Si­go sien­do un ro­mán­ti­co

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - MIN­GUE­LLA

Creo re­cor­dar que fue en 2003. Pri­me­ra Asam­blea del nue­vo pre­si­den­te La­por­ta, que se im­pu­so por sor­pre­sa a va­rios can­di­da­tos, en­tre ellos, el fa­vo­ri­to Bas­sat. Lluís

Con su ver­bo fá­cil, di­rec­to, con­vin­cen­te, La­por­ta pro­pu­so la subida del abono anual, co­sa que tu­vo al­gu­nos pe­ros an­tes de apro­bar­se y, en es­pe­cial, pi­dió per­mi­so para po­ner pu­bli­ci­dad en la ca­mi­se­ta, úni­ca en aquel mo­men­to, que per­ma­ne­cía sin ella en la par­te de­lan­te­ra. En es­te te­ma, la pug­na y dis­cu­sión fue lar­ga y du­ra. Mu­chos com­pro­mi­sa­rios se opu­sie­ron con ar­gu­men­tos sen­ti­men­ta­les. ‘Jan’ to­mó el mi­cro y vino a de­cir que “se le die­ra con­fian­za”, que era im­pres­cin­di­ble para el man­te­ni­mien­to del es­ta­tus del club. Cos­tó pe­ro se le dio con­fian­za y el Ba­rça de­jó de ser el úni­co. La reali­dad es que no fue fá­cil en­con­trar un pa­tro­ci­na­dor. Re­cuer­do aque­llo de Pfi­zer -via­gra-, ¡la que se hu­bie­se ar­ma­do!; una mar­ca de apues­tas a la que hu­bo fuer­te opo­si­ción y el via­je de di­rec­ti­vos a Pe­quín para pro­mo­cio­nar la olim­pia­da. Na­da. Al fin Uni­cef, pe­ro no co­bran­do. Pa­gan­do.

Mien­tras, el club, con Ro­nal­din­ho, Rij­kaard, Pu­yol, Xa­vi, Inies­ta, De­co... iba a to­pe y, por un mo­men­to, pa­re­ció no pre­ci­sar el pa­tro­ci­na­dor. Lue­go lle­gó el ‘ma­ná Qa­tar’, que pa­gó buen di­ne­ro pe­ro creó dis­cre­pan­cias por cla­ros mo­ti­vos ideo­ló­gi­cos muy ale­ja­dos a aque­llo de los ‘va­lo­res in­to­ca­bles del Ba­rça’. La pas­ta es la pas­ta, y ade­lan­te.

Aho­ra se ha pro­du­ci­do el anun­cio, sa­tis­fac­to­rio en ge­ne­ral, del acuer­do con una mar­ca ja­po­ne­sa, país ad­mi­ra­do por mu­chas co­sas, y con una em­pre­sa que se mue­ve con éxi­to en las nue­vas tec­no­lo­gías. El he­cho de que Pi­qué ha­ya in­ter­ve­ni­do en los con­tac­tos, co­mo anun­ció Bar­to­meu, ha si­do una sor­pre­sa po­si­ti­va por la po­li­va­len­cia de Ge­rard, y te ha­ce pen­sar qué co­sas pa­san a ve­ces. El Ba­rça, con una or­ga­ni­za­ción sú­per in­ter­na­cio­nal, con ofi­ci­nas por el mundo, to­dos de­di­ca­dos al már­ke­ting en la bús­que­da de pa­tro­ci­na­dor, y en el ves­tua­rio, so­bre el te­rreno de jue­go, es­ta­ba la lla­ve para que Ra­ku­ten es­tu­vie­se en la par­te fron­tal de la ca­mi­se­ta cu­lé. ¡Pues qué bien!

Sin em­bar­go, yo que si­go sien­do un ro­mán­ti­co en el te­ma de los co­lo­res que ha­ce 70 años me cau­ti­va­ron: las ra­yas blau­gra­na. Si­go pen­san­do que aho­rrán­do­se al­gu­nos de es­tos fi­cha­jes que apor­tan po­co al equi­po y, tras­pa­san­do con más ‘gra­cia eco­nó­mi­ca’, el club po­dría te­ner es­tos mis­mos mi­llo­nes en ca­ja. Eso sí, lo del con­tra­to fi­jo es más fá­cil y se­gu­ro, pe­ro... y una ca­mi­se­ta lim­pia... o so­lo con Uni­cef...

Es­ta se­ma­na tam­bién ha su­ce­di­do que Ar­gen­ti­na ha ga­na­do a Co­lom­bia por 3-0. Fue un bál­sa­mo para la al­bi­ce­les­te des­pués del ba­ta­ca­zo en Be­lo Ho­ri­zon­te. Lo que quie­ro des­ta­car de es­te par­ti­do fue lo que hi­zo Leo Messi, no so­lo por sus cua­li­da­des téc­ni­cas, siem­pre a pri­mer ni­vel, sino, tam­bién, por la en­tre­ga, el es­pí­ri­tu, el sen­tir­se ofen­di­do y que­rer reivin­di­car­se an­te la afi­ción, el se­gui­dor y dar­le, de al­gu­na ma­ne­ra, un to­que a la pren­sa lo­cal, que, por cier­to, no de­ja tí­te­re con ca­be­za. ¿Leo en­fa­da­do? Pues sí, y la ex­hi­bi­ción que hi­zo en San Juan fue in­des­crip­ti­ble, para que di­gan que so­lo rin­de con el Ba­rça. ¡To­ma ya!

Aho­rrán­do­se al­gu­nos fi­cha­jes y ven­dien­do me­jor, el Ba­rça po­dría te­ner la ca­mi­se­ta lim­pia

FOTO: PERE PUNTÍ

El pre­si­den­te Bar­to­meu jun­to a Hi­ros­hi Mi­ki­ta­ni tras la fir­ma del acuer­do de pa­tro­ci­na­dor el pa­sa­do miér­co­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.