Pa­pá vie­ne al Clá­si­co

Es­ta­mos en épo­ca de de­fi­ni­cio­nes. De en­ca­rar ha­cia los ob­je­ti­vos las tres com­pe­ti­cio­nes de es­te año y en lo en­sen­cial: re­no­var a Mes­si de por vida

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PROGRAMACIÓN -

Lle­ga­mos a un tra­mo del cam­peo­na­to en el que na­die va a ga­nar la Li­ga -nun­ca se ga­nan en di­ciem­bre­pe­ro al­guno po­dría per­der­la an­tes de Na­vi­dad. Son cin­co jor­na­das en un mes, con ci­tas com­pli­ca­dí­si­mas pa­ra los tres as­pi­ran­tes. De en­tra­da, es­ta no­che, due­lo di­rec­to. Der­bi en el Cal­de­rón con mu­chos es­pe­cia­lis­tas apun­tan­do que una de­rro­ta del Atlé­ti­co, que le si­tua­ría a 9 pun­tos del Ma­drid, de­ja­ría a Si­meo­ne fue­ra de la ca­rre­ra.

No hay pa­ra tan­to, en­tre otras co­sas por­que que­da­rá mu­chí­si­mo cam­peo­na­to y a Zi­da­ne se le va a acu­mu­lar el tra­ba­jo aun­que ga­ne en el viejo Man­za­na­res. En­tre otras, y an­tes de ir­se a dispu­tar el Mun­dial de Clubs, el Ma­drid tie­ne que ve­nir al Camp Nou. Aquí es fa­vo­ri­to el Ba­rça que, por su par­te, an­tes de mar­char­se de va­ca­cio­nes, tam­bién tie­ne lío de ca­len­da­rio. Un lío por par­ti­da cuá­dru­ple. Una: Li­ga, con Má­la­ga aquí, Real So­cie­dad en Anoe­ta, Ma­drid en ca­sa, Osa­su­na fue­ra y Es­pan­yol en el es­ta­dio. Dos: Cel­tic en Glas­gow y el Bo­rus­sia M. de­vol­vien­do vi­si­ta en la Cham­pions. Tres: ter­ce­ra com­pe­ti­ción en jue­go. Via­je a Ali­can­te pa­ra ju­gar Co­pa con el Hér­cu­les. Cua­tro: Leo Mes­si. Lle­ga la ho­ra de afron­tar la re­no­va­ción.

Es­ta­mos, co­mo di­cen los ami­gos ar­gen­ti­nos, en épo­ca de de­fi­ni­cio­nes pe­ro en to­do lo re­fe­ren­te a la pu­ra com­pe­ti­ción na­da es de­fi­ni­ti­vo. Se tra­ta de en­ca­rri­lar el año ha­cia los ob­je­ti­vos fi­ja­dos. Lo de Mes­si ,en cam­bio, es pa­ra to­da la vida. El nue­vo con­tra­to, si no el úl­ti­mo de su ca­rre­ra, sí pue­de y de­be ser el de­fi­ni­ti­vo con el Ba­rça. El que con­fir­me que el me­jor fut­bo­lis­ta que he­mos co­no­ci­do ju­ga­rá de blau­gra­na has­ta que él quie­ra. Y en eso es­tán. El club y el ‘10’ y el pa­dre que ha­ce 16 años le tra­jo al mun­do cu­lé.

Jorge Mes­si, que ha ob­ser­va­do des­de Ro­sa­rio co­mo evo­lu­cio­na­ba el mer­ca­do con las re­no­va­cio­nes de

Cris­tiano Ro­nal­do, Ba­le y Ney­mar, más la in­mi­nen­te de su ami­go Luis Suá­rez, ya tie­ne los bi­lle­tes de avión en la mano. A fi­nal de mes es­ta­rá en Bar­ce­lo­na. Pa­pá Mes­si, que en las gran­des ci­tas siem­pre es­tá al la­do del Bar­ce­lo­na, quie­re asis­tir al Clá­si­co del día 3 de di­ciem­bre y su pre­sen­cia pon­drá en mar­cha la ma­qui­na­ria que de­be aca­bar cons­tru­yen­do, en es­te ca­so sí, el me­jor con­tra­to que ha­ya co­no­ci­do la his­to­ria del fút­bol.

Leo, lo ha di­cho siem­pre, mil ve­ces y en mil si­tios, quie­re que­dar­se. Y el Ba­rça quie­re que se que­de. Su ac­tual com­pro­mi­so ex­pi­ra el 30 de ju­nio de 2018. El si­guien­te se ex­ten­de­rá has­ta que él quie­ra

FO­TO: PEP MO­RA­TA

Jorge Mes­si, en el ae­ro­puer­to de El Prat en uno de sus via­jes a Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.