Tan­go pa­ra Leo

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Jo­sep M. Ar­tells

MES­SI YA HA DE­MOS­TRA­DO pro­fe­sio­na­li­dad y pa­trio­tis­mo ha­cia su país y no ha­ce fal­ta reite­rar lo que ya ha de­mos­tra­do: que es el me­jor ju­ga­dor del mun­do, ex­cep­to pa­ra la pren­sa ar­gen­ti­na. Ni Car­los Gar­del hu­bie­ra in­ter­pre­ta­do co­mo se ha­ce con Mes­si un tan­go tan po­co creí­ble. No hay aná­li­sis que re­sis­ta la tra­ge­dia que va des­de la do­lo­ro­sa de­rro­ta de la fi­nal de la Co­pa Amé­ri­ca an­te Chi­le, con al amago de aban­do­nar la ca­sa­ca al­bi­ce­les­te o su vuel­ta an­te Bra­sil pa­ra ser el pri­me­ro en po­ner la ca­ra. Leo es­tá acos­tum­bra­do a las crí­ti­cas pen­du­la­res y ma­ña­na, de ma­dru­ga­da, com­pro­ba­re­mos, tras unos días in­quie­tan­tes, su ma­de­ra de lí­der y su ma­ne­ra de reac­cio­nar con ma­du­rez an­te la de­sigual Co­lom­bia del ar­gen­tino

Pé­ker­man. Otra vez es­ta­rá de­lan­te tirando de to­da Ar­gen­ti­na sin pa­sar cuen­tas con na­die.

EL SE­LEC­CIO­NA­DOR BAU­ZA ti­ra­rá con los su­yos. Se le exi­gen cam­bios y cae­rá con sus ju­ga­do­res de ca­be­ce­ra. Cues­tio­na­do por to­do el país y ca­si con los dos pies fue­ra, al téc­ni­co so­lo le sal­va­rá ha­cer­se con los tres pun­tos an­te la tri­co­lor. A

Mes­si no se le ha vis­to al­te­ra­do. La de­rro­ta en un Clá­si­co sud­ame­ri­cano lo ha te­ni­do con una bron­ca tre­men­da pe­ro

Leo tie­ne for­ta­le­za aními­ca pa­ra vol­ver a le­van­tar el men­tón y ca­pi­ta­near de nue­vo a los su­yos en San Juan, a mil ki­ló­me­tros de Bue­nos Ai­res. Da mie­do el fo­lle­tín pre­pa­ra­do por los que creen que el jue­go no es un asun­to co­lec­ti­vo.

EN EL BA­RÇA EL PE­RI­PLO DE MES­SI se si­gue con preo­cu­pa­ción. Lo quie­ren en ca­sa ale­gre, co­mo se fue. Su ex­hi­bi­ción re­mon­tan­do con­tra el Se­vi­lla ha que­da­do co­mo la fo­to más ma­ra­vi­llo­sa de lo que lle­va­mos de tem­po­ra­da. El Camp Nou le re­ser­va­rá un re­ci­bi­mien­to es­pe­cial pa­ra que ol­vi­de los días de fu­ria vi­vi­dos. El sá­ba­do, an­te el Má­la­ga, no ca­be nin­gu­na du­da de que cuan­do se anun­cie la ali­nea­ción el crack ar­gen­tino ten­drá la de­mos­tra­ción de una gra­ti­tud eter­na. En eso la ‘gent blau­gra­na’ lo tie­ne cla­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.