El Gor­do le to­có a Car­mi­na... y al Ba­rça

El anun­cio de la Lotería de Na­vi­dad se ba­sa en la ilu­sión, pre­ci­sa­men­te el sen­ti­mien­to que ge­ne­ra Leo Mes­si

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Cris­ti­na CU­BE­RO @cris­cu­be­ro

Has­ta cuan­do es­cu­cho el anun­cio por la ra­dio me pon­go a llo­rar, no les di­go cuan­do las imá­ge­nes me traen la ca­ra de Car­mi­na en la co­ci­na de su ca­sa, con las fo­tos an­ti­guas de cuan­do era maes­tra en Ta­zo­nes (¡qué pue­blo tan ma­ra­vi­llo­so!) o cuan­do le lle­va el desa­yuno a su nie­to... Car­mi­na cree que le ha to­ca­do el Gor­do de la Lotería, na­da me­nos que 4 mi­llo­nes de eu­ros, y lo quie­re ce­le­brar con to­dos, con su fa­mi­lia, sus ami­gos, las pe­lu­que­ras, los ma­ri­ne­ros, quie­re com­par­tir el pre­mio, que es lo ver­da­de­ra­men­te má­gi­co de la Lotería de Na­vi­dad. El ros­tro de Car­mi­na emo­cio­na ca­si tan­to co­mo las ca­ras de su fa­mi­lia que no sa­ben co­mo ex­pli­car­le que el sor­teo aún no se ha ce­le­bra­do, que no le ha to­ca­do el Gor­do, que es to­da una ilu­sión…

Al FC Bar­ce­lo­na le to­có el Gor­do de la Lotería Na­cio­nal cuan­do Charly Re­xach apos­tó por un cha­val ba­ji­to, muy pe­que­ño, tí­mi­do, que mi­ra­ba al sue­lo me­nos cuan­do te­nía el ba­lón. Ese día cam­bió la his­to­ria mo­der­na del club. Que­da po­co de aquel crío que año­ra­ba Ro­sa­rio y su río tur­bio, del ni­ño que vi­vía en un pi­so de Tra­ve­se­ra de les Corts y ni so­ña­ba con ga­nar cin­co Ba­lo­nes de Oro.

Es­ta se­ma­na Leo Mes­si ha da­do una nue­va mues­tra de pro­fun­da ma­du­rez. Sa­lió a dar la ca­ra en la con­cen­tra­ción de Ar­gen­ti­na por el Po­cho La­vez­zi, ejer­ció de ca­pi­tán -aun­que al­gu­nos en su país pi­die­ran re­ti­rar­le el bra­za­le­te-, ha­bló con cru­de­za de los irres­pon­sa­bles que in­ven­tan y des­tru­yen por el pla­cer de ha­cer­lo y la­men­tó te­ner que po­ner en el mis­mo sa­co a pe­rio­dis­tas que ha­cen bien su tra­ba­jo. Mes­si asu­mió el li­de­raz­go del gru­po, él fue quien dio la ca­ra, quien se ex­pu­so pa­ra pro­te­ger al ves­tua­rio.

El Ba­rça ha­ce bien re­co­no­cien­do que el día que Mes­si se pu­so la ca­mi­se­ta del Ba­rça to­do cam­bió. Leo no es só­lo una mar­ca, Leo no es só­lo una fuen­te de in­gre­sos, Leo no es só­lo el me­jor ju­ga­dor del mun­do, Leo Mes­si ge­ne­ra ilu­sión, su pre­sen­cia cam­bia el es­ta­do emo­cio­nal de to­dos los que pien­san que el fút­bol es ma­ra­vi­llo­so. Y has­ta de los que no lo pien­san. El pro­ble­ma cuan­do se re­ti­re Mes­si no se­rá so­la­men­te cu­brir su pre­sen­cia en el cam­po sino con­vi­vir sin la ilu­sión que re­pre­sen­ta te­ner­lo cer­ca.

Leo hoy se sien­te res­pon­sa­ble no só­lo de la al­bi­ce­les­te, tam­bién del ves­tua­rio azul­gra­na. Ne­ce­si­ta sa­ber que sus com­pa­ñe­ros de vi­da tie­nen su mis­mo re­co­no­ci­mien­to, que el club los res­pe­ta tan­to co­mo a él. Por eso es tan im­por­tan­te que Josep Ma­ria Bar­to­meu ha­ya to­ma­do los man­dos de su re­no­va­ción y ten­ga con Leo un diá­lo­go se­rio y di­rec­to, sin in­ter­me­dia­rios, co­mo le gus­ta al fut­bo­lis­ta, sin ago­bios, sin pri­sas, sin de­jar­se lle­var por chan­ta­jis­tas y ven­de­do­res de hu­mo.

El pre­mio to­có de ver­dad. To­có en Ta­zo­nes por­que la ilu­sión va­le mas que el di­ne­ro. Le to­có a Car­mi­na .Él Gor­do le to­có al Ba­rça, por­que Leo va­le mu­cho que su fút­bol, Leo es la ilu­sión de que al­go má­gi­co pa­sa­rá

FO­TO: PE­RE PUNTÍ

Leo Mes­si Una ima­gen que he­mos vis­to ya 500 ve­ces, el ar­gen­tino ce­le­bran­do un gol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.