Las di­fe­ren­cias en­tre Bra­sil y Ar­gen­ti­na

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA -

La vic­to­ria en el Ner­vión, re­mon­tan­do el gol ini­cial de Vi­to­lo, fue un bál­sa­mo pa­ra el am­bien­te cu­lé. Evi­tó más de diez días sin fút­bol li­gue­ro, dos de­rro­tas se­gui­das -City y lue­go Se­vi­llahu­bie­ran su­pues­to días de ago­bio pa­ra di­rec­ti­vos y téc­ni­cos. Por suer­te, el gol de Suá­rez y Mes­si, que vol­vió a re­lu­cir sus cua­li­da­des in­na­tas cuan­do la si­tua­ción es­tá es­pe­sa, de­ja­ron tran­qui­li­dad en Can Ba­rça du­ran­te el pa­rón.

Du­ran­te es­tos días, los me­dios nos han in­for­ma­do de al­gu­nos de los fut­bo­lis­tas que si­guen los téc­ni­cos del club y... a es­pe­rar Be­llo Ho­ri­zon­te. Nos con­ver­ti­mos, de gol­pe, en se­gui­do­res de Ar­gen­ti­na o Bra­sil. Me pa­re­ció muy po­si­ti­vo que Leo y Mas­che­rano via­ja­sen en el avión de Ney­mar, lo cual de­mues­tra, apar­te del po­de­río eco­nó­mi­co del bra­si­le­ño, la ma­ne­ra co­mo con­vi­ven es­tos chi­cos. Ade­más, de­jan cla­ro que sa­ben dis­tin­guir en­tre el día a día, el tra­to, y el es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo y de vic­to­ria so­bre el te­rreno de jue­go.

Es cu­rio­sa la evo­lu­ción de es­tas dos se­lec­cio­nes en los úl­ti­mos años. Bra­sil, la quin­ta cam­peo­na del Mun­do, la cam­peo­na por ex­ce­len­cia, to­có fon­do en el tor­neo que or­ga­ni­zó en su pro­pio país, has­ta el pun­to de que Ale­ma­nia la ri­di­cu­li­zó con aquel ‘7’ ne­fas­to en el mis­mo Be­llo Ho­ri­zon­te. El desas­tre fue to­tal. Mu­chos ju­ga­do­res que­da­ron se­ña­la­dos y Sco­la­ri, fue­ra, a Chi­na, a fac­tu­rar y fac­tu­rar, y mu­cho. Lle­gó Dun­ga, to­tal­men­te inapro­pia­do pa­ra lo que que­da del ‘jo­go bo­ni­to’. A los po­cos me­ses, un hom­bre tran­qui­lo, con su hijo de ayu­dan­te in­for­ma­dor, Ti­te, im­po­ne un jue­go más téc­ni­co, cam­bio ge­ne­ra­cio­nal y ju­ga­do­res co­mo Mar­quin­hos -aquel que no nos quie­re ven­der nun­ca el PSG, ¿por qué se­rá?-; Cou­tin­ho, aho­ra sí; Ga­briel Je­sús, 19 años, es­te crack que apun­tó el Ba­rça, no dis­pa­ró y se fue al City; Pau­lin­ho, un tra­ba­ja­dor úni­co... y el crack

Ney­mar. Con to­do es­to no quie­ro exa­ge­rar pe­ro me pa­re­ce que apun­tan al pró­xi­mo Mun­dial.

Al otro la­do, Ar­gen­ti­na. Lle­gó a la fi­nal de Río y es­tu­vo a un chut a bo­ca­ja­rro de Hi­guaín pa­ra ser cam­peón. Lo fa­lló. Sa­be­lla, fue­ra. Mar­tino, a los po­cos me­ses, fue­ra. Aho­ra Bau­za, un se­gun­da lí­nea que es­ta­ba en Sao Pau­lo y acep­tó des­pués de que Si­meo­ne,

Pe­ker­man, Sam­pao­li o Biel­sa hu­bie­ran de­cli­na­do ha­cer­se car­go de la se­lec­ción de su país. En la AFA, Fe­de­ra­ción sin pre­si­den­te ni jun­ta di­rec­ti­va. Un Co­mi­té pro­vi­sio­nal, ya ha­ce mu­cho des­de el fa­lle­ci­mien­to de Gron­do­na, que, ojo, su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción ac­tual es re­or­ga­ni­zar la li­ga de pri­me­ra di­vi­sión in­go­ber­na­ble y ab­sur­da. 30 equi­pos, sí 30, for­man aho­ra mis­mo la pri­me­ra di­vi­sión ar­gen­ti­na. Lo tie­nen que de­jar en 20 co­mo má­xi­mo, por ló­gi­cas exi­gen­cias te­le­vi­si­vas. Hay que des­cen­der a 10, sí 10. ¿Có­mo lo ha­cen? No sa­ben. ¡Ah!, y tie­nen una se­lec­ción im­por­tan­te con el crack mun­dial

Leo Mes­si. Bueno, “él lo arre­gla­rá”, pue­den pen­sar, y así lle­van me­ses, años, con par­ti­dos en cam­pos sin ‘pas­to’, co­mo di­cen ellos, avio­nes que no lle­gan a la ho­ra pa­ra re­co­ger a los fut­bo­lis­tas; con ali­nea­cio­nes en las que in­flu­yen ‘ra­zo­nes’ de to­do ti­po y ya me en­ten­déis. So­lo Leo y al­guno más pue­de man­te­ner a flo­te tan­ta des­or­ga­ni­za­ción. En reali­dad, aho­ra mis­mo, es so­lo un pá­li­do re­fle­jo de có­mo va el país, pe­ro es­to ya pa­sa des­de ha­ce mu­chos años, así que no va a apa­re­cer aho­ra la so­lu­ción. Desear que el fút­bol sea sen­sa­to... aun­que lo veo di­fí­cil

La ca­na­rin­ha pu­so or­den tras el fias­co del Mun­dial y la al­bi­ce­les­te aún lo bus­ca

FO­TO: EFE

Mes­si y Ney­mar son los re­fe­ren­tes de dos se­lec­cio­nes que ca­mi­nan de for­ma muy dis­tin­ta en la ac­tua­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.