La Ar­gen­ti­na de Johan Cruyff

El ho­lan­dés es­ta­ba con­ven­ci­do de que ha­bría ga­na­do la fi­nal del Mun­dial de 1978

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - AL­BERT MON­TA­GUT @al­bert­mon­ta­gut

La no­ti­cia de la muer­te de Johan Cruyff, el pa­sa­do 24 de mar­zo, lle­gó a co­no­ci­mien­to de es­te pe­rio­dis­ta mien­tras pa­sea­ba jun­to al cam­po del Club Atlé­ti­co Bo­ca Ju­niors, en Buenos Aires, en una sua­ve ma­ña­na que apun­ta­ba el ini­cio del oto­ño aus­tral. Era un jue­ves y Ar­gen­ti­na llo­ra­ba que un día co­mo aquel, 40 años an­tes, una Jun­ta Mi­li­tar de­rro­có a Ma­ría Es­te­la Mar­tí­nez de Pe­rón y con­vir­tió el país en un in­fierno.

Un sim­ple sms no po­día con­te­ner un men­sa­je más cor­to y des­ga­rra­dor pa­ra un se­gui­dor del nú­me­ro 14. “Cruyff ha fa­lle­ci­do.” El co­lo­ri­do del Ca­mi­ni­to de la Bo­ca de­vino blan­co y ne­gro.

La Bom­bo­ne­ra no al­ber­gó nin­gún par­ti­do del Mun­dial de 1978, pero, co­mo tem­plo glo­bal del fút­bol, era un lu­gar don­de la no­ti­cia de la muer­te de Cruyff ad­qui­ría so­lem­ni­dad. El pe­rio­dis­ta to­có uno de los mu­ros del cam­po del Bo­ca y re­cor­dó la fi­gu­ra del ju­ga­dor.

Ha­cía se­ma­nas que unos po­cos sa­bían que la mar­cha de Cruyff se pre­ci­pi­ta­ría. Pero aquel sms fue ines­pe­ra­do y allí, en aquel lu­gar ale­ja­do, ro­dea­do de tien­das re­ple­tas de me­mo­ra­bi­lia ar­gen­ti­na, con imá­ge­nes por do­quier de Car­los Gar­del, Evi­ta Pe­rón , el Che Gue­va­ra, el Pe­lu­sa Maradona, el Pa­pa Fran­cis­co y Leo Mes­si , la sen­sa­ción de tris­te­za hi­zo pen­sar al pe­rio­dis­ta qué hu­bie­ra pa­sa­do años an­tes si Cruyff hu­bie­ra li­de­ra­do a Ho­lan­da en el Mun­dial ar­gen­tino.

Ho­lan­da, sin Cruyff, ju­gó la pri­me­ra fa­se del Mun­dial del 78 en el es­ta­dio Mal­vi­nas Ar­gen­ti­nas de Men­do­za, don­de se en­fren­tó a Pe­rú, Es­co­cia e Irán. En la se­gun­da fa­se, ju­gó en el Olím­pi­co de Cór­do­ba con­tra Ale­ma­nia y Aus­tria, y en el Mo­nu­men­tal de Buenos Aires an­te Ita­lia.

El Mo­nu­men­tal, es­ta­dio del Ri­ver Pla­te, fue el es­ce­na­rio de la fi­nal Ho­lan­da-Ar­gen­ti­na, que ter­mi­nó con aquel 3-1 a fa­vor de los lo­ca­les. En la fi­nal del Adi­das Tan­go, el Ma­ta­dor Kem­pes, Me­not­ti y los her­ma­nos Van de Kerk­hof, Ar­gen­ti­na ga­nó con jus­ti­cia, aun­que con el dic­ta­dor Vi­de­la en el pal­co.

Cua­tro años an­tes de en­fren­tar­se en aque­lla fi­nal, la na­ran­ja me­cá­ni­ca aplas­tó a Ar­gen­ti­na por un con­tun­den­te 4-0 en el Parks­ta­dion de Gel­ser­kir­chen (Ale­ma­nia Fe­de­ral). Allí sí ju­gó Cruyff, y el ho­lan­dés vo­la­dor ofre­ció un re­ci­tal que se tra­du­jo en dos go­les. Krol y Rep mar­ca­ron los otros dos tan­tos.

¿Qué hu­bie­ra pa­sa­do, pues, si Johan hu­bie­ra ju­ga­do aquel se­gun­do mun­dial?

El pro­pio Johan res­pon­dió a la pre­gun­ta en su li­bro Johan Cruyff 14. La au­to­bio­gra­fía (Pla­ne­ta, 2016).

-“¿Po­dría­mos ha­ber ga­na­do si yo hu­bie­ra es­ta­do allí?”

-“Sin­ce­ra­men­te, creo que tal vez sí”.

Cruyff ex­pli­có en su li­bro que no fue a aque­lla fi­nal por el te­mor de que su fa­mi­lia su­frie­ra un se­cues­tro, y el pe­li­gro la­ten­te de un zarpazo de la de­lin­cuen­cia co­mún evi­tó unas pá­gi­nas do­ra­das en la his­to­ria del fút­bol. En su au­to­bio­gra­fía, un re­la­to en pri­me­ra per­so­na don­de Cruyff in­clu­yó epi­so­dios muy re­le­va­do­res, Maradona for­ma­ba par­te de su on­ce ideal de to­da la his­to­ria, y Leo Mes­si, in­com­pren­si­ble­men­te, que­da ex­clui­do. Un te­ma pa­ra el de­ba­te.

El ju­ga­dor ho­lan­dés sí lle­gó a ju­gar en Ar­gen­ti­na, pero fue mu­cho an­tes del Mun­dial del 78. Lo hi­zo en sep­tiem­bre de 1972. No só­lo ju­gó, sino que mar­có un gol de re­ma­te en plan­cha en la ida de la fi­nal de la Co­pa In­ter­con­ti­nen­tal de Clu­bes con­tra el Club Atlé­ti­co In­de­pen­dien­te en el es­ta­dio de la Do­ble Vi­se­ra, en Ave­lla­ne­da. En la vuelta, el Ajax se con­vir­ti­ría en cam­peón del mun­do al ganar por 3-0.

La no­ti­cia del pre­ma­tu­ro fa­lle­ci­mien­to de Johan, a los 68 años de edad, fue des­ga­rra­do­ra pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes de bar­ce­lo­nis­tas y aja­cieds, seguidores del AFC Ajax, que le ido­la­tra­ron y ja­más le ol­vi­da­rán. Y en­tre mu­chos de los ho­me­na­jes que se le tri­bu­ta­ron, tam­bién tu­vo uno en la Bom­bo­ne­ra del Bo­ca Ju­niors, en Buenos Aires, ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na

La his­to­ria evi­tó que Johan es­cri­bie­ra sus me­jo­res pá­gi­nas en tie­rras aus­tra­les

FO­TO: AM

La Bom­bo­ne­ra del Bo­ca Ju­niors el pa­sa­do 24 de Mar­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.