LA RO­JA TIE­NE FLOR

De­cep­cio­nan­te par­ti­do de la se­lec­ción es­pa­ño­la an­te In­gla­te­rra en Wem­bley, que em­pa­ta el par­ti­do en cin­co mi­nu­tos Go­la­zo de As­pas en el min. 89 y otra ge­nia­li­dad de Is­co en el 95 per­mi­ten a la se­lec­ción man­te­ner­se in­vic­ta

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - FÚTBOL - Cris­ti­na Cu­be­ro Lon­dres

La Ro­ja es me­nos ro­ja si no es­tá Inies­ta, si Pi­qué ve el par­ti­do des­de la gra­da, si Sergio Ra­mos só­lo vie­ne a Lon­dres de va­ca­cio­nes con su mu­jer. La Ro­ja es me­nos ro­ja si se im­pro­vi­sa una de­fen­sa que se po­ne ner­vio­sa an­te la gran­de­za de un Wem­bley ple­tó­ri­co, que cuan­do fa­lla Iñi­go Martínez el res­to se con­ta­gia. La Ro­ja pier­de co­lor cuan­do Bus­quets se sien­te in­có­mo­do en el cam­po y no rin­de. Pe­ro so­bre­to­do la Ro­ja pier­de su esen­cia si el ju­ga­dor que de­be li­de­rar el cen­tro del cam­po y dis­tri­buir el jue­go de Es­pa­ña co­me­te fa­llos de esos que pro­vo­can un gol en con­tra. Thia­go Alcántara se si­gue en­co­gien­do con la se­lec­ción, se ha­ce pe­que­ño cuan­do él es un ju­ga­dor con ex­pe­rien­cia y gran­de. Pe­ro la Ro­ja tie­ne flor, eso es in­ne­ga­ble. Tie­ne un fut­bo­lis­ta co­mo Ia­go As­pas, que es ca­paz de di­bu­jar un go­la­zo cul­mi­na­do con la iz­quier­da que pro­vo­có el aplau­so de la gra­da, por­que aquí se aplau­de las ge­nia­li­da­des. Ha­bía­mos es­pe­ra­do 89 mi­nu­tos pa­ra po­der ce­le­brar al­go de Es­pa­ña. Esa bi­ci­cle­ta que se in­ven­ta As­pas y ese chut que só­lo di­bu­jan los ge­nios de­ja­ba al­go de es­pe­ran­zas en el fu­tu­ro de Es­pa­ña. Ha­bía re­ci­bi­do la vi­si­ta As­pas en el ho­tel de Qui­que de Lu­cas, que ama Vi­go y que ado­ra a As­pas y que es­ta­ba gri­tan­do en la tri­bu­na co­mo un ni­ño. Era el 89 y ese gol me­tía a Es­pa­ña en el par­ti­do. Por­que tie­ne flor Es­pa­ña pe­ro tam­bién tie­ne ca­rác­ter. Y lo de­mos­tró Is­co re­ma­tan­do con otra ge­nia­li­dad en el úl­ti­mo sus­pi­ro un ba­lón ma­ne­ja­do con des­tre­za. Era el 95 de par­ti­do, no que­da­ba tiem­po pa­ra na­da más. Em­pa­ta­ba la Ro­ja y man­te­nía la era Lo­pe­te­gui im­po­lu­ta en cuan­to a re­sul­ta­dos se re­fie­re, in­vic­ta pe­ro con mu­chas co­sas pa­ra me­jo­rar.

Pri­me­ra mi­tad so­po­rí­fe­ra

La pri­me­ra mi­tad del par­ti­do fue so­po­rí­fe­ra. Ni un so­lo dis­pa­ro de Es­pa­ña en­tre los tres pa­los, ape­nas un re­ma­te des­via­do. Nu­la pro­fun­di­dad, fa­llos de­fen­si­vos y desa­cier­to glo­bal.

Qui­so sor­pren­der Lo­pe­te­gui con una de­fen­sa de tres con Na­cho, Az­pi­li­cue­ta y Na­cho mien­tras Car­va­jal ju­ga­ba más ade­lan­ta­do y el ex­pe­ri­men­to du­ró exac­ta­men­te 25 mi­nu­tos, con gol de In­gla­te­rra in­clui­do en el mi­nu­to 8 de par­ti­do. Y es que qui­so el se­lec­cio­na­dor pro­bar una de­fen­sa iné­di­ta con un mo­de­lo dis­tin­to y no fun­cio­nó. Un error de Iñi­go Martínez en la co­ber­tu­ra de­jó só­lo a Vardy fren­te a Rei­na que se vio obli­ga­do a rea­li­zar pe­nalty. La­lla­na lan­zó la pe­na má­xi­ma sin tem­blar y ha­cía que el 1-0 subie­ra al mar­ca­dor. No ne­ce­si­ta­ba ha­cer na­da In­gla­te­rra pa­ra con­tro­lar el par­ti­do aún sin te­ner el ba­lón por­que la Ro­ja se per­día en el to­que sin te­ner pro­fun­di­dad. Thia­go Alcántara te­nía que dar­le flui­dez al jue­go de la se­lec­ción pe­ro se per­día en el in­ten­to has­ta des­apa­re­cer. In­gla­te­rra vi­vía pa­ra mar­car a Bus­quets e im­pe­dir que to­ca­se el ba­lón y la se­lec­ción no avan­za­ba. Lo­pe­te­gui, en el 25’, vol­vió a una de­fen­sa de cua­tro pe­ro el pa­no­ra­ma tam­po­co me­jo­ró de for­ma cla­ra. La cir­cu­la­ción de ba­lón era len­ta, fal­ta­ba pro­fun­di­dad, ideas en ata­que y de­ma­sia­dos ner­vios en de­fen­sa.

La se­lec­ción in­gle­sa se fia­ba de la ra­pi­dez de Ster­ling, de la ha­bi­li­dad de Sto­nes y del geno de Vardy des­pués de que La­lla­na aban­do­na­se el par­ti­do por le­sión.

Lo­pe­te­gui in­tro­du­jo cam­bios en la se­gun­da par­te, de­jó fue­ra a un des­ubi­ca­do Ma­ta y a Vi­to­lo pa­ra dar­le la opor­tu­ni­dad a Ia­go As­pas, que de­bu­ta­ba con la se­lec­ción y Ko­ke. No pu­do em­pe­zar peor es­ta se­gun­da par­te con una pér­di­da te­rri­ble de Thia­go que per­mi­te el con­tra­gol­pe de In­gla­te­rra que Vardy fi­na­li­za - con la po­co ha­bi­li­dad de Iñi­go Mar­ti­nez- ti­rán­do­se en plan­cha pa­ra ba­tir a Rei­na.

La se­lec­ción es­pa­ño­la em­pe­zó a in­tro­du­cir cam­bios bus­can­do cam­biar la di­ná­mi­ca del par­ti­do, dan­do en­tra­da a An­der He­rre­ra pa­ra aca­bar con el su­pli­cio de Thia­go, a Is­co, des­pués No­li­to... y Ser­gi Ro­ber­to en la gra­da sin ju­gar un so­lo mi­nu­to en los dos par­ti­dos de la se­lec­ción.

Que­da­ba lo me­jor pa­ra los es­pa­ño­les, esos cin­co mi­nu­tos don­de apa­re­ció la flor o don­de la Ro­ja sa­có el ca­rác­ter. Cin­co mi­nu­tos,na­da más

FO­TO: GETTY

Is­co sal­vó los mue­bles El tan­to del me­dia­pun­ta ma­la­gue­ño evi­tó una de­rro­ta más que me­re­ci­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.