Ene­lBar a Leo oza

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Car­les RE­XACH

Mes­si vuel­ve a ju­gar en unas ho­ras con Ar­gen­ti­na an­te Co­lom­bia. Vien­do lo que di­je­ron en su país tras el par­ti­do an­te Bra­sil ju­gar allí es cual­quier co­sa me­nos un pre­mio. Eso sí es pre­sión y lo de­más, un jue­go de ni­ños. Al fi­nal lo­gra­rán que Mes­si se har­te de­fi­ni­ti­va­men­te por­que ca­da vez que pier­de un par­ti­do con la se­lec­ción lo que ha­cen con él no es crí­ti­ca, es sa­ña. La di­ná­mi­ca del ‘to­do va­le’ les lle­va a en­trar in­clu­so en el te­rreno ex­tra­de­por­ti­vo pa­ra ata­car per­so­nal­men­te a Mes­si. Que si él ha­ce el equi­po, que si po­ne a sus ami­gos...

Nun­ca vi tan­tos ar­gen­ti­nos des­po­tri­can­do con­tra Ar­gen­ti­na. Los que se acuer­dan de Ma­ra­do­na no lo uti­li­zan pa­ra elo­giar­lo a él, sino pa­ra ha­cer da­ño a Mes­si. Di­ría in­clu­so que ‘bu­fan’ (‘so­plan’) pa­ra que la pe­lo­ta no en­tre y así po­der de­cir que tie­nen ra­zón. Es­pe­ran­do sa­car el ha­cha, pa­re­ce in­clu­so que no quie­ran que ga­ne Ar­gen­ti­na. Y eso, sien­do ar­gen­ti­nos.

Na­tu­ral­men­te, el pro­ble­ma de la se­lec­ción al­bi­ce­les­te no es te­ner a Mes­si. Quien sa­que esa con­clu­sión es que de fút­bol sa­be bien po­co. Des­pués de asis­tir a la go­lea­da que se lle­vó en Bra­sil, yo, que ya ten­go unos años, pue­do de­cir que ja­más vi a un equi­po ar­gen­tino que no tu­vie­ra es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo. Po­día ser mejor o peor, pe­ro com­pe­tir, siem­pre com­pi­tie­ron. El otro día no. Bra­sil no en­con­tró ri­val. Hoy, Ar­gen­ti­na no es un equi­po. Hay una reunión de cua­tro o cin­co bue­nos fut­bo­lis­tas, la ma­yo­ría, po­si­cio­nal­men­te re­pe­ti­dos. Apar­te de Mes­si, me re­fie­ro a los Agüe­ro, Hi­guaín, Di Ma­ría .... Lue­go hay un gru­po de ve­te­ra­nos y otro que real­men­te no tie­ne ni­vel pa­ra ju­gar en una se­lec­ción tan im­por­tan­te, es­pe­cial­men­te de mi­tad ha­cia atrás. No veo al Pas­sa­re­lla de turno, ni de le­jos. Lla­ma mu­cho la aten­ción, por­que no siem­pre tu­vie­ron un Kem­pes ,un Ma­ra­do­na oun Mes­si, pe­ro ca­rác­ter de equi­po y se­llo com­pe­ti­ti­vo sí lo hu­bo en to­da épo­ca.

Aun así, creo que no pe­li­gra el Mun­dial y es­pe­ro que así sea por­que no ima­gino es­te tor­neo sin el mejor fut­bo­lis­ta. Que­dan sie­te par­ti­dos pa­ra sal­var los mue­bles y lo que hay que ha­cer es ga­nar el pri­me­ro, an­te Co­lom­bia. Co­mo sea. Bo­ni­to o feo, pe­ro ga­nar­lo. Aho­ra bien, leo que quie­ren cam­biar a cua­tro o cin­co ju­ga­do­res de gol­pe y así es más di­fí­cil dar con un pa­trón de jue­go. Tan­to gi­ro con­fun­de.

Hay otra con­se­cuen­cia ne­ga­ti­va de es­tos días sin Li­ga ni Cham­pìons. La gen­te se abu­rre y es ca­paz de pa­sar en sie­te días de aplau­dir mun­dial­men­te el par­ti­do de Mes­si en Se­vi­lla a ma­cha­car­lo sin pie­dad tras el Bra­si­lAr­gen­ti­na.

Y pa­ra com­ba­tir el abu­rri­mien­to an­te la fal­ta de com­pe­ti­ción de clubs aho­ra se es­pe­cu­la con una po­si­ble sa­li­da de Mes­si del Ba­rça a par­tir de 2018, cuan­do aca­be su con­tra­to. Pues bien, creo que es­te con­tras­te que vi­ve en­tre su fe­li­ci­dad fut­bo­lís­ti­ca en el Ba­rça y la an­gus­tia que le ro­dea en Ar­gen­ti­na aún le po­ne

En fút­bol hay que as­pi­rar a dis­fru­tar ca­si siem­pre y su­frir al­gún día, no al re­vés

mu­cho más cla­ro que no hay mejor fu­tu­ro pa­ra él que el Camp Nou. Por en­ci­ma de sis­te­mas y de com­pa­ñe­ros, ten­go cla­rí­si­mo que Mes­si es el mejor ju­ga­dor del mun­do, pe­ro en la mis­ma me­di­da sé que su lu­gar ideal pa­ra ex­plo­tar su fút­bol es el Ba­rça. Por eso es­toy tran­qui­lo.

Ca­da vez que jue­ga con Ar­gen­ti­na, Leo tie­ne una nue­va cons­ta­ta­ción de esa reali­dad. El con­tras­te en­tre lo que dis­fru­ta aquí y lo que su­fre allí sal­ta a la vis­ta. Y en el fút­bol, co­mo en cual­quier co­sa en la vi­da, hay que as­pi­rar a dis­fru­tar la ma­yo­ría de días, no a pa­de­cer ni a vi­vir un su­pli­cio cons­tan­te

FO­TO: AP

La ex­pre­sión de Mes­si en el Bra­sil-Ar­gen­ti­na, re­ve­la­do­ra. ¿Có­mo se jue­ga sa­bien­do que tras cual­quier de­rro­ta ha­brá tan­ta sa­ña?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.