Ka­tin­ka Hoss­zu y el ma­tri­mo­nio de hie­rro

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - @gem­mahe­rre­ro Gem­ma HE­RRE­RO

No hay otro ca­so en la na­ta­ción co­mo el de Ka­tin­ka Hoss­zu (Pécs, Hun­gría, 1989). Es úni­ca. Es una bes­tia. Es la ‘Iron Lady’ (la mu­jer de hie­rro) co­mo su ma­ri­do y en­tre­na­dor, Sha­ne Tu­sup, lle­va ta­tua­do en su bí­ceps iz­quier­do. Aca­ba de ga­nar su quin­to tí­tu­lo con­se­cu­ti­vo en la Co­pa del Mun­do de na­ta­ción y lo ha lo­gra­do des­pués de los tres oros y la pla­ta de los Jue­gos de Río. Y to­do es­to con 27 años, lo nun­ca vis­to. En ju­lio se dispu­tarán en Hun­gría, su país, los Mun­dia­les de na­ta­ción y na­die du­da que Ka­tin­ka se­rá pro­ta­go­nis­ta. Has­ta en­ton­ces par­ti­ci­pa­rá en me­nos de un mes en los de pis­ci­na cor­ta y se­gui­rá con su par­ti­cu­lar plan idea­do por Tu­sup: na­dar­lo to­do, siem­pre, sin des­can­so. Por al­go es ‘Iron Lady’.

Ka­tin­ka es la me­dia­na de tres her­ma­nos. Su pa­dre, Ist­ván Hosz­zu era un ju­ga­dor de ba­lon­ces­to fa­mo­so en su país, pe­ro a los cua­tro años al­guien le di­jo a la pe­que­ña que al­gún día se­ría una cam­peo­na olím­pi­ca: su abue­lo, que fue quien le en­se­ñó a na­dar y la en­tre­nó has­ta que te­nía 13 años. Con solo 15 com­pi­te por pri­me­ra vez en unos Jue­gos Olím­pi­cos, los de Ate­nas 2004, en los que ter­mi­nó 31ª en los 200 me­tros li­bre, y a los 19 se va a la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia pa­ra es­tu­diar psi­co­lo­gía y na­dar en los Tro­jans po­nién­do­se en ma­nos de Da­ve Sa­lo, uno de los en­tre­na­do­res más co­no­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos. Los co­mien­zos, sin em­bar­go, fue­ron una tor­tu­ra. Ape­nas sa­bía ha­blar in­glés y, por des­con­ta­do, na­die ha­bla­ba hún­ga­ro en la Uni­ver­si­dad. So­la y an­gus­tia­da, lla­ma­ba llo­ran­do a su ma­dre di­cién­do­le que que­ría re­gre­sar a ca­sa. “Es­pé­ra­te has­ta di­ciem­bre, si si­gues pen­san­do lo mis­mo, vuel­ves”, le di­jo. Se pro­du­ce en­ton­ces el en­cuen­tro que lo cam­bia­ría to­do: Sha­ne Tu­sup.

Sha­ne tam­bién na­da­ba pa­ra los Tro­jans y fue re­cha­za­do por Ka­tin­ka cua­tro ve­ces. A la quin­ta ella ac­ce­dió a te­ner una ci­ta y no han vuel­to a se­pa­rar­se. Ese año, en 2008, ga­nó su pri­me­ra me­da­lla en el Eu­ro­peo, una pla­ta en 400 es­ti­los, y na­da en los Jue­gos de Pe­kín sin al­can­zar fi­na­les. Al si­guien­te, en los Mun­dia­les de Ro­ma, con­si­gue por fin su pri­mer oro en los 400 es­ti­los y dos bron­ces, y es ele­gi­da me­jor de­por­tis­ta en su país. Que­da­ban tres por de­lan­te pa­ra los Jue­gos de Lon­dres, en los que par­ti­ci­pó con 23 años. De­bía ser su con­sa­gra­ción de­fi­ni­ti­va, pe­ro ter­mi­nó sien­do una pe­sa­di­lla.

El na­ci­mien­to de Iron Lady

Ka­tin­ka lle­gó co­mo fa­vo­ri­ta y ter­mi­nó cuar­ta en los 400 es­ti­los, no se cla­si­fi­có pa­ra la fi­nal de los 200 ma­ri­po­sa y ter­mi­nó úl­ti­ma en los 200 es­ti­los. “Fui con to­da la pre­sión del mun­do, era en­ton­ces o nun­ca, pen­sa­ba. Y me hun­dí”.

Fue tal la de­cep­ción que se plan­teó de­jar de na­dar. En el avión de Lon­dres a Bu­da­pest dis­cu­tió con Sha­ne cuan­do in­ten­tó ani­mar­la y am­bos re­cuer­dan que du­ran­te las si­guien­tes 24 ho­ras no se ha­bla­ron. La ma­dre de Ka­tin­ka le re­co­men­dó que de­ja­ra la na­ta­ción, vol­vie­ra a Ca­li­for­nia y se cen­tra­ra en sus es­tu­dios. Sha­ne le di­jo que era una lo­cu­ra: “Eres la cuar­ta me­jor del mun­do en al­go. No te rin­das. No se ha aca­ba­do na­da, és­te es só­lo el co­mien­zo”. Tras me­di­tar­lo du­ran­te una se­ma­na en la que ape­nas sa­lía de su ha­bi­ta­ción, de­ci­de se­guir y Sha­ne le su­gie­re un nue­vo mé­to­do: na­dar­lo to­do, pis­ci­na cor­ta, lar­ga, to­das las prue­bas de la Co­pa del Mun­do. Él de­ja su más­ter de psi­co­lo­gía en UCLA y se con­vier­te en su en­tre­na­dor; ha­cen las ma­le­tas, al­qui­lan pi­so en Los Án­ge­les, se ca­san al año si­guien­te en las Sey­che­lles y co­mien­za la trans­for­ma­ción de Ka­tin­ka.

Tres me­ses des­pués de los Jue­gos de Lon­dres, Hoss­zu sa­lía son­rien­te del agua en la Co­pa del Mun­do de pis­ci­na cor­ta de Pe­kín. Aca­ba­ba de ga­nar la fi­nal de los 100 es­ti­los, su ter­ce­ra me­da­lla en po­co más de una ho­ra, la quin­ta en dos ago­ta­do­ras jor­na­das en las que las que dis­pu­tó ocho fi­na­les. “¿Có­mo lo ha­ce? ¿Es us­ted de hie­rro?”, le pre­gun­ta­ron los pe­rio­dis­tas. Y así na­ce ‘Iron Lady’, una mar­ca que fac­tu­ra be­ne­fi­cios con pro­duc­tos que van des­de ba­ña­do­res, go­rras, ca­mi­se­tas has­ta su pro­pio có­mic y una em­pre­sa de re­pre­sen­ta­ción de de­por­tis­tas.

La po­lé­mi­ca con Sha­ne

En 2014 y 2015 es ele­gi­da la me­jor na­da­do­ra del mun­do, sien­do tam­bién la pri­me­ra en al­can­zar un mi­llón de dó­la­res en ga­nan­cias gra­cias a los premios que lo­gra na­dán­do­lo to­do. Via­ja 250 días al año, su pi­co de for­ma no des­cien­de de enero a ju­nio, al­go in­só­li­to. En Río, sus cuar­tos Jue­gos Olím­pi­cos, se con­vier­te en la pri­me­ra na­da­do­ra con 27 años en ga­nar un oro des­tro­zan­do ade­más el ré­cord del mun­do por dos se­gun­dos de la chi­na Shi­wen Ye en 400 es­ti­los. Fue el pri­me­ro de tres (100 es­pal­da y 200 es­ti­los) ade­más de la pla­ta en los 200 es­pal­da, y Sha­ne te­nía tam­bién su cuo­ta de aten­ción de los me­dios por su par­ti­cu­lar ma­ne­ra de ce­le­brar los triun­fos. Co­rre, gri­ta, se da gol­pes en el pe­cho y en­se­ña su muscu­loso bí­ceps con el ta­tua­je de Iron Lady. Y arre­cian los ru­mo­res so­bre sus mé­to­dos. Jes­si­ca Hardy, que en­tre­nó con Hoss­zu en USA, ase­gu­ra al New York Ti­mes que ha­bía si­do tes­ti­go de com­por­ta­mien­tos ‘inade­cua­dos’ de Tu­sup. “Los en­tre­na­do­res son exi­gen­tes pe­ro él es­tá a otro ni­vel. Da mie­do”, ex­pli­ca­ba. Ka­tin­ka lo de­fien­de: “Co­mo en­tre­na­dor es du­ro, co­mo ma­ri­do es dul­ce, ca­ri­ño­so y di­ver­ti­do”.

Al in­cues­tio­na­ble éxi­to en los Jue­gos aña­de su quin­to tí­tu­lo con­se­cu­ti­vo en la Co­pa del Mun­do, don­de ha ga­na­do 72 fi­na­les, en los es­ti­los li­bre, es­pal­da, ma­ri­po­sa, com­bi­na­dos -só­lo elu­de la bra­za- y en dis­tan­cias que abar­can des­de los 50 a los 800 me­tros, lo que en me­tá­li­co se tra­du­ce en 386.750 dó­la­res. La mar­ca, mien­tras, va vien­to en po­pa. Y la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en los Jue­gos del 2020 en Ja­pón, a los 31 años, no es­tá ni mu­cho me­nos des­car­ta­da. Si al­guien pue­de con­se­guir­lo es el ma­tri­mo­nio de hie­rro

FO­TO: E. OMEDES

Hoss­zu, du­ran­te un Ciu­tat de Bar­ce­lo­na. La hún­ga­ra es la ‘Da­ma de Hie­rro de la na­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.