Cues­tión de pa­cien­cia

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA -

Las co­sas han cam­bia­do mu­cho en el Camp Nou en los úl­ti­mos años. A me­jor. Pe­ro una si­gue vi­gen­te des­de ha­ce dé­ca­das: los ju­ga­do­res for­ma­dos en ca­sa de­ben de­mos­trar más en me­nos tiem­po que los fo­rá­neos.

El úl­ti­mo ejem­plo lo pro­ta­go­ni­zan dos de­lan­te­ros que se en­fren­ta­rán es­ta tar­de en el Camp Nou: Pa­co Al­cá­cer y San­dro Ra­mí­rez. El ca­na­rio pa­só un exa­men las con­ta­das oca­sio­nes que Luis En­ri­que le con­ce­dió mi­nu­tos. Ni el gol de la vic­to­ria en El Ma­dri­gal con­tra el Vi­lla­rreal, en la se­gun­da jor­na­da, le sir­vió pa­ra que la crí­ti­ca y la gra­da cre­ye­ran en él.

Na­da que ver con lo que ocu­rre ac­tual­men­te con Pa­co Al­cá­cer .En on­ce jor­na­das de cam­peo­na­to, aún no ha fes­te­ja­do un so­lo tan­to y des­de to­das par­tes se re­cla­ma tiem­po pa­ra el ex va­len­cia­nis­ta. “Cuan­do mar­que el pri­me­ro, se de­ja­rá ir y lle­ga­rán mu­chos más”, se re­pi­te.

La sen­sa­ción es que la pa­cien­cia es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la in­ver­sión. Hay que cui­dar al ju­ga­dor que cues­ta 30 mi­llo­nes pa­ra que no pier­da va­lor, mien­tras que los que ate­rri­zan en el Camp Nou sin pre­vio des­em­bol­so de un so­lo eu­ro se pue­den usar y ti­rar.

El bar­ce­lo­nis­mo ha si­do muy in­jus­to con San­dro, que en Má­la­ga es­tá con­fir­man­do que po­dría ser un cuar­to de­lan­te­ro de ga­ran­tías. El arie­te es una de las sen­sa­cio­nes de la Li­ga y no so­lo por los cin­co go­les que le si­túan sex­to en la ta­bla del Pi­chi­chi por de­trás de sus ex com­pa­ñe­ros Mes­si y Suá­rez, igua­la­dos en ca­be­za con 8, y Griez­mann, Ia­go As­pas y Wi­lliam Jo­sé, con 6. Tam­bién por la va­rie­dad de sus dia­nas, su re­le­van­cia en el mar­ca­dor y las nu­me­ro­sas y ta­len­to­sas asis­ten­cias que ha da­do.

Sus tres tan­tos en La Ro­sa­le­da fren­te a Ath­le­tic, Spor­ting y Ei­bar sir­vie­ron pa­ra igua­lar el mar­ca­dor de un par­ti­do que aca­bó con triun­fo lo­cal. Y los tres fue­ron dis­tin­tos. Al Ath­le­tic, con una co­lo­ca­da ros­ca al pa­lo lar­go con la pier­na de­re­cha; al Spor­ting, con un ca­be­za­zo al pri­mer pa­lo an­ti­ci­pán­do­se a su mar­ca­dor; y al Ei­bar, con un po­ten­te zur­da­zo tras que­dar­se so­lo an­te el por­te­ro gra­cias a un ma­gis­tral con­trol orien­ta­do con el que se des­hi­zo a su mar­ca­dor. An­te el Le­ga­nés, con­tri­bu­yó a la go­lea­da con un tan­to de opor­tu­nis­mo, mien­tras que la úni­ca dia­na que no dio pun­tos fue una de las me­jo­res del cam­peo­na­to, un ma­gis­tral lan­za­mien­to de una fal­ta la­te­ral inal­can­za­ble pa­ra el col­cho­ne­ro Oblak.

En ape­nas tres me­ses, San­dro ha di­si­pa­do en Má­la­ga to­das las du­das ge­ne­ra­das en Bar­ce­lo­na. Ya es una reali­dad del fút­bol de eli­te

Al­cá­cer dis­fru­ta del cré­di­to que San­dro, hoy crack de la Li­ga con 5 go­les, nun­ca tu­vo

FO­TO: EFE

San­dro ce­le­bra uno de sus cin­co go­les con el Má­la­ga en la Li­ga, de ca­be­za en la go­lea­da al Le­ga­nés en La Ro­sa­le­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.