Ron Den­nis y la mo­ne­da al ai­re con Ayr­ton Sen­na

El bri­tá­ni­co, gran va­le­dor del bra­si­le­ño, lle­gó a McLa­ren en 1981 y des­de en­ton­ces ha lo­gra­do 10 Mun­dia­les

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - MOTOR - Fa­bio Mar­chi

Ron Den­nis de­ja la di­rec­ción eje­cu­ti­va de McLa­ren des­pués de 35 años. El mí­ti­co di­ri­gen­te em­pe­zó su gran an­da­du­ra con los de Wo­king, su ciu­dad na­tal, en 1980 pa­ra con­ver­tir­se en el má­xi­mo man­da­ta­rio tan só­lo un año des­pués. Des­de en­ton­ces, pen­sar en un pa­sa­do y una Fór­mu­la 1 mo­der­na sin las de­ci­sio­nes de Den­nis se ha­ce im­pen­sa­ble, es­pe­cial­men­te, por su cer­ca­nía a Ayr­ton Sen­na y la im­por­tan­cia que ad­qui­rió du­ran­te to­da su ca­rre­ra de­por­ti­va.

Su­ya fue la cul­pa de que McLa­ren tu­vie­ra en 1988 y 1989 a los dos me­jo­res pi­lo­tos de la épo­ca en el mis­mo equi­po al vo­lan­te del siem­pre re­cor­da­do MP4/4 pro­pul­sa­do por un mo­tor Hon­da Ra168E V6 t o el MP4/5 de 1989, con la uni­dad de mo­tor Ra109E V10. Aque­llas dos tem­po­ra­das en­mar­ca­das en la his­to­ria de la F1 fue­ron uno de los gran­des re­ga­los que en­tre­gó Den­nis a la me­mo­ria de es­te de­por­te, pa­ra ini­ciar una pe­lea en­tre dos de los me­jo­res pi­lo­tos de to­dos los tiem­pos con la pos­te­rior mar­cha del ga­lo a Fe­rra­ri y del bra­si­le­ño a Williams. Pe­lea só­lo in­te­rrum­pi­da de for­ma trá­gi­ca por la Cur­va de Tam­bu­re­llo del cir­cui­to de Imo­la, don­de fa­lle­ció Sen­na. “Si in­ten­tas ga­nar con tan so­lo un buen pi­lo­to en tu es­cu­de­ría, en­ton­ces da­ñas la ca­pa­ci­dad de vic­to­ria del equi­po. Lo que es­tá cla­ro es que a pe­sar de la po­lé­mi­ca, ga­na­mos 15 de las 16 ca­rre­ras en 1988”, ex­pli­có ha­ce años en una en­tre­vis­ta pa­ra ‘La Gaz­zet­ta de­llo Sport’, de­jan­do cla­ro que no se equi­vo­có con su es­tra­te­gia.

Ron Den­nis, con­si­de­ra­do co­mo uno de los gran­des va­le­do­res de Sen­na, po­ne fin a 35 años de­ci­dien­do el rum­bo de una de las es­cu­de­ría más lau­rea­das de la his­to­ria de la F1 pe­ro, se­gu­ra­men­te, al­gu­nos de sus ma­yo­res pre­mios no tie­nen for­ma de tro­feo sino de re­cuer­dos jun­to al pi­lo­to bra­si­le­ño. “Te­nía­mos una muy bue­na re­la­ción y só­lo nos pe­leá­ba­mos a la ho­ra de fir­mar con­tra­tos”, des­ve­ló el bri­tá­ni­co. Pre­ci­sa­men­te, en una ne­go­cia­ción por la re­no­va­ción del mí­ti­co pi­lo­to, Den­nis pro­ta­go­ni­zó una de las anéc­do­tas más im­por­tan­tes de su vi­da: se ju­gó la con­ti­nui­dad de Sen­na en McLa­ren con una mo­ne­da al ai­re.

“Es­tá­ba­mos dis­cu­tien­do por me­dio mi­llón de dó­la­res y se me ocu­rrió la idea de que lan­zá­ra­mos una mo­ne­da al ai­re pa­ra de­ci­dir­lo. Pe­ro el in­glés de Ayr­ton no era muy bueno to­da­vía, por lo que es­tu­vi­mos cin­co mi­nu­tos ha­blan­do so­bre los de­ta­lles”, ex­pli­có Den­nis en 2014, re­ve­lan­do que “tu­ve que di­bu­jar al­gu­nas imá­ge­nes en un tro­zo de pa­pel. Só­lo que­ría en­con­trar un atajo. Por lo que lan­za­mos la mo­ne­da al ai­re, gi­ran­do. Ate­rri­zó y fue co­mo un cohe­te. Po­días oír­les cu­chi­chear al­re­de­dor de ella, les qui­té de en me­dio y ga­né la apues­ta”. En aque­lla oca­sión, en una gran ma­nio­bra de des­pis­te en la ne­go­cia­ción, es­ta­ba en jue­go un con­tra­to de tres años más con el bra­si­le­ño, por lo que es­ta sim­ple apues­ta hi­zo que Mcla­ren se aho­rra­ra más de un mi­llón y me­dio de dó­la­res.

“Lo que más echo de me­nos de Sen­na es lo mu­cho que nos di­ver­tía­mos. La ma­yor par­te del tiem­po, só­lo es­tá­ba­mos Ger­hard Ber­ger, Ayr­ton y yo ha­cien­do bro­mas. La ma­yo­ría de la gen­te pen­sa­rá que re­cuer­do to­das las vic­to­rias, pe­ro no es así, eso so­lo era nues­tra tra­ba­jo”, con­ti­nuó re­bus­can­do en el baúl de los re­cuer­dos en el vi­gé­si­mo aniver­sa­rio de la muer­te de su pu­pi­lo, un ami­go.

En la tem­po­ra­da del 50 aniver­sa­rio de McLa­ren, Den­nis se des­pi­de de la es­cu­de­ría aun­que man­ten­drá el 25% de su pa­que­te de ac­cio­nes en el gru­po de Wo­king. Ex me­cá­ni­co de F1 en los años 60 y des­pués de crear su pro­pio equi­po de ca­rre­ras, fue cla­ve ad­qui­rien­do a McLa­ren en su cri­sis de los 80 pa­ra que pos­te­rior­men­te la es­cu­de­ría in­gle­sa lo­gra­ra die­ci­sie­te tí­tu­los Mun­dia­les y ga­na­ra 158 Gran­des Pre­mios, al­go que lle­vó a Ron a lo más al­to.

No obs­tan­te, la suer­te no le ha acom­pa­ña­do des­de 2014, año en el que vol­vió a McLa­ren co­mo CEO, di­ri­gien­do las áreas de­por­ti­vas de la mar­ca, con una idea muy cla­ra: vol­ver a ga­nar jun­to a Hon­da, el mis­mo pro­pul­sor con el que Sen­na y Prost do­mi­na­ron la F1

Te­nía una gran re­la­ción con Ayr­ton, “con quien só­lo dis­cu­tía por con­tra­tos”

FOTO: PEP MO­RA­TA

El ma­lo­gra­do pi­lo­to bra­si­le­ño Ayr­ton Sen­na en una foto de ar­chi­vo con McLa­ren du­ran­te un GP de Es­pa­ña a prin­ci­pios de los 90 en el re­cién inau­gu­ra­do Circuit de Ca­ta­lun­ya en Mont­me­ló

FOTO: AP

Ron Den­nis Lle­gó a la fá­bri­ca McLa­ren en Wo­king en 1981. Lo de­ja aho­ra tras 35 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.