Vers­tap­pen, el ter­ce­ro en dis­cor­dia

El mun­do de la Fór­mu­la 1 se des­ha­ce en elo­gios ha­cia Max tras su ex­hi­bi­ción en Bra­sil

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - MOTOR - Ja­vier Al­fa­ro Man­so

“Es una de las me­jo­res ac­tua­cio­nes que he vis­to en la F1”. Así de cla­ro y con­ci­so fue el je­fe de Red Bull Ch­ris Hor­ner pa­ra des­cri­bir lo que pro­ta­go­ni­zó su pu­pi­lo Max Vers­tap­pen en el GP de Bra­sil. Lo cier­to es que el ‘ni­ño ma­ra­vi­lla’ des­lum­bró ba­jo la llu­via de In­ter­la­gos, don­de so­lo las ma­las de­ci­sio­nes des­de el box le pri­va­ron de que­dar por de­lan­te de Ros­berg y quién sa­be si de ha­ber­le plan­ta­do ca­ra a Ha­mil­ton lu­chan­do por el triun­fo.

Por­que Vers­tap­pen fue ca­paz de rea­li­zar un to­tal de 13 ade­lan­ta­mien­tos pa­ra re­mon­tar has­ta el po­dio en una ex­hi­bi­ción que le hi­zo ser com­pa­ra­do con le­yen­das del pa­sa­do. “Cuan­do veo a Max, me vie­ne a la men­te Ayr­ton Sen­na, y es­ta es la pri­me­ra vez que di­go al­go así. Ayr­ton fue el me­jor, por per­so­na­li­dad, pi­lo­ta­je y re­sul­ta­dos. Era di­fe­ren­te al res­to, y por eso nun­ca he que­ri­do rea­li­zar com­pa­ra­cio­nes, pe­ro con Max es di­fí­cil no ha­cer­lo”. Es­to es lo que di­jo el ex­pi­lo­to Ger­hard Ber­ger, com­pa­ñe­ro del mí­ti­co ‘Ma­gic’ Sen­na du­ran­te tres cur­sos en McLa­ren. En de­fi­ni­ti­va, en el tra­mo fi­nal de una tem­po­ra­da en la que su ga­llar­día y agre­si­vi­dad ha des­per­ta­do más de una crí­ti­ca en la pa­rri­lla, ‘Mad Max’ se es­tá ga­nan­do la vi­to­la del ter­ce­ro en dis­cor­dia an­te el duo­po­lio Ros­berg-Ha­mil­ton que lu­cha­rá por el tí­tu­lo en el Abu Dha­bi en ape­nas se­ma­na y me­dia. De he­cho, es­tá lla­ma­do a ejer­cer de juez en di­cha lu­cha por el tí­tu­lo, ya que pa­ra evi­tar que Ni­co sea cam­peón, Le­wis ne­ce­si­ta ga­nar y me­ter en­tre él y Ni­co co­mo mí­ni­mo dos pi­lo­tos en­tre los que Max se­ría el can­di­da­to nú­me­ro 1 en el ca­so de que se de di­cho es­ce­na­rio.

En Mé­xi­co, Vers­tap­pen ya de­mos­tró que, a la ho­ra de ata­car y lo­grar el me­jor re­sul­ta­do po­si­ble, po­co o na­da le im­por­ta que los Mer­ce­des se es­tén ju­gan­do el ce­tro. No du­dó ni lo más mí­ni­mo a la ho­ra de en­se­ñar­le el mo­rro a Ros­berg en la sa­li­da, con las con­se­cuen­tes crí­ti­cas de To­to Wolff al en­ten­der el je­fe de Mer­ce­des que no de­be­ría ac­tuar así por­que pu­so en pe­li­gro a al­guien que se en­cuen­tra en la lu­cha por el cam­peo­na­to; pe­ro vis­to lo vis­to en Bra­sil, Max no ten­drá nin­gún ti­po de mi­ra­mien­to si en Abu Dha­bi vuel­ve a sur­gir la po­si­bi­li­dad de su­pe­rar a los Mer­ce­des.

Por ello, Vers­tap­pen es­tá lla­ma­do a ser un alia­do de Ha­mil­ton pa­ra qui­tar­le pun­tos a Ros­berg y al­can­zar su cuar­to cam­peo­na­to del mun­do. Pe­ro a la vez, cier­to es que igual que ha de­mos­tra­do no te­ner pie­dad de Ni­co, pro­ba­ble­men­te tam­po­co la ten­dría de Le­wis. Sea co­mo sea, por su ren­di­mien­to as­cen­den­te, tie­ne mu­chos nú­me­ros de ejer­cer cier­to pa­pel de juez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.