y dis­cre­ta fue­ra del cam­po pe­ro pu­ro ca­rác­ter den­tro, Lei­la Ouaha­bi es ti­tu­lar fi­ja co­mo la­te­ral iz­quier­da en el Ba­rça y en la Se­lec­ción. La ju­ga­do­ra de 23 años ha re­gre­sa­do al club de su vi­da tras fo­guear­se du­ran­te tres años en el Va­len­cia y quie­re res­pon­der a la con­fian­za de Xa­vi Llorens con tí­tu­los. De mo­men­to, es una de las cla­ves de que tan só­lo ha­yan en­ca­ja­do un gol en Liga (an­te Es­pan­yol) y per­ma­ne­ci­do has­ta sie­te jor­na­das im­ba­ti­das.

“Me lla­ma­ron en ve­rano y me hi­zo mu­chí­si­ma ilu­sión, no me es­pe­ra­ba. Es un pri­vi­le­gio vol­ver al Ba­rça y es­pe­ro ofre­cer lo me­jor de mi mis­ma. Me sien­to en casa”.

Lei­la co­men­zó a ju­gar por ‘cul­pa’ de su her­mano Na­bil, cin­co años ma­yor y que tu­vo que de­jar el fút­bol por una le­sión. La lla­ma­ba pa­ra ju­gar en el pa­tio tra­se­ro de su casa en Vi­las­sar de Mar y allí pa­sa­ban ho­ras y ho­ras dán­do­le al ba­lón. En la es­cue­la, ya era una de las me­jo­res de su cla­se y to­dos los ni­ños la es­co­gían pa­ra for­mar par­te de su equi­po. A los 14 años , ya ha­bía fi­cha­do por el Ba­rça.

La ju­ga­do­ra re­cuer­da có­mo han cam­bia­do las co­sas. “En­tre­ná­ba­mos por la no­che, mu­chas ve­ces en los campos del l’Hos­pi­ta­let Nord, y nos lle­vá­ba­mos la ro­pa a casa pa­ra la­var­la. Aho­ra en­tre­na­mos con la luz de la ma­ña­na, desa­yu­na­mos y co­me­mos en La Ma­sia, nos con­tro­lan los en­tre­na­mien­tos por GPs y nos sen­ti­mos pro­fe­sio­na­les”.

A ni­vel per­so­nal, es icono de Ni­ke y ce­le­bra que los spon­sors em­pie­zan a fi­jar­se en ellas. Ha ha­bi­do un cre­ci­mien­to bru­tal. “Se no­ta que dan par­ti­dos por TV, que sa­li­mos en los me­dios y que la gen­te nos co­no­ce. Nos en­tre­vis­tan en las pre­vias de los par­ti­dos y al­gu­nas mar­cas nos lla­man. To­do es­to es muy im­por­tan­te pa­ra se­guir cre­cien­do, es el ca­mino”, opi­na.

Tie­ne cla­ro que sus ob­je­ti­vos son, a ni­vel per­so­nal, “cre­cer co- mo ju­ga­do­ra en el me­jor club de Es­pa­ña” y en el co­lec­ti­vo “ga­nar tí­tu­los por­que es la obli­ga­ción que tie­ne to­dos los años el Ba­rça por lo que sig­ni­fi­ca es­te club”. Por la ca­lle de su Vi­las­sar na­tal aún la fe­li­ci­tan por ha­ber re­gre­sa­do al club azul­gra­na. In­clu­so su pa­dre, fo­ro­fo del Real Ma­drid, “aho­ra ani­ma al Ba­rça por­que ahí jue­ga su hi­ja”, ase­gu­ra en­tre ri­sas.

Se la qui­so lle­var Ma­rrue­cos a prin­ci­pios de año pa­ra li­de­rar a su se­lec­ción, pe­ro ella pre­fi­rió es­pe­rar la lla­ma­da de Jorge Vil­da. La es­pe­ra ha te­ni­do su re­com­pen­sa

FO­TO: PEP MORATA

Vuel­ta a casa Lei­la es cla­ve pa­ra que el Ba­rça só­lo ha­ya en­ca­ja­do un gol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.