PE­LEA VIR­TUAL

La cre­cien­te po­pu­la­ri­dad de las ar­tes mar­cia­les mix­tas ali­men­ta en EE.UU. el mor­bo so­bre un po­si­ble com­ba­te en­tre los re­yes del bo­xeo y la UFC

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Be­go­ña Vi­lla­rru­bia

“Soy un ele­fan­te, ja­más pe­lea­ría con­tra una hor­mi­ga”. La res­pues­ta de Floyd May­weat­her, cam­peón in­vic­to y má­xi­ma es­tre­lla del bo­xeo, a Co­nor McGregor, el ‘Dios’ de la UFC (ar­tes mar­cia­les mix­tas), an­te un po­si­ble com­ba­te en­tre los dos va­lo­res más me­diá­ti­cos del de­por­te de con­tac­to no se ha he­cho es­pe­rar. Cues­tio­na­do al res­pec­to por la re­vis­ta TMZ, Floyd se li­mi­tó a reír y se­ña­ló con sar­cas­mo que “si es­tás di­cien­do que McGregor es el Floyd May­weat­her de la MMA, no sé a qué te re­fie­res. ¿Al­gu­na vez ha ge­ne­ra­do 300 mi­llo­nes de dó­la­res en una no­che? ¿Ha ge­ne­ra­do 100? ¿Y 70?”, pre­gun­ta­ba en re­fe­ren­cia a los 5 mi­llo­nes que se lle­vó McGregor con su vic­to­ria an­te Ed­die Ál­va­rez el pa­sa­do sá­ba­do, en una ve­la­da que con­vir­tió a ‘The No­to­rious’ en el pri­mer lu­cha­dor de la his­to­ria de la UFC con tí­tu­los en dos pe­sos dis­tin­tos, plu­ma y li­ge­ro, tras un so­lo com­ba­te.

“Los ele­fan­tes no se pe­lean con­tra las hor­mi­gas. El ele­fan­te es tan gran­de que ni si­quie­ra la ve”, con­cluía el ame­ri­cano. El pro­pio McGregor ha­bía sa­ca­do pe­cho días an­tes al ase­gu­rar que, en ca­so de en­fren­tar­se, “May­weat­her pue­de po­ner las re­glas que quie­ra”, en un desafío en to­da re­gla del que se ve­ría cla­ro ven­ce­dor. Y el pre­si­den­te de la UFC, Da­na Whi­te, fue ayer más allá al ase­gu­rar que “si McGregor te to­ca, te man­da a dor­mir. Floyd po­ne a la gen­te a dor­mir tam­bién, pe­ro con su es­ti­lo, no con sus ma­nos”.

La iro­nía es la de­fen­sa de ‘Mo­ney’ pa­ra con­tra­rres­tar a un opo­nen­te que ya le ame­na­za en po­pu­la­ri­dad, nú­me­ro de se­gui­do­res (más de sie­te mi­llo­nes en re­des so­cia­les) y ex­tra­va­gan­cias, aun­que aún es­té a años luz en in­gre­sos. Pe­ro pue­de que no se tra­te só­lo de eso. Des­de va­rios me­dios se apun­ta a que to­do res­pon­de a una es­tu­dia­da es­tra­te­gia pa­ra em­pe­zar Muham­mad Ali-Ino­ki, el es­per­pén­ti­co pre­ce­den­te

Una pe­lea si­mi­lar ya tu­vo lu­gar ha­ce 40 años. El gran Muham­mad Ali, que vi­vía su eta­pa de ma­yor es­plen­dor tras ven­cer a Geor­ge Fo­re­man, ac­ce­dió a via­jar a Ja­pón pa­ra en­fren­tar­se a An­to­nio Ino­ki, mi­to de la lu­cha li­bre mun­dial y a quien se con­si­de­ra un pio­ne­ro de las ar­tes mar­cia­les mix­tas. Se pac­tó el com­ba­te pa­ra el 26 de ju­nio de 1976. En la rue­da de pren­sa pre­via, Alí in­sul­tó a su ri­val lla­mán­do­lo “pe­lí­cano” de­bi­do a su lar­go men­tón y le re­ga­ló una mu­le­ta. La pe­lea se trans­mi­tió a 34 paí­ses y se ven­die­ron 15.000 en­tra­das. Al fi­nal, aca­bó en nu­lo tras un es­pec­tácu­lo de­cep­cio­nan­te, con Ino­ki en el sue­lo tra­tan­do de lan­zar pa­ta­das a ‘ca­len­tar’ un po­si­ble com­ba­te en­tre am­bos, que su­pon­dría un bom­ba­zo me­diá­ti­co y de be­ne­fi­cios, fue­ran cua­les fue­ran las re­glas de la pe­lea.

El as­cen­so de la UFC

Las ar­tes mar­cia­les mix­tas de­mos­tra­ron el pa­sa­do sá­ba­do en el Ma­di­son Squa­re Gar­den que es­tán po­nien­do con­tra las cuer­das al mismísimo bo­xeo, des­pués de ha­ber ne­ce­si­ta­do ocho años de ba­ta­llas le­ga­les pa­ra con­se­guir ser apro­ba­das fi­nal­men­te el pa­sa­do abril en Nue­va York y cuan­do en al­gu­nos paí­ses, co­mo en Fran­cia, si­gue sien­do una dis­ci­pli­na ile­gal. Sus in­gre­sos as­cen­die­ron a 600 mi­llo­nes de dó­la­res en 2015. Las pe­leas se ce­le­bran en jau­las oc­ta­go­na­les don­de es­tá per­mi­ti­do el uso de pies y pu­ños, con re­glas es­tric­tas pa­ra con­tro­lar la vio­len­cia y pre­ve­nir le­sio­nes gra­ves. El McGregor-Ál­va­rez con­gre­gó a 20.427 es­pec­ta­do­res y ge­ne­ró 17,7 mi­llo­nes en una so­la ve­la­da, con ac­to­res y can­tan­tes co­mo Ma­don­na, De­mi Lo­va­to, Hugh Jack­man o Nick Jo­nas en­tre los vip’s. Y un May­weat­he­rM­cG­re­gor en es­tos mo­men­tos de má­xi­mo apo­geo re­pre­sen­ta un pas­tel muy di­fí­cil de re­cha­zar

Co­nor McGregor ha si­do la fi­gu­ra cla­ve en la cre­cien­te po­pu­la­ri­dad de la UFC y las ar­tes mar­cia­les mix­tas. Pe­ro el ir­lan­dés es “una hor­mi pa­ra May­weat­her

FO­TO: AP

Floyd May­weat­her, que ya se ha es­tre­na­do co­mo pro­mo­tor, es­tá teó­ri­ca­men­te re­ti­ra­do, pe­ro en EE.UU. le tien­tan con una pe­lea con McGregor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.