Elun­dé­ci­mo no­ro­tar

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA -

No es la pri­me­ra vez que lo es­cri­bo, pe­ro de­seo con fir­me­za re­pe­tir­lo de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va. Un no ro­tun­do a las ro­ta­cio­nes. En­tien­do poco a esos en­tre­na­do­res que man­dan al ban­qui­llo o a la tri­bu­na a fut­bo­lis­tas ti­tu­la­res in­dis­cu­ti­bles pa­ra pro­te­ger­los de no sé qué ma­les. Me di­cen que lo ha­cen pa­ra que los ju­ga­do­res lle­guen bien al tra­mo fi­nal de la tem­po­ra­da. ¡Que ton­te­ría! Cuan­do el Ba­rça de Pep Guar­dio­la ga­nó un co­lo­sal sex­te­to de tí­tu­los en el 2009, in­clui­da aque­lla me­mo­ra­ble fi­nal de Cham­pions ga­na­da al Man­ches­ter Uni­ted por 3 a 1, nos sa­bía­mos el equi­po de me­mo­ria. Y al­gu­nos ju­ga­do­res se per­dían muy po­cos en­cuen­tros. Lo mis­mo su­ce­dió con el gran pri­mer año de Luis En­ri­que. Lo­gró un for­mi­da­ble quin­te­to de seis tí­tu­los po­si­bles, in­clui­da la Cham­pions de 2015 con­tra la Ju­ven­tus (3a 1) en Berlín. Ca­si siempre con los mis­mos. Y en per­fec­ta for­ma.

Es­te cur­so hay de­ma­sia­das ro­ta­cio­nes pa­ra los azul­gra­nas, que lo no­tan, y mu­cho, en el equi­li­brio del equi­po. A es­tas al­tu­ras, a cua­tro pun­tos del Real Ma­drid lí­der, na­die en­tien­de to­da­vía co­mo con­tra el Ala­vés, en el mes de sep­tiem­bre, el cuer­po téc­ni­co bar­ce­lo­nis­ta de­ci­dió en­viar a la tri­bu­na a Ge­rard Pi­qué y a Ser­gi Ro­ber­to pa­ra que pre­sen­cia­ran la de­rro­ta, es­tan­do en ple­na for­ma. Tam­po­co se aca­ba de en­ten­der que ese mis­mo día, en la fo­to del ban­qui­llo, que­da­ran re­tra­ta­dos Inies­ta, Mes­si y Luis Suárez. Cin­co ti­tu­la­res in­dis­cu­ti­bles vien­do el par­ti­do co­mo us­ted y yo.

LAS LE­SIO­NES. No com­par­to en ab­so­lu­to la teo­ría de que hay que do­si­fi­car ro­tan­do. En­tre otras ra­zo­nes, por­que hay cir­cuns­tan­cias que for­man par­te de es­te jue­go y que ayu­dan a des­can­sar a sus pro­ta­go­nis­tas. La pri­me­ra, las le­sio­nes. El Ba­rça ha te­ni­do la ma­la suer­te de perder en es­tos pri­me­ros me­ses ju­ga­do­res que han es­ta­do se­ma­nas en la en­fer­me­ría. Se cal­cu­la que al­re­de­dor de 22 le­sio­nes han apar­ta­do a fut­bo­lis­tas cla­ves de un on­ce de ga­la que só­lo ha coin­ci­di­do un día, con­tra el Atlé­ti­co de Ma­drid. Na­da me­nos que Pi­qué, Jor­di Al­ba, Inies­ta y Mes­si, en­tre otros, han pa­ra­do, y por tan­to des­can­sa­do por cul­pa de las mal­di­tas le­sio­nes. ¿De qué sir­ve ro­tar a Inies­ta si des­pués se le­sio­na? Cuan­do es­té bien, que jue­gue. Ni un mi­nu­to en el ban­qui­llo. ¿De qué sir­ve ro­tar a Pi­qué si des­pués tam­bién se le­sio­na? Cuan­do es­té bien, que jue­gue. Ni un se­gun­do en la tri­bu­na.

...Y LAS TARJETAS. La se­gun­da cues­tión son las tarjetas. La acu­mu­la­ción de ama­ri­llas, o in­clu­so el pe­li­gro de al­gu­na ro­ja, tam­bién ayu­dan a des­can­sar a los ti­tu­la­res. Es el ca­so de Luis Suárez que no pu­do es­tar pre­sen­te con­tra el Má­la­ga por san­ción. Co­mo tam­bién su­ce­de­rá con Ra­ki­tic y Ney­mar en Cham­pions. El cas­ti­go de las tarjetas que les apar­tan del equi­po es, den­tro de la des­gra­cia, una ma­ne­ra de ro­tar más ra­cio­nal. Hay que acep­tar­las y pun­to. Ahí no se pue­de ha­cer na­da. Otra cir­cuns­tan­cia es ver a Jor­di Al­ba y Ra­ki­tic en el ban­qui­llo en el des­di­cha­do Ba­rça 0 Má­la­ga 0. Ese día Luis En­ri­que los pu­do po­ner con to­da li­ber­tad en el on­ce ti­tu­lar.

Es­ta tem­po­ra­da me es­toy ha­cien­do va­rias ve­ces la mis­ma pre­gun­ta. No siempre sé por qué un futbolista no jue­ga. ¿Es por le­sión, es­tá to­ca­do, o es por ro­ta­ción? Co­mo el club no fa­ci­li­ta esa in­for­ma­ción, las du­das son eter­nas. Y an­te esas du­das, por fa­vor que se aca­ben las ro­ta­cio­nes. Los que es­tén al cien por cien, que par­ti­ci­pen

¿De qué sir­ve ro­tar a An­drés Inies­ta si des­pués se le­sio­na? Cuan­do es­té bien, que jue­gue

FO­TO: PEP MO­RA­TA

El ban­qui­llo del día del Ala­vés con Inies­ta, Mes­si y Luis Suárez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.