Ha­mil­ton ti­ra de orgullo y Ros­berg de pru­den­cia

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - MOTOR - Javier Al­fa­ro Man­so

“Es­toy in­ten­tan­do cen­trar­me so­la­men­te en que to­da la gen­te de mi al­re­de­dor se sien­ta or­gu­llo­sa de mí”, di­jo Ha­mil­ton en rue­da de pren­sa tras mar­car la po­le nú­me­ro 61 de su ca­rre­ra. Ha­bía avi­sa­do en la pre­via de la ‘qualy’ que ne­ce­si­ta­ba ese pues­to de pri­vi­le­gio en la pa­rri­lla pa­ra man­te­ner sus op­cio­nes de tí­tu­lo, y no falló en su co­me­ti­do, pe­ro a la vez, es cons­cien­te de que los 12 pun­tos de des­ven­ta­ja res­pec­to a Ros­berg, que arran­ca­rá se­gun­do, se­rán de­ma­sia­dos si no su­ce­de na­da ex­tra­ño en la ca­rre­ra. “He lle­ga­do pen­san­do en con­du­cir co­mo lo es­toy ha­cien­do los úl­ti­mos Gran­des Pre­mios y voy a in­ten­tar ren­dir al má­xi­mo. Me sien­to muy bien, lleno de ener­gía y sa­tis­fe­cho en cuan­to al co­che”, aña­dió Le­wis en una mues­tra de se­gu­ri­dad y con­cen­tra­ción.

En es­te sen­ti­do, a Ha­mil­ton le re­cor­da­ron el año 2014, en el que lle­gó a la úl­ti­ma ca­rre­ra de Abu Dha­bi con el tí­tu­lo en jue­go de­bi­do a la pun­tua­ción do­ble, pe­ro en aquel ca­so era él el li­der y Ros­berg el as­pi­ran­te. En­ton­ces, tu­vo cier­tos pro­ble­mas pa­ra con­ci­liar el sue­ño, pe­ro des­car­tó es­ta po­si­bi­li­dad pa­ra la no­che de ayer. “En 2014 no po­día dor­mir por­que du­ran­te el año ha­bía tra­ba­ja­do mu­cho y te­nien­do más vic­to­rias de ca­rre­ra la do­ble pun­tua­ción po­día qui­tar­me el tí­tu­lo y me an­gus­tia­ba, pe­ro lo de ma­ña­na es di­fe­ren­te; es real­men­te lo opues­to a aque­llo”, ex­pli­có Ha­mil­ton.

Por su par­te, Ros­berg se mos­tró muy tranquilo, co­mo aquel que no quie­re de­cir na­da que pue­da per­ju­di­car­le, eva­dién­do­se de una pre­sión que a buen se­gu­ro sien­te da­da la im­por­tan­cia de es­ta de­fi­ni­ti­va ci­ta.” Es­toy or­gu­llo­so de la tem­po­ra­da que he­mos he­cho has­ta aho­ra, se­gu­ra­men­te el me­jor has­ta el mo­men­to, pe­ro to­da­vía que­da una ca­rre­ra y ya ve­re­mos qué pa­sa”, ana­li­zó Ros­berg. Por otra par­te, cues­tio­na­do por la pe­li­gro­si­dad de la sa­li­da, Ni­co tam­po­co qui­so pro­nun­ciar­se en ex­ce­so. “To­do el fin de se­ma­na cuen­ta y el ob­je­ti­vo pa­ra ma­ña­na es sim­ple­men­te ga­nar”, se li­mi­tó a de­cir el ger­mano.

En de­fi­ni­ti­va, tan­to Le­wis co­mo Ni­co ju­ga­ron sus car­tas en la rue­da de pren­sa tal y co­mo ya ha­bían he­cho el vier­nes. Al bri­tá­ni­co no le que­da otra que se­guir cen­tra­do en ga­nar, que es lo que tie­ne que ha­cer, y con­fia­do en que la dio­sa for­tu­na o los otros mo­no­pla­zas de la pa­rri­lla le ayu­den a que Ros­berg que­de más atrás del ter­cer pues­to. Ni­co, por su par­te, lo tie­ne to­do de ca­ra, pe­ro su ex­pe­rien­cia co­mo pi­lo­to le dice que en la Fór­mu­la 1, has­ta el úl­ti­mo mo­men­to to­do pue­de sal­tar por los ai­res. En la me­mo­ria es­tá, por ejem­plo, la úl­ti­ma vuel­ta del GP de Bra­sil de 2008, en la que mien­tras en el box de Fe­rra­ri ce­le­bra­ban un tí­tu­lo de Mas­sa que nun­ca lle­gó a ser tal, Ha­mil­ton ade­lan­tó a Glock pa­ra al­can­zar su pri­mer ce­tro

FO­TO: GETTY

Ni­co Ros­berg y Le­wis Ha­mil­ton ju­ga­ron sus car­tas en la rue­da de pren­sa pos­te­rior a la ca­li­fi­ca­ción del GP de Abu Dha­bi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.