De jugar en el Ba­rça a que­dar­se sin equi­po

Ilie Sán­chez y Jordi Quin­ti­llà se ejer­ci­tan por su cuen­ta en Bar­ce­lo­na a la es­pe­ra de un nue­vo des­tino

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Fe­rran Mar­tí­nez Bar­ce­lo­na

Jugar en el Bar­ce­lo­na es un pri­vi­le­gio que so­lo unos es­co­gi­dos pue­den go­zar. Des­de siem­pre, en to­das las ca­te­go­rías. Ade­más, la mar­ca Ba­rça es un dis­tin­ti­vo que les acom­pa­ña to­da su ca­rre­ra. Una ga­ran­tía de ca­li­dad que ayu­da cuan­do de­jan el club. Eso sí, cuan­do cie­rran la puer­ta pa­ra ir­se pa­re­ce que se pin­che la bur­bu­ja. Con su de­no­mi­na­ción de ori­gen ba­jo el bra­zo, pe­ro se que­dan so­los an­te el pe­li­gro. Em­pie­zan de ce­ro a afron­tar una ca­rre­ra en el que no to­do se­rá tan bonito co­mo en La Ma­sia.

Ilie Sán­chez y Jordi Quin­ti­llà lle­ga­ron has­ta el Ba­rça B e in­clu­so ju­ga­ron amis­to­sos de pre­tem­po­ra­da con el pri­mer equi­po. El pri­me­ro fue ca­pi­tán y una pie­za im­por­tan­te de la úl­ti­ma gran ge­ne­ra­ción en el fi­lial, mien­tras que el se­gun­do no en­con­tró mi­nu­tos con Eu­se­bio Sa­cris­tán y se mar­chó a bus­car­los al Ajac­cio fran­cés y al Spor­ting Kan­sas City de la MLS. Ac­tual­men­te es­tán vi­vien­do una du­ra eta­pa co­mo fut­bo­lis­tas ya que am­bos se en­cuen­tran sin equi­po, en­tre­nan­do por su cuen­ta a la es­pe­ra de una nue­va opor­tu­ni­dad.

“Es­te tran­ce me ha he­cho ver otra reali­dad. Lo du­ro que es vi­vir con po­co”, ad­mi­te Quin­ti­llà. “Lle­gar al 31 de agos­to y ver que no te­nía equi­po fue el peor día de mi ca­rre­ra de­por­ti­va. Es­ta­ba so­lo, no te­nía na­da ni sa­bía qué ha­ría con mi vi­da”, aña­de. El ca­so de Ilie es di­fe­ren­te. Te­nía con­tra­to con el Mu­nich 1860 y vol­vía a Ale­ma­nia des­pués de una ce­sión al El­che, en Se­gun­da A: “Es una si­tua­ción que eli­jo yo es­te ve­rano. Lle­go con ga­nas y mo­ti­va­do, pe­ro du­ran­te la pre­tem­po­ra­da me doy cuen­ta de que de­por­ti­va­men­te no es­toy bien. Des­pués de lle­gar a un acuer­do con el club, res­cin­do mi con­tra­to la úl­ti­ma se­ma­na de agos­to. No es fá­cil por­que es­toy sin com­pe­tir, pe­ro en­tre­nar du­ro y las ga­nas que ten­go de em­pe­zar a ha­cer­lo, ha­cen que es­té tran­qui­lo y es­pe­ran­za­do de ca­ra al fu­tu­ro”.

A pe­sar de con­tar con la po­si­bi­li­dad de pre­pa­rar­se con al­gu­nos equi­pos de Bar­ce­lo­na o al­re­de­do­sé res, am­bos ju­ga­do­res de­ci­die­ron ejer­ci­tar­se por su cuen­ta. “He pre­fe­ri­do en­tre­nar en so­li­ta­rio pa­ra po­der ha­cer un tra­ba­jo más fí­si­co, bus­can­do me­jo­rar as­pec­tos que en el día a día de es­tos úl­ti­mos años no he po­di­do. Así tam­bién evi­to le­sio­nes que me com­pli­ca­ran una po­si­ble vuel­ta rá­pi­da a la competición. Con mi pre­pa­ra­dor fí­si­co y un fi­sio­te­ra­peu­ta se­gui­mos una ru­ti­na in­di­vi­dual lo más pa­re­ci­da po­si­ble a una en equi­po y cuan­do ne­ce­si­ta­mos to­car ba­lón nos va­mos al CAR de Sant Cu­gat”, ex­pli­ca Ilie, que ayer cum­plió 26 años.

Pa­ra Quin­ti­llà, de 23 re­cién cum­pli­dos, el adiós del Spor­ting Kan­sas City lle­gó de re­pen­te. Es­ta­ba en el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra, po­co des­pués de ganar la Co­pa de Es­ta­dos Uni­dos con el iler­den­se mar­can­do el pe­nal­ti de­ci­si­vo. Un hé­roe pa­ra la afi­ción, pe­ro de un día pa­ra otro se aca­bó to­do. “Lle­gué una ma­ña­na al en­tre­na­mien­to y, sin más, me anun­cia­ron que de­bía ir­me, que no ha­cía fal­ta que vol­vie­ra. Ne­ce­si­ta­ban li­be­rar una pla­za in­ter­na­cio­nal y me di­je­ron que no es­ta­ba bien, cuan­do real­men­te lo es­ta­ba ju­gan­do ca­si to­do”. Vol­vió a Bar­ce­lo­na y des­de en­ton­ces se ejer­ci­ta en so­li­ta­rio, po­nien­do en prác­ti­ca sus co­no­ci­mien­tos en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y del Deporte (CAFE), gra­do que es­tá a pun­to de aca­bar. “Es com­pli­ca­do, pe­ro gra­cias a mis es­tu­dios qué de­bo ha­cer pa­ra es­tar bien. Eso sí, se ne­ce­si­ta mu­cha fuer­za de vo­lun­tad, por­que men­tal­men­te tam­po­co estás en tu me­jor mo­men­to. Echas de me­nos el gru­po, las bro­mas de los com­pa­ñe­ros, el con­tac­to con el equi­po ca­da día. El sim­ple he­cho de pi­sar un ves­tua­rio. Pe­ro a pe­sar de to­do de­bes sa­lir a en­tre­nar. Por na­ri­ces”.

Es­tos me­ses es­tán sien­do una du­ra tra­ve­sía en el de­sier­to mien­tras es­pe­ran te­ner ce­rra­do su nue­vo des­tino. “Quie­ro jugar en un equi­po don­de pue­da se­guir me­jo­ran­do de­por­ti­va­men­te y com­pi­tien­do pa­ra ver has­ta dón­de pue­do lle­gar es­tos pró­xi­mos años. Es mi tra­ba­jo y siem­pre in­ten­to ha­cer las co­sas pa­ra me­jo­rar, aun­que a ve­ces cues­te ver el ren­di­mien­to in­me­dia­to”, co­men­ta Ilie. Por su par­te, Jordi, con­fía en sus agen­tes. “Ten­go mu­chas es­pe­ran­zas pues­tas en mis re­pre­sen­tan­tes. Se­gu­ro que con­se­gui­rán que me sal­ga al­go bueno e in­tere­san­te pa­ra mi fu­tu­ro. No me atre­vo a de­cir si fue­ra de Es­pa­ña, aun­que me atrae mu­cho vol­ver a un equi­po ex­tran­je­ro. A pe­sar de sa­lir del Ba­rça por la puer­ta de atrás por­que aca­bé con­tra­to, ten­go buen cu­rrí­cu­lum y quie­ro se­guir la mis­ma lí­nea que has­ta aho­ra”. Am­bos ju­ga­do­res son jó­ve­nes y con car­tel. Es­tán pa­ra­dos, sí, y pre­fe­ri­rían es­tar ju­gan­do, pe­ro es­ta ex­pe­rien­cia les ha he­cho cre­cer en otros mu­chos as­pec­tos. Es­tos me­ses sin equi­po, aun­que pue­da so­nar con­tra­dic­to­rio, les ha he­cho me­jo­res de­por­tis­tas y les ha­rá va­lo­rar aún más su nue­vo des­tino

Am­bos se for­ma­ron en La Ma­sia y lle­ga­ron a dispu­tar amis­to­sos con el pri­mer equi­po Bus­can un equi­po que les per­mi­ta se­guir evo­lu­cio­nan­do co­mo has­ta aho­ra

FOTO: MA­NEL MON­TI­LLA

Jordi Quin­ti­llà du­ran­te una se­sión de en­tre­na­mien­to por la Ca­rre­te­ra de les Ai­gües, en Bar­ce­lo­na

FOTO: CEDIDA

Ilie, en el CAR de Sant Cu­gat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.