El es­pio­na­je a Um­ti­ti, al des­cu­bier­to

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Ga­briel Sans Bar­ce­lo­na

El Ba­rça no que­ría equi­vo­car­se en la elec­ción del cen­tral. Lle­va­ba mu­chas tem­po­ra­das per­si­guien­do di­ver­sas op­cio­nes pe­ro unas ve­ces por cues­tio­nes de­por­ti­vas y otras por las exi­gen­cias eco­nó­mi­cas de los clubs de ori­gen no lo­gra­ba dar con el ideal. Lle­ga­ron va­rios, pe­ro no eran pri­me­ras op­cio­nes. En la di­rec­ción téc­ni­ca se te­nía la sen­sa­ción de que era una asig­na­tu­ra pen­dien­te y de que no po­dían fa­llar en el ras­treo. Ro­bert Fer­nán­dez y su equi­po apro­ve­cha­ron el se­gui­mien­to rea­li­za­do des­de 2011, en la eta­pa de Zu­bi­za­rre­ta, Ju­lià y Va­len­tín, más el vo­lu­men de sus in­for­mes des­de su lle­ga­da en 2015 pa­ra po­ner­se ma­nos a la obra bus­can­do al idó­neo. Y Samuel Um­ti­ti les es­tá de­mos­tran­do que no se han equi­vo­ca­do.

No ha si­do una ta­rea sen­ci­lla. De­trás hay un tra­ba­jo de se­lec­ción muy in­ten­so. Un pro­ce­so de es­pio­na­je lar­go que lle­vó a los scou­tings azul­gra­na a se­guir­le en di­rec­to en un to­tal de 37 par­ti­dos y a rea­li­zar 28 in­for­mes com­ple­tos, se­gún ha po­di­do sa­ber MD. Que­rían sa­ber­lo to­do del fran­cés. Con su equi­po, el Olym­pi­que de Lyon, y tam­bién con la se­lec­ción fran­ce­sa. Có­mo se mo­vía en di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes y an­te ri­va­les de dis­tin­to ca­la­do; si en par­ti­dos de gran ca­li­bre y com­pro­me­ti­dos sa­bían li­de­rar la de­fen­sa; su for­ma de sa­car el ba­lón con­du­ci­do y su dis­tri­bu­ción en es- tá­ti­co; su ca­pa­ci­dad fí­si­ca, las ayu­das y el jue­go aé­reo; su com­por­ta­mien­to... In­for­ma­ción bá­si­ca y otras más es­pe­cí­fi­cas que se ajus­ta­ran al es­ti­lo Ba­rça. Via­jes que lle­va­ron un or­den je­rár­qui­co de ojea­do­res y que con­ta­ron con los de­fi­ni­ti­vos des­pla­za­mien­tos de Ro­bert y su se­gun­do, Ur­bano. A ellos, co­mo es ló­gi­co, les co­rres­pon­dió el OK de­fi­ni­ti­vo.

Han bas­ta­do 17 par­ti­dos ofi­cia­les, de los que Um­ti­ti so­lo ha dispu­tado 10, to­dos co­mo ti­tu­lar, pa­ra dar­se cuen­ta del acier­to. To­dos alu­ci­nan con su pro­yec­ción, em­pe­zan­do por el pro­pio Luis En­ri­que, en­can­ta­do con su con­tra­ta­ción. El téc­ni­co as­tu­riano ya le te­nía pues­to el ojo, pe­ro aún así, su pues­ta en es­ce­na con el equi­po y en un Camp Nou que im­pre­sio­na a to­dos, ha su­pe­ra­do to­das las ex­pec­ta­ti­vas.

Sus ca­rac­te­rís­ti­cas

Su ma­du­rez, tran­qui­li­dad y su ca­pa­ci­dad pa­ra dar so­lu­cio­nes han de­ja­do a to­dos bo­quia­bier­tos en el ves­tua­rio. An­te ta­ma­ña de­mos­tra­ción, Lu­cho y Ro­bert ya se han apre­su­ra­do a avi­sar­le de que de­be es­tar pre­pa­ra­do pa­ra cuan­do “las crí­ti­cas no sean tan fa­vo­ra­bles, que ha­brá un día ma­lo”. El ju­ga­dor ha to­ma­do bue­na no­ta y ha agra­de­ci­do la re­co­men­da­ción.

El Ba­rça lle­va­ba des­de 2011 si­guien­do la evo­lu­ción del cen­tral fran­cés Alu­ci­nan con su al­to ren­di­mien­to pe­ro le avi­san: “Un día lle­ga­rán las crí­ti­cas ma­las”

Ha­ce cin­co años, cuan­do te­nía 17, to­da­vía no reunía to­dos los re­qui­si­tos téc­ni­cos. Era en­ton­ces de­ma­sia­do jo­ven pa­ra so­por­tar tan­ta pre­sión. Ade­más, al cen­tral le cos­ta­ba el con­trol y la sa­li­da del ba­lón, aun­que apun­ta­ba ma­ne­ras su­fi­cien­tes pa­ra se­guir pro­gre­san­do. Era un ju­ga­dor a te­ner muy en cuen­ta pe­ro no era mo­men­to de pre­ci­pi­tar­se. Su evo­lu­ción mar­ca­ría la con­ve­nien­cia de una fu­tu­ra con­tra­ta­ción, de­cía el tex­to. To­ca­ba es­pe­rar y lo hi­cie­ron. Y vie­ron a un ju­ga­dor que ha­bía da­do un pa­so ade­lan­te en el con­trol del ba­lón. Era ya lo su­fi­cien­te­men­te se­gu­ro co­mo pa­ra des­ban­car a otros can­di­da­tos

FO­TO: PEP MO­RA­TA

Han bas­ta­do 10 par­ti­dos, que son los que ha ju­ga­do, to­dos de ti­tu­lar, pa­ra que el club es­té muy sa­tis­fe­cho de su ren­di­mien­to y con sus pres­ta­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.