Luis En­ri­que y Bar­tzo­kas com­par­ten un ob­je­ti­vo

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA -

De los 17 go­les que ha en­ca­ja­do el Ba­rça en 17 par­ti­dos, Luis En­ri­que sa­be que 13 de ellos se han pro­du­ci­do por con­tra­ata­que ri­val tras per­di­da de ba­lón. Su ob­se­sión pa­sa, pues, por­que in­di­vi­dual y co­lec­ti­va­men­te se co­me­tan me­nos fa­llos en zo­na de ries­go y se se­pa cor­tar el con­tra­ata­que a tiem­po, con una fal­ta tác­ti­ca lo más le­jos po­si­ble de por­te­ría. De eso se ha­bla en la pi­za­rra con la es­pe­ran­za que ca­da vez se re­ga­len me­nos oca­sio­nes. En baloncesto, so­lo ha­ce fal­ta ver co­mo el ges­ti­cu­lan­te Gior­gios Bar­tzo­kas se de­ses­pe­ra cuan­do el ri­val nos me­te dos ca­nas­tas se­gui­das por con­tra­ata­que. Aquí, el cam­bio de nor­ma­ti­va y la pro­li­fe­ra­ción de fal­tas an­ti­de­por­ti­vas, obli­ga a los equi­pos a re­pen­sar el sis­te­ma de ba­lan­ce de­fen­si­vo cuan­do se pro­du­ce un ata­que rá­pi­do del ri­val. Al no exis­tir ya la po­si­bi­li­dad de po­ner la mano, di­si­mu­lan­do que vas a por el ba­lón, se tra­ba­ja la di­ná­mi­ca pa­ra es­ti­mu­lar a los ju­ga­do­res a de­fen­der la vuel­ta ha­cia tu ca­nas­ta. No es fá­cil. De­ma­sia­das co­sas nue­vas pa­ra un equi­po diez­ma­do por las le­sio­nes y víc­ti­ma de un ca­len­da­rio que es un au­tén­ti­co rom­pe­pier­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.