Ver­gnoux, el crea­dor de cam­peo­nes

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - @gem­mahe­rre­ro Gem­ma HE­RRE­RO

Fré­dé­ric Ver­gnoux (Francia, 1973) tie­ne el to­que de Mi­das, con­vier­te en oro lo que to­ca. Des­de el 2002 has­ta aho­ra, ca­da año, ca­da vez que ha en­tre­na­do a un na­da­dor, ha ga­na­do al me­nos una me­da­lla en un cam­peo­na­to in­ter­na­cio­nal. Su úl­ti­mo éxi­to ha si­do la me­da­lla de oro de Mi­reia Belmonte en los 200 ma­ri­po­sa en Río, la pri­me­ra de una mu­jer pa­ra la na­ta­ción es­pa­ño­la. “¿Si hu­bie­ra ga­na­do Mi­reia sin mí? Si con­tes­to fran­ca­men­te la gen­te va a pen­sar mal de mí, así que te res­pon­do de otra manera: si Mi­reia hu­bie­ra em­pe­za­do con­mi­go en el 2008 en lu­gar de en el 2010 hu­bie­ra si­do cam­peo­na olím­pi­ca ya en en Londres”, ase­gu­ra mien­tras con­tro­la des­de el gim­na­sio del CAR de Sant Cugat los ejer­ci­cios de los ocho na­da­do­res que tie­ne a su car­go. Así de con­ven­ci­do es­tá de que sus mé­to­dos fun­cio­nan un en­tre­na­dor que com­par­te con su pu­pi­la la mis­ma pa­sión y ob­se­sión por la na­ta­ción. Es una cues­tión de quí­mi­ca y, sen­ci­lla­men­te, se han en­con­tra­do el uno al otro.

La pa­sión por la na­ta­ción

Ver­gnoux tam­bién fue na­da­dor y cuan­do se re­ti­ró a los 26 años ya te­nía una li­cen­cia­tu­ra en Edu­ca­ción Fí­si­ca y ha­bía em­pe­za­do a in­tere­sar­se por los se­cre­tos de los en­tre­na­do­res has­ta tal pun­to que, con 27, de­jó su vi­da tran­qui­la con su no­via en París y su em­pleo co­mo téc­ni­co de la Fe­de­ra­ción fran­ce­sa del equi­po ju­nior pa­ra ir­se a vi­vir a Es­ta­dos Uni­dos y po­der apren­der de los me­jo­res. “No te­nía di­ne­ro, dor­mía en el so­fá del ga­ra­je de un amigo jun­to a los co­ches y los pe­rros. No te­nía visa pa­ra po­der tra­ba­jar, es­ta­ba co­mo tu­ris­ta. Una vez via­jé de Or­lan­do a París y sin sa­lir del ae­ro­puer­to re­gre­sé de nue­vo a Or­lan­do pa­ra po­der sellar el pa­sa­por­te y te­ner de nue­vo tres me­ses más”, re­cuer­da.

En Es­ta­dos Uni­dos es­tu­vo dos años, vol­vió a Francia y tra­ba­jó des­pués en Su­dá­fri­ca, en Bie­lo­rru­sia y en Es­co­cia, don­de fue ele­gi­do dos años con­se­cu­ti­vos co­mo el me­jor en­tre­na­dor de Gran Bre­ta­ña. En el 2010 el Club Na­ta­ción Sabadell le con­tra­ta y co­mien­za a en­tre­nar a Mi­reia Belmonte, en el 2013 lo ha­ce la Fe­de­ra­ción es­pa­ño­la. Nun­ca has­ta aho­ra se ha­bía que­da­do seis años en el mis­mo país, con la mis­ma na­da­do­ra: “Y es­to pa­ra mí es un pro­ble­ma y un re­to al mis­mo tiem­po. Pa­ra me­jo­rar hay que sa­lir de la zo­na de con­fort y des­pués de tan­to tiem­po Mi­reia y yo nos co­no­ce­mos a la per­fec­ción. Por eso siem­pre es­toy pen­san­do, es­tu­dian­do, idean­do nue­vos mé­to­dos de en­tre­na­mien­to”.

Bo­xeo, es­quí, ti­rar­se en pa­ra­pen­te y has­ta na­dar con un flo­re­te de es­gri­ma. Las ocu­rren­cias de Fred Ver­gnoux no tie­nen fin. Con su mas­ter en fi­sio­lo­gía y en bio­lo­gía del en­tre­na­mien­to y fir­me de­fen­sor de una es­truc­tu­ra glo­bal lo úl­ti­mo que ha des­cu­bier­to es la nu­tri­ción mo­le­cu­lar. Su equi­po es el mis­mo des­de ha­ce seis años: “Los fi­jos son Ri­chi en la preparación men­tal, Ga­bi y Blan­ca la bio­me­cá­ni­ca, Mó­ni­ca la fi­sio, Mon­tse que es la mé­di­co y Vicky la nu­tri­cio­nis­ta” enu­me­ra, y en­tien­de que la preparación de la na­da­do­ra for­ma par­te de un to­do: “Acu­mu­la­mos da­tos des­de ha­ce seis años y es­ta­mos tra­ba­jan­do mu­cho en el sub­acuá­ti­co, pe­ro Mi­reia no es una má­qui­na y hay que te­ner en cuen­ta tam­bién su evo­lu­ción per­so­nal; que tie­ne 26 años, que tie­ne un no­vio, que es una es­tre­lla, que de­be aten­der a los me­dios, que tie­ne que es­tu­diar, to­do cuen­ta.”

La de­ci­sión de ser cam­peón

“Es­ta tía es­ta lo­ca, me di­jo que iba a ga­nar el oro en Río y lo ha he­cho”, fue lo pri­me­ro que ex­cla­mó Fred Ver­gnoux mien­tras llo­ra­ba ins­tan­tes des­pués de la vic­to­ria de Belmonte. Tres me­ses des­pués ad­mi­te que ha vis­to la ca­rre­ra más de diez ve­ces y si­gue emo­cio­nán­do­se. La cla­se de bes­tia com­pe­ti­ti­va que es Mi­reia en­con­tró en Fred a su pareja ideal: “Es que ser cam­peón es una de­ci­sión. Si yo pre­gun­to a un gru­po de 100 quién quie­re ser cam­peón olím­pi­co to­dos le­van­ta­rán la mano. Si les cuen­to lo que tie­nen que ha­cer la mi­tad la ba­ja­rán. Aquí en el CAR to­dos son de­por­tis­tas de al­to ni­vel, pe­ro muy po­cos son de éli­te por­que cuan­do sa­les de aquí es­tá la di­fe­ren­cia. Mi­reia fue­ra de la pis­ci­na tam­bién res­pi­ra na­ta­ción. Es dor­mir a las diez y no a las on­ce, no co­mer un pas­tel, no be­ber Co­ca-Co­la, mu­chas co­sas. Es­ta dis­ci­pli­na per­so­nal o la apli­cas o no, pe­ro pa­ra ser cam­peón hay que de­ci­dir ser­lo al 100%, si de­ci­des ha­cer­lo al 99,9 te es­ta­rás equi­vo­can­do del to­do. O lo ha­ces o no. Mi­reia lo ha he­cho”.

Ver­gnoux ase­gu­ra que lo su­yo no es só­lo una pro­fe­sión, sino un es­ti­lo de vi­da y se con­si­de­ra muy afor­tu­na­do de po­der vi­vir de su pa­sión: “Yo no es­toy ha­cien­do nin­gún sa­cri­fi­cio, es­to es jus­to lo que quie­ro y tam­bién Mi­reia. En cuan­to vol­vi­mos de Río ya me es­ta­ba pi­dien­do más por­que aún no ha ga­na­do un oro mun­dial y es­te ve­rano en Hun­gría son los cam­peo­na­tos”. La vi­da per­so­nal del téc­ni­co tam­po­co se ha re­sen­ti­do. Ca­sa­do con la ex na­da­do­ra bie­lo­rru­sa Ale­na Pop­chan­ka, cua­tro ve­ces olím­pi­ca que fue cam­peo­na del mun­do, tie­nen una hi­ja de sie­te años: “Yo he pues­to mi tra­ba­jo an­tes y mi mu­jer lo en­tien­de. Du­ran­te el año 16 se­ma­nas es­toy de con­cen­tra­ción en al­tu­ra y hay unas 12 com­pe­ti­cio­nes. Es­to sig­ni­fi­ca que la mi­tad del año es­toy fue­ra de ca­sa. Mi hi­ja na­ció un 9 de no­viem­bre, Mi­reia el 10. De los sie­te cum­plea­ños, sie­te los he pa­sa­do con Mi­reia y nin­guno con mi hi­ja por­que es­toy de con­cen­tra­ción o com­pe­ti­ción, así es nues­tra vi­da”.

El con­tra­to

Hoy se ce­le­bran las elecciones a pre­si­den­cia de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la y el con­tra­to de Ver­gnoux ter­mi­na den­tro de un mes. Aún no ha re­no­va­do, pe­ro pa­re­ce inima­gi­na­ble que no lo ha­ga a pe­sar de que tie­ne ofer­tas eco­nó­mi­ca­men­te muy su­pe­rio­res a la que le pue­da ha­cer la RFEN: “Es que yo no ha­go es­te tra­ba­jo por di­ne­ro, sino que es un pro­yec­to y ya es­ta­mos tra­ba­jan­do en el Mun­dial y en los Jue­gos 2020. Pa­rar aho­ra se­ría un de­sas­tre a to­dos los ni­ve­les, pe­ro es­pe­ra­ré a ver qué me di­cen tras las elecciones”

Han pa­sa­do tres me­ses pe­ro aún se emo­cio­na con el ví­deo del oro olím­pi­co de Belmonte Aún no ha re­no­va­do con la RFEN, pe­ro quie­re se­guir: “Pa­rar se­ría un de­sas­tre”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.