El Cel­tic reivin­di­có su pa­raí­so, Mes­si lo con­quis­tó

El mí­ti­co es­ta­dio es­co­cés so­lo se rin­dió a la su­pe­rio­ri­dad del ar­gen­tino, pe­ro can­tó con or­gu­llo has­ta el fi­nal

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Da­ni Gil Glas­gow

Cel­tic Park nun­ca en­mu­de­ce. Lle­ga­ba el Ba­rça con ga­nas de reivin­di­car­se, an­sio­so por des­pe­jar las du­das ge­ne­ra­das en las úl­ti­mas fe­chas. Pe­ro al pú­bli­co poco le im­por­ta­ba. To­das las gar­gan­tas afi­na­ron uno de los him­nos in­ter­na­cio­na­les más ve­ne­ra­dos pa­ra de­mos­trar dón­de se ju­ga­ba el en­cuen­tro. En el pa­raí­so, co­mo le lla­man a su pro­pio ho­gar, que se vis­tió de ga­la pa­ra go­zar de otra no­che his­tó­ri­ca pa­ra el club. So­nó con pa­sión y es­truen­do el You’ll Ne­ver Walk Alo­ne, aca­ba­do a ca­pe­la por la hin­cha­da. Se des­co­no­ce si se es­cu­chó por pri­me­ra vez en An­field o en tie­rras es­co­ce­sas, pe­ro el Cel­tic lo reivin­di­có más que nun­ca co­mo al­go su­yo. Cons­cien­tes de que pro­ba­ble­men­te fue­ra la úl­ti­ma gran ci­ta eu­ro­pea de la tem­po­ra­da, al cua­dro de Bren­dan Rod­gers le acom­pa­ñó una at­mós­fe­ra in­me­jo­ra­ble, a la al­tu­ra de lo que un día fue el club.

Gol­pea­do por la ola de frío, sin em­bar­go, el es­ta­dio en­tró en ca­lor rá­pi­da­men­te. Co­lo­ri­do de ver­de, con lu­ces ro­ji­zas que ilu­mi­na­ron la par­te su­pe­rior de la se­gun­da gra­da, los afi­cio­na­dos cre­ye­ron que po­drían vol­ver a ga­nar al Ba­rça co­mo hi­cie­ran en el pa­sa­do. Has­ta que Mes­si vol­vió a im­po­ner su dis­cur­so. Anotó el 0-1 y el equi­po bai­ló, de nue­vo, al rit­mo que el ar­gen­tino qui­so. Tam­bién el pú­bli­co del Ba­rça que se des­pla­zó a Glas­gow. Al­re­de­dor de 1.500 per­so­nas lle­na­ron una de las es­qui­nas de Cel­tic Park, la que re­cuer­da los mé­ri­tos del exen­tre­na­dor Jock Stein. De to­dos los afi­cio­na­dos des­pla­za­dos, 300 lle­ga­ron de la Ciu­dad Con­dal a tra­vés de los avio­nes que fle­tó el club.

Es­co­cia, por su par­te, re­ci­bió con nor­ma­li­dad las ‘es­te­la­des’ que via­ja­ron con mu­chos se­gui­do­res azul­gra­nas. Du­ran­te el en­cuen­tro, no obs­tan­te, se mos­tra­ron con más ti­mi­dez. Im­pe­ra­ron los cán­ti­cos y los elogios a un Leo Mes­si,

poco afec­ta­do por lo que ocu­rría fue­ra de la can­cha.

Con el 0-2, un sec­tor del Cel­tic Park se pro­pu­so pa­sár­se­lo en gran­de. El re­sul­ta­do ya era lo de me­nos, así que em­pe­za­ron a bo­tar con or­gu­llo y a con­me­mo­rar el cin­cuen­ta aniver­sa­rio de la Co­pa de Eu­ro­pa que con­si­guie­ron en 1968. El es­ce­na­rio, en­cen­di­do con lu­ces que emer­gían des­de mi­les de te­lé­fo­nos mó­vi­les, fue una bo­ni­ta postal pa­ra se­llar un triun­fo se­rio del Ba­rça, que vuel­ve a ca­sa con los de­be­res he­chos. Mes­si, una vez más, con­quis­tó el pa­raí­so

FO­TO: MA­NEL MON­TI­LLA

La at­mós­fe­ra de Cel­tic Park vol­vió a ser inol­vi­da­ble La afi­ción ver­di­blan­ca em­pu­jó a los su­yos in­clu­so cuan­do per­dían por 0-2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.