La in­for­ma­ción se­gún Ju­go­nes

Pe­dre­rol ar­gu­men­tó a un es­pec­ta­dor por­qué prioriza las no­ti­cias de vio­len­tos

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PROGRAMACIÓN -

Ayer, al fi­nal de Ju­go­nes, Pe­dre­rol des­ta­ca­ba un tuit de un es­pec­ta­dor: “Si de­ja­rais de dar­le im­por­tan­cia a la vio­len­cia y os cen­tra­seis en lo de­por­ti­vo, a lo me­jor me­jo­ra­ría la co­sa ¿no?”. Al es­pec­ta­dor no le fal­ta­ba ra­zón, y es que la so­bre­do­sis de san­gre, si­llas vo­lan­do, gri­tos, ser­vi­cios de emergencia, in­sul­tos y puñetazos lle­gó a ocu­par el 42% del to­tal del pro­gra­ma. Los pri­me­ros do­ce mi­nu­tos y me­dio de un to­tal de vein­tio­cho es­tu­vie­ron cen­tra­dos en ac­tos vio­len­tos con el fút­bol co­mo pre­tex­to. De los in­ci­den­tes en Se­vi­lla aguan­ta­mos ocho mi­nu­tos. Se re­crea­ron en pla­nos de­ta­lle de char­cos de san­gre, mue­bles en­san­gren­ta­dos, cris­ta­les ro­tos y en­ca­pu­cha­dos co­rrien­do. Un vi­deo­clip del ho­rror. “Otra vez un afi­cio­na­do lu­chan­do por sal­var su vi­da!” de­cía Pe­dre­rol. Te­nían es­ca­sos se­gun­dos de la ba­ta­lla campal y las man­chas de san­gre pe­ro los re­pe­tían en bu­cle. La san­gre en el sue­lo apa­re­ció más de quin­ce ve­ces. Des­pués, tu­vi­mos dos mi­nu­tos más de con­flic­tos con ul­tras en Za­ra­go­za y otros dos de una no­ti­cia de un par­ti­do de fút­bol fe­me­nino de se­gun­da di­vi­sión en Gran Ca­na­ria que aca­bó a puñetazos.

Na­da nue­vo al es­ti­lo Ju­go­nes. Pe­ro lo cu­rio­so fue la res­pues­ta de Pe­dre­rol al es­pec­ta­dor que le cues­tio­nó su cri­te­rio: “No me gus­ta ocul­tar in­for­ma­ción. No es una bue­na idea ocul­tar lo que pa­sa” res­pon­dió con tea­tral so­lem­ni­dad. Sen­sa­cio­nal ma­ne­ra de ter­gi­ver­sar ra­zo­nes. Pe­dre­rol pre­ten­de con­fun­dir a la au­dien­cia en­tre el de­re­cho a la in­for­ma­ción y el es­pec­tácu­lo pu­ro y du­ro. Prioriza la vio­len­cia, po­ten­cia el mor­bo a ni­vel vi­sual y ha­ce creer al es­pec­ta­dor que esa la úni­ca al­ter­na­ti­va a la ocul­ta­ción de la in­for­ma­ción. Pe­dre­rol lo de­cía co­mo si ese show lo hi­cie­ra por sen­ti­do del de­ber y res­pon­sa­bi­li­dad pe­rio­dís­ti­ca. Que no les em­bau­quen, los pro­gra­mas que tra­tan con tan­ta pre­pon­de­ran­cia, afec­ción y es­pec­tácu­lo la vio­len­cia en el fút­bol en reali­dad se apro­ve­chan de ella. No in­for­man ni de­nun­cian. Só­lo con­tri­bu­yen a ser una pla­ta­for­ma de re­per­cu­sión con la que los ul­tras es­tán en­can­ta­dos, al día si­guien­te, de dis­fru­tar de la pe­lí­cu­la que ellos mis­mos han pro­ta­go­ni­za­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.