Se­lec­cio­nes y es­ti­los

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Luis RACIONERO

Los par­ti­dos de se­lec­cio­nes na­cio­na­les ten­drían in­te­rés si ca­da país, o al­guno de ellos, tu­vie­ra es­ti­lo de jue­go dis­tin­tos. Ver a Hun­gría del 54 o a Bra­sil, in­clu­so In­gla­te­rra, Italia o Ale­ma­nia, su­po­nía de dis­fru­tar de es­ti­los dis­tin­tos. Se aca­bó. Co­mo se vio en la Eu­ro­co­pa de se­lec­cio­nes, to­dos han caí­do a lo más ba­jo, que es el jue­go de­fen­si­vo a la ita­lia­na, el abu­rri­do ‘ca­te­nac­cio’ que es el ni­vel o del fút­bol, su ver­sión más fá­cil.

Es­pa­ña, gra­cias al Ba­rça, ha im­pues­to un es­ti­lo de jue­go en equi­po, de to­que y pa­sa, bas­tan­te bo­ni­to de ver. Y gra­cias al Ma­drid, in­clu­so sa­be ga­nar en el mi­nu­to 94. Ale­ma­nia sa­be ga­nar siem­pre o Italia in­cor­diar: no jue­ga a na­da y, de pron­to, cuan­do fal­tan 10 mi­nu­tos, se sa­len con unas ju­ga­das de enor­me mé­ri­to. Son bue­ní­si­mos, pe­ro so­lo jue­gan los 10 úl­ti­mos mi­nu­tos.

Que­dan las eter­nas fa­vo­ri­tas Bra­sil y Ar­gen­ti­na. Bra­sil lo per­dió to­do, in­clu­so su es­ti­lo de “jue­go bo­ni­to” con el si­nies­tro Dun­ga, que con­si­guió aho­gar el ta­len­to de sus cracks. A Cou­tin­ho , ni lo po­nía. Ha cam­bia­do a me­jor. Ar­gen­ti­na tie­ne un equi­po in­com­pren­si­ble, da­da la ca­li­dad de sus in­di­vi­dua­li­da­des. Si si­nies­tro ahí es Hi­guaín, que fa­lló un gol he­cho de­lan­te de Ale­ma­nia y per­dió el Mun­dial. Por for­tu­na tie­ne a

Mes­si que dio una so­be­ra­na lec­ción de pun­do­nor, le­van­tan­do al par­ti­do an­te Co­lom­bia él so­li­to. Cuan­ta fal­ta le ha­ce un Ri­quel­me o un Ve­rón que ali­men­te a los de­lan­te­ros y ayu­da a Mes­si. De Fran­cia de­bo de­cir que

Des­champs es tan ne­ga­do co­mo Dun­ga. Es­tá des­per­di­cian­do a Pog­ba y no sa­ca par­ti­do de lo mu­cho bueno que tie­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.