Wem­bley se rin­de a As­pas

El pú­bli­co in­glés aplau­dió la ge­nia­li­dad del gallego

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - FÚTBOL - Cris­ti­na Cu­be­ro Lon­dres

Ia­go As­pas be­só el es­cu­do con fuer­za, con amor, lo be­só con pa­sión, lo be­só y co­rrió a bus­car el ba­lón por­que el par­ti­do no ha­bía aca­ba­do, por­que él no que­ría de­bu­tar con la se­lec­ción con una de­rro­ta. ¡No po­día ser! Con la ilu­sión que le ha­bía he­cho a él la con­vo­ca­to­ria de Lo­pe­te­gui, su sue­ño de dis­fru­tar Wem­bley no po­día aca­bar con un 2-0 ro­tun­do. Su go­la­zo con la iz­quier­da sir­vió pa­ra que la gra­da se pu­sie­ra en pie y aplau­die­se la ge­nia­li­dad, las obras de ar­te en es­te mo­nu­men­to al fút­bol se aplau­den aun­que las pro­ta­go­ni­ce al­gún ju­ga­dor ri­val.

As­pas ha te­ni­do que es­pe­rar a cum­plir 29 años pa­ra de­bu­tar con la se­lec­ción, ha te­ni­do que ha­cer gran­de a su Cel­ta y sen­tir­se im­por­tan­te y so­bre­to­do con­ven­cer a Lo­pe­te­gui con su en­tu­sias­mo. Por­que ahí no se es­tá equi­vo­can­do el se­lec­cio­na­dor. Ni con As­pas ni con Is­co.

Se fía mu­cho Lo­pe­te­gui del coach de la se­lec­ción Juan Car­los Ál­va­rez Cam­pi­llo, un es­pe­cia­lis­ta en mo­ti­va­ción y en li­de­raz­go. Ha­ce dos años que tra­ba­ja Lo­pe­te­gui con es­te coach ar­tí­fi­ce de la for­ta­le­za men­tal de Ca­ro­li­na Ma­rín y que lle­vó a Eu­se­bio Sa­cris­tán a so­bre­lle­var en el Ba­rça B que ca­da tem­po­ra­da le cam­bia­sen el equi­po. Ál­va­rez Cam­pi­llo ha trans­mi­ti­do al gru­po la im­por­tan­cia de no des­fa­lle­cer nun­ca, de creer­se el es­cu­do que de­fien­den, de tra­ba­jar en gru­po.

El círcu­lo an­tes del par­ti­do, con to­dos los ju­ga­do­res uni­dos, aten­dien­do, con­ta­gián­do­se de la im­por­tan­cia de se­guir cre­cien­do, tie­ne mu­cho que ver con el nue­vo sis­te­ma de Lo­pe­te­gui don­de tam­bién se tra­ba­ja la men­te.

Só­lo así se en­tien­de que la se­lec­ción no se vi­nie­se aba­jo pe­se al par­ti­do te­rri­ble que ha­bía pro­ta­go­ni­za­do. Lo­pe­te­gui ha­rá su se­lec­ción no só­lo con los me­jo­res, tam­bién con los más fuer­tes. Con­ta­rá la emo­ción y las ga­nas, se­rá una se­lec­ción ba­sa­da en la cla­se y en la for­ta­le­za men­tal.

Lo­pe­te­gui sal­tó al cam­po una ho­ra an­tes del par­ti­do, só­lo, dis­fru­tan­do de un cés­ped per­fec­to, la gra­da va­cía. Dio una vuel­ta por el cam­po y se vol­vió al ves­tua­rio. Que­ría res­pi­rar Ju­len lo que trans­mi­te Wem­bley, que­ría re­te­ner las sen­sa­cio­nes de es­te es­ta­dio úni­co. Sa­bía que des­pués to­do se com­pli­ca­ría. Fal­ta­ban de­ma­sia­das es­tre­llas. Pe­ro apa­re­ció As­pas, des­pués Is­co, pa­ra de­cir­le al téc­ni­co que aún hay es­pe­ran­zas, que de­ben se­guir tra­ba­jan­do, que al­guno si me­re­ce es­tar en la se­lec­ción. Só­lo al­guno

Lo­pe­te­gui ha­rá su se­lec­ción en ba­se a la cla­se, el en­tu­sias­mo y la for­ta­le­za men­tal

FO­TO: GETTY

Be­só el es­cu­do Ia­go As­pas sa­li­ño ex­tra mo­ti­va­do con es­ta opor­tu­ni­dad que le ha sur­gi­do a sus 29 años

FO­TO: AP

El gol, un dis­pa­ro per­fec­to a la es­cua­dra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.