“NO ME ARRE­PIEN­TO DE HA­BER FI­CHA­DO POR EL ES­PAN­YOL”

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - FÚTBOL - Mª Car­men Juárez

Ro­ber­to fue el pri­mer fi­cha­je del pro­yec­to de Qui­que. Hi­zo una pre­tem­po­ra­da es­pec­ta­cu­lar. Ju­gó los dos pri­me­ros par­ti­dos y a par­tir del ter­ce­ro ve los en­cuen­tros des­de don­de no le gus­ta a nin­gún ju­ga­dor. Ha ro­to su si­len­cio pa­ra Mun­do De­por­ti­vo. Lle­gué con mu­cha ilu­sión por el pro­yec­to nue­vo, con ga­nas de asen­tar­me rá­pi­do y ha­cer de es­te club y de es­ta ciu­dad, mi ca­sa. A día de hoy las co­sas han cam­bia­do. Es­toy con mu­chas ex­pec­ta­ti­vas y me ha­go mu­chas pre­gun­tas, in­ten­tan­do man­te­ner el es­ta­do de áni­mo lo más arri­ba po­si­ble. Su si­tua­ción no es fá­cil. ¿En qué se apo­ya día a día? En dos ob­je­ti­vos: no acep­tar, en­tre co­mi­llas, la si­tua­ción y, so­bre to­do, no de­jar­te lle­var por­que es fá­cil en nues­tra po­si­ción. Un por­te­ro no pue­de en­trar un do­min­go sí y otro, no. To­dos sa­be­mos que la es­ta­bi­li­dad de un me­ta es la por­te­ría. Hay que man­te­ner el fí­si­co al más al­to ni­vel y tra­ba­jar pa­ra uno mis­mo. ¿Qué le ha­ce ser fuer­te y aguan­tar? Ten­go re­co­rri­do y la ex­pe­rien­cia de una ca­rre­ra de on­ce años. Eso no se tum­ba fá­cil­men­te. La fa­mi­lia, los ami­gos y la gen­te que­ri­da siem­pre es­tán ahí pa­ra re­cor­dár­te­lo. Dar­nos cuen­ta de que és­ta es nues­tra pro­fe­sión y la he­mos ele­gi­do. In­de­pen­dien­te­men­te de las ex­pec­ta­ti­vas que uno ten­ga, la reali­dad no es to­do lo dul­ce y agra­da­ble que a uno le gus­ta­ría. Hay que in­ten­tar tra­ba­jar du­ro pa­ra que to­do vuel­va a es­tar don­de es­pe­ra lo an­tes po­si­ble. Ju­gó la Su­per­co­pa de Ca­ta­lun­ya y aho­ra em­pe­za­rá la Co­pa del Rey, en la que us­ted se per­fi­la co­mo ti­tu­lar... Eso no es con­sue­lo por­que cuan­do vi­ne me mar­qué co­mo ob­je­ti­vos ser un ju­ga­dor im­por­tan­te en el equi­po, apor­tar den­tro y fue­ra del cam­po. A día de hoy no ten­go esos sen­ti­mien­tos por­que el par­ti­ci­par po­co ha­ce no sen­tir­te im­por­tan­te ni te­ner pe­so den­tro del equi­po. Ob­via­men­te no ju­gar ha­cer­te pe­que­ño. El en­cuen­tro de la Su­per­co­pa y el de la Co­pa, si jue­go, me ven­drán bien pa­ra man­te­ner la com­pe­ti­ción fres­ca pe­ro no ter­mi­na de ser un con­sue­lo pa­ra mí. ¿Se arre­pien­te de ha­ber fi­cha­do? Nun­ca me he arre­pien­to de las de­ci­sio­nes que to­mo. Pe­ro no me es­tán sa­lien­do las co­sas co­mo hu­bie­ra que­ri­do. Sa­bía que vol­vía a la má­xi­ma com­pe­ti­ción, a la me­jor li­ga del mun­do pe­ro tam­bién sé los mo­ti­vos por lo que vi­ne. No só­lo fue­ron ra­zo­nes de­por­ti­vas pues el fút­bol só­lo es una par­te de mi vi­da, ten­go otras co­sas al­re­de­dor que me ha­cen man­te­ner la fe­li­ci­dad y el es­ta­do de áni­mo. No quie­ro que mi si­tua­ción de­por­ti­va me in­flu­ya. No me arre­pien­to, so­bre to­do por­que me sien­to con ca­pa­ci­dad pa­ra que to­do vuel­va a es­tar co­mo es­pe­ra­ba. ¿Le do­lió que fue­ra el se­ña­la­do por los go­les que en­ca­jó el equi­po en las dos pri­me­ras jor­na­das? No, por­que co­noz­co muy bien mi pro­fe­sión. El por­te­ro es siem­pre el ma­yor dam­ni­fi­ca­do cuan­do el ba­lón en­tra en la red por­que es el úl­ti­mo que par­ti­ci­pa y en un al­to por­cen­ta­je de ve­ces es el cul­pa­ble. No pue­do car­gar esa res­pon­sa­bi­li­dad so­bre mí ni creo que la de­ci­sión del en­tre­na­dor de cam­biar­me en la ter­ce­ra jor­na­da sea por los ocho go­les re­ci­bi­dos en dos par­ti­dos. En­tien­do que es por otros mo­ti­vos. En nin­gún mo­men­to ni él, ni el club ni la pren­sa me han se­ña­la­do. Se es­tá ha­blan­do de que us­ted pue­de mar­char­se. Lo des­min­tió en las re­des so­cia­les pe­ro... Hi­ce el co­mu­ni­ca­do por va­rios mo­ti­vos. Pri­me­ro por­que la in­for­ma­ción que sa­lió al res­pec­to no era ver­dad. Yo no ha­bía co­mu­ni­ca­do a na­dir de mi en­torno que te­nía ga­nas de sa­lir. Y se­gun­do, Qui­que siem­pre ha in­ci­di­do mu­cho en que quie­re com­pe­ti­ción en­tre sus ju­ga­do­res. Y si

yo ten­go al­gu­na po­si­bi­li­dad de ha­cer­le cam­biar de opi­nión. es siem­pre y cuan­do se­pa que es­toy com­pro­me­ti­do con el equi­po y con la si­tua­ción. No es­toy pen­san­do en que me voy a mar­char. Que­ría acla­rar­lo pa­ra que lo su­pie­ra. A par­tir de ahí, creo que ten­go al­gún va­lor en el mer­ca­do y es­toy re­ci­bien­do ofer­tas de mu­chos equi­pos . A día de hoy no me he plan­tea­do aún que va a pa­sar con mi fu­tu­ro pe­ro ten­go tres años de con­tra­to. To­do el mun­do pue­de en­ten­der que no voy a so­por­tar es­ta si­tua­ción mu­cho tiem­po. ¿Si­gue com­pro­me­ti­do con el pro­yec­to? Por su­pues­to. Ten­go bue­na re­la­ción con mis com­pa­ñe­ros, con el cuer­po téc­ni­co y con la gen­te del club. Con­fío en que an­tes o des­pués to­do vuel­va a ser co­mo es­pe­ra­ba, a tra­vés de mi tra­ba­jo y de­mos­trán­do­lo. Es­toy ab­so­lu­ta­men­te com­pro­me­ti­do con to­do, na­die pue­de de­cir una ma­la pa­la­bra de mi com­por­ta­mien­to ni de mi ren­di­mien­to a la ho­ra de tra­ba­jar. Mis com­pa­ñe­ros me­re­cen ese res­pe­to, la gen­te que ha con­fia­do en mí y la que me pa­ga, tam­bién. Es­to a ve­ces cam­bia cuan­do uno me­nos se lo es­pe­ra. Aven­tu­rar­se a de­cir lo que va a pa­sar es de­ma­sia­do arries­ga­do

FO­TO: PEP MO­RA­TA

Ro­ber­to El por­te­ro fue el pri­mer fi­cha­je de la era Qui­que y pa­só de ser ti­tu­lar in­dis­cu­ti­ble a ver los par­ti­dos des­de el ban­qui­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.