La res­pues­ta de Mes­si

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Mi­gue­li

Es­cu­ché en un no­ti­cia­rio de un ca­nal de te­le­vi­sión có­mo ca­li­fi­ca­ban a Mes­si, des­pués de su ex­hi­bi­ción an­te Colombia, co­mo “uno de los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do”. Sí, han leí­do bien, “UNO de los me­jo­res”. Su­pon­go que el pe­rio­dis­ta, cuan­do es­tu­dia­ba, se­ría uno de los úl­ti­mos de su cla­se. Es ab­sur­do, a es­tas al­tu­ras, que­rer so­me­ter a Leo aun test per­ma­nen­te. No pue­de ser ma­lo un día y bueno al si­guien­te. Se le me­te una pre­sión que no es nor­mal. Y lo más ab­sur­do es que­rer com­pa­rar­lo con otros, me­ter­lo en el pa­que­te de “los me­jo­res”, co­mo si fue­se uno más, por­que Mes­si no ad­mi­te com­pa­ra­ción. Vol­vió a de­mos­trar­lo en una si­tua­ción lí­mi­te pa­ra Ar­gen­ti­na. Leo es así, cuan­do de­ci­de que tie­ne que echar­se el equi­po la es­pal­da asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad. Y, pe­se a to­do, me que­do con su hu­mil­dad. Es una cua­li­dad que no he vis­to an­tes en un crack de su ni­vel. Bueno sí, en Ku­ba­la. Las­zi pa­ra mí fue co­mo un pa­dre. Era edu­ca­do, bueno, qui­zás por eso no le fue­ron las co­sas to­do lo bien que ha­bría me­re­ci­do. Y Mes­si, al que co­no­cí de ni­ño cuan­do yo era coor­di­na­dor del fút­bol ba­se, lo mis­mo. Es hu­mil­de, le ata­can y le ata­can y él aguan­ta. De­be pen­sar: ”Me­jor res­pon­do en el cam­po”. Y lo ha­ce, y nos ha­ce fe­li­ces. Aho­ra ha vuel­to un día an­tes de lo pre­vis­to, co­mo ya hi­zo cuan­do aca­bó las vacaciones una se­ma­na an­tes. De­mues­tra que tie­ne ga­nas de in­vo­lu­crar­se, ga­nas de Clá­si­co... No es, des­de lue­go, un com­por­ta­mien­to pa­ra pen­sar que no re­no­va­rá. De bien na­ci­do es ser agra­de­ci­do y Mes­si y Ca­ta­lun­ya se de­ben de­ma­sia­do mu­tua­men­te co­mo pa­ra pen­sar que se irá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.