La Play­list de Old Traf­ford

El fút­bol abra­za el es­pec­tácu­lo co­mo tác­ti­ca co­mer­cial

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - @al­bert­mon­ta­gut AL­BERT MON­TA­GUT

Mien­tras Jo­se Mou­rin­ho y Josep Guar­dio­la apu­ra­ban los mi­nu­tos pre­vios del par­ti­do de Co­pa de la Li­ga que iba a en­fren­tar­les el pa­sa­do día 26 de oc­tu­bre, los al­ta­vo­ces de Old Traf­ford re­pro­du­cían Bad Moon Ri­sing ,de Cree­den­ce Clear­wa­ter Re­vi­val.

La pe­ga­di­za can­ción de John Fo­gerty -I see the bad moon ari­sing / I see trou­ble on the way…- era una más del #OTP­lay­list que el Man­ches­ter Uni­ted ela­bo­ró pa­ra ese en­cuen­tro. Se tra­ta de la lis­ta de can­cio­nes que par­ti­do a par­ti­do lle­ga a tra­vés de las re­des so­cia­les a los asis­ten­tes del le­gen­da­rio es­ta­dio y tea­tro de los sue­ños ‘red’. El pú­bli­co sa­be lo que va a es­cu­char en ca­da mo­men­to y sue­le acom­pa­ñar las le­tras de las can­cio­nes. La lis­ta es­tá ela­bo­ra­da por DJ’s de Man­ches­ter. En el ca­so de aquel par­ti­do de Co­pa de la Li­ga, que en­fren­ta­ba a Mou­rin­ho y Guar­dio­la por se­gun­da vez en In­gla­te­rra, la se­lec­ción de can­cio­nes co­rrió a car­go de Phil Tag­gart, de Ra­dio 1.

Bad Moon Ri­sing era la can­ción 19, y cuan­do so­na­ba, los ju­ga­do­res es­ta­ban ya a pun­to de sal­tar al te­rreno de jue­go pa­ra rea­li­zar sus ejer­ci­cios de pre­ca­len­ta­mien­to. La #OTP­lay­list in­cluía una cor­ta lis­ta de otras cin­co can­cio­nes pa­ra acom­pa­ñar a los fut­bo­lis­tas du­ran­te sus ejer­ci­cios. Aun­que el mo­men­to mu­si­cal es­te­lar de la lis­ta de can­cio­nes coin­ci­día con la sa­li­da al te­rreno de jue­go de am­bos equi­pos. Es­ta­ba pro­gra­ma­do pa­ra aquel ins­tan­te tan es­pe­cial This is the One de The Sto­ne Ro­ses.

La mú­si­ca crea un buen am­bien­te en Old Traf­ford, pe­ro qui­zá nin­gu­na elec­tri­za el am­bien­te co­mo Glory Glory Man Uni­ted in­ter­pre­ta­da por la The World Red Army que sue­na en el des­can­so. Es el mo­men­to sin du­da en el que los es­pec­ta­do­res sien­ten que es­tán en un lu­gar es­pe­cial.

Esa no­che Mou­rin­ho ga­nó a Guar­dio­la por 1-0. Gol de Ma­ta.

Los ex­per­tos en mer­ca­do­tec­nia ase­gu­ran que el fút­bol, el ma­yor es­pec­tácu­lo del mun­do, es­tá fal­to pre­ci­sa­men­te de eso, de es­pec­tácu­lo. Exis­te la teo­ría de que un par­ti­do de fút­bol no tie­ne el su­fi­cien­te ali­cien­te pa­ra man­te­ner en­tre­te­ni­dos a los asis­ten­tes a un es­ta­dio y que la mú­si­ca, las va­rie­da­des y el show ayu­dan ade­más a un ma­yor con­su­mo. Los ame­ri­ca­nos son unos maes­tros en po­ner en prác­ti­ca esa teo­ría con ma­jo­ret­tes, cer­ve­za, vi­deos 4K, hot dogs y rock and roll.

Lo cier­to es que ca­da gran club bus­ca la me­jor so­lu­ción pa­ra en­tre­te­ner a sus afi­cio­na­dos. En el ca­so del Man U. es qui­zá más fá­cil al tra­tar­se de una afi­ción muy fiel, muy lo­cal, a la que un re­per­to­rio de mú­si­ca bri­tá­ni­ca y ame­ri­ca­na le en­can­ta y en­ca­ja. En el ca­so del Ba­rça se tra­ta de una afi­ción en la que el por­cen­ta­je de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros cre­ce par­ti­do a par­ti­do fru­to de la in­te­li­gen­te política del ‘seient lliu­re’, lo que di­fi­cul­ta co­nec­tar si­mul­tá­nea­men­te en al­gu­nos mo­men­tos con el so­cio y el nue­vo clien­te ve­ni­do de Asia, Áfri­ca, Eu­ro­pa, Amé­ri­ca u Ocea­nía.

El com­por­ta­mien­to del pú­bli­co en las gra­das tam­bién es­tá cam­bian­do. Los es­pec­ta­do­res lu­cen más ca­mi­se­tas que nun­ca, gra­ban las ju­ga­das, se ha­cen sel­fies e in­ten­tan pa­sar­lo bien. El es­cri­tor Ser­gi Pà­mies, y no es el úni­co, se in­co­mo­da cuan­do el Camp Nou ha­ce la ola, y al­gu­nos so­cios no en­tien­den y se sien­ten mo­les­tos con la gra­da de ani­ma­ción del Gol Nor­te.

El es­pec­tácu­lo pue­de di­fu­mi­nar la esen­cia del jue­go. Las lu­ces mul­ti­co­lo­res, las ben­ga­las y las chis­pas des­me­re­cen, a jui­cio del pe­rio­dis­ta, la fi­nal de un Mas­ter de te­nis, del mis­mo mo­do que lo cohetes que sa­lu­dan a los All Blacks cuan­do van a en­fren­tar­se a los Pu­mas ar­gen­ti­nos o los Wa­lla­bies aus­tra­lia­nos es­tán fue­ra de lu­gar. Un de­por­te tan tra­di­cio­nal co­mo el Rugby, don­de una ha­ka neo­ze­lan­de­sa ya elec­tri­za el am­bien­te ¿ne­ce­si­ta otros ali­cien­tes ar­ti­fi­cia­les pa­ra que el es­pec­ta­dor se lo pa­se bien? Y, ¿Mes­si?, es que ¿exis­te un ma­yor es­pec­tácu­lo que ver­le en di­rec­to?

Hay un de­ba­te abier­to y po­cas so­lu­cio­nes de­bi­do a la dis­pa­ri­dad cul­tu­ral. Y en la bús­que­da del es­pec­tácu­lo, de­be­ría vi­gi­lar­se no da­ñar al fút­bol

Los gran­des clu­bes eu­ro­peos bus­can nue­vas fór­mu­las pa­ra en­tre­te­ner a los afi­cio­na­dos, pe­ro ¿van por el buen ca­mino?

La co­pia del #OTP­lay­list del úl­ti­mo derby de Co­pa en Man­ches­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.