Ba­rça: ¿lío lo­cal o alu­ci­na­ción glo­bal?

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Xa­vier BOSCH

El pre­si­den­te Bar­to­meu tie­ne la con­vic­ción de que el fu­tu­ro del Ba­rça pa­sa por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción. El ac­to pre­vis­to pa­ra hoy, pre­sen­tan­do el nue­vo pa­tro­ci­na­dor prin­ci­pal del club pa­ra los pró­xi­mos años, vin­cu­la­do a un gi­gan­te mun­dial de su sec­tor, se­rá la má­xi­ma ex­pre­sión de su ob­se­sión y obe­de­ce a la ne­ce­si­dad del Club de in­gre­sar mu­cho más pa­ra po­der­lo pa­gar to­do. En es­ta mis­ma tem­po­ra­da, Bar­to­meu es­tá or­gu­llo­so de la aper­tu­ra de la ofi­ci­na del Ba­rça en Nue­va York o de la vi­si­ta del vi­ce­pre­si­den­te Car­do­ner a Ja­pón. Ven­drán más ac­tos que se ce­le­bren fue­ra del con­ti­nen­te. Tan­tos co­mo sean po­si­bles. Bar­to­meu ha he­cho un buen diag­nós­ti­co: co­no­ce por don­de pue­de cre­cer el Ba­rça y sa­be, tam­bién, que las po­lé­mi­cas lo­ca­les no via­jan a tan­ta dis­tan­cia. En Hong Kong no se ha­bla de Jordi Ca­ses ,ni­de Aleix Vidal, ni les lle­gan las no­ti­cias de De­por­tes Cua­tro que tan­to sa­can de qui­cio a bue­na par­te del ves­tua­rio del pri­mer equi­po. El Ba­rça, co­mo de más le­jos se con­su­me, más bo­ni­to pa­re­ce to­do. Los ti­tu­la­res en los me­dios trans­o­ceá­ni­cos son, bá­si­ca­men­te, pa­ra Mes­si, el tri­den­te, las vic­to­rias y los tí­tu­los. El res­to, es el rui­do que allí ca­si no lle­ga y, si lo­gra tras­pa­sar fron­te­ras, lo ha­ce con sor­di­na.

Aquí, en cam­bio, el ba­ru­llo es cons­tan­te, por cual­quier co­sa y a to­das ho­ras. Por te­le, ra­dio y twit­ter. Con mu­chos al­ta­vo­ces en Bar­ce­lo­na y con otros tan­tos, más po­ten­tes, que emi­ten pa­ra to­da Es­pa­ña pe­ro con in­tere­ses en Ma­drid. El me­nor de­ta­lle se con­vier­te en la ter­ce­ra gue­rra mun­dial. Cual­quier he­cho ad­quie­re un dra­ma­tis­mo que so­bre­pa­sa la ca­pa­ci­dad de aguan­te de los pre­si­den­tes y sue­le con­ta­giar­se has­ta no­tar­se en la ca­ra de sus di­rec­ti­vos. El es­truen­do no so­lo es fut­bo­lís­ti­co, tam­bién po­lí­ti­co y, en la me­di­da que es una lu­cha de po­der en­tre so­cios o gru­pos con in­tere­ses, el en­fren­ta­mien­to por ha­cer­se con el Ba­rça, o in­ten­tar con­tro­lar­lo, siem­pre es­tá la­ten­te. Y los ner­vios cre­cen en el seno de to­da jun­ta a ca­da pe­que­ño em­bro­llo. El lío lo­cal es aque­llo que Ta­ta Mar­tino de­fi­nió, con ge­ne­ro­si­dad, co­mo “la ne­ce­si­dad de una cri­sis se­ma­nal”. Él lle­gó, vio, nos ana­li­zó co­mo si fué­se­mos mar­cia­nos y se que­dó cor­to en su diag­nós­ti­co: la cri­sis es dia­ria. Y una tras otra, acu­mu­la­das, se con­vier­te en in­so­por­ta­ble pa­ra es­te pre­si­den­te, y el an­te­rior, y el an­te­rior del an­te­rior, y Gas­part ,y Nú­ñez y ese Mon­tal que es­ta­ba en el pal­co cuan­do me hi­cie­ron so­cio. To­dos han te­ni­do la fir­me con­vic­ción de ser víc­ti­mas de cam­pa­ñas que pre­ten­den ero­sio­nar­les. Y, en al­gu­nos ca­sos, te­nían ra­zón.

Es muy per­ti­nen­te, en el si­glo XXI, alu­ci­nar con el Ba­rça glo­bal, bus­car pa­tro­ci­na­do­res en ca­da área del mun­do y pre­ten­der

El Ba­rça es nues­tro y hay que con­vi­vir con el ba­ru­llo por in­có­mo­do que sea

ser un club que­ri­do –que no só­lo ad­mi­ra­do- en cual­quier par­te del pla­ne­ta. Pe­ro de tan­to mi­rar la su­per­lu­na, co­rre­mos el ries­go de per­der nues­tro mun­do de vis­ta. El bar­ce­lo­nis­mo se vi­ve aquí co­mo en nin­gu­na otra par­te. Los pri­me­ros en con­su­mir Ba­rça en ve­na, a to­das ho­ras, pa­ra cri­ti­car o pa­ra ce­le­brar, pa­ra aplau­dir o pa­ra dis­cu­tir, nos mo­ve­mos por es­tas la­res. Pa­ra ser cla­ros: los so­cios que vo­tan una di­rec­ti­va, y no otra, re­si­den en Ca­ta­lun­ya en un 92% de los ca­sos. El Ba­rça es nues­tro y hay que con­vi­vir con el ba­ru­llo por in­có­mo­do que sea

FO­TO: EFE

Jo­sep Ma­ria Bar­to­meu cree que el fu­tu­ro del Ba­rça pa­sa por la in­ter­na­cio­na­li­za­ción. Hoy pre­sen­ta­rá al nue­vo pa­tro­ci­na­dor del club

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.