Adiós a Fidel Cas­tro, apa­sio­na­do del béis­bol y ami­go de Ma­ra­do­na

En su man­da­to, Cu­ba con­quis­tó 77 oros en Jue­gos Olím­pi­cos

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Be­go­ña Vi­lla­rru­bia Bar­ce­lo­na

Fidel Cas­tro, fa­lle­ci­do en la ma­dru­ga­da de ayer a los 90 años y lí­der de la Revolución cu­ba­na, tu­vo una es­tre­cha re­la­ción con el de­por­te. Des­de 1959, año en que to­mó el po­der de Cu­ba, el de­por­te olím­pi­co y en es­pe­cial el béis­bol cre­cie­ron en gran me­di­da en el país.

Du­ran­te su man­da­to, Cu­ba con­quis­tó 77 me­da­llas de oro, 65 de pla­ta y 71 de bron­ce. En el bo­xeo des­ta­ca­ron gran­des pú­gi­les co­mo Teó­fi­lo Ste­ven­son, quien ga­nó tres tí­tu­los olím­pi­cos se­gui­dos, mien­tras que en atle­tis­mo des­ta­có Al­ber­to Juan­to­re­na, cam­peón de 400 y 800 me­tros en Mon­treal’76.

El béis­bol era su gran pa­sión. En su épo­ca es­co­lar, Fidel Cas­tro ha­bía si­do ‘pit­cher’ y es­te de­por­te se con­vir­tió en el de­por­te rey de Cu­ba. Fue en Bar­ce­lo­na’92 cuan­do la se­lec­ción cu­ba­na de béis­bol se col­gó la me­da­lla de oro al de­rro­tar a Es­ta­dos Uni­dos. Un año an­tes, en 1991, Cu­ba ha­bía al­ber­ga­do los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos y se le vio apo­yan­do a ca­da atle­ta cu­bano.

Cuan­do se re­no­va­ron las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba, se or­ga­ni­zó un par­ti­do en­tre las Man­ta­rra­yas de Tam­pa Bay y la Se­lec­ción de Cu­ba, en un en­cuen­tro don­de el de­por­te unió a es­tas dos na­cio­nes.

El desai­re a Muham­mad Ali

Uno de los días más re­cor­da­dos fue cuan­do Fidel re­ci­bió, en 1996 en Cu­ba, a la le­yen­da del bo­xeo Muham­mad Ali, en un via­je or­ga­ni­za­do por la Cruz Ro­ja. Re­sul­tó ser uno más de los co­no­ci­dos des­plan­tes de Fidel a per­so­na­jes co­no­ci­dos. Se­gún el re­la­to, que apa­re­ció pu­bli­ca­do en la re­vis­ta ‘Es­qui­re’ de Es­ta­dos Uni­dos, Cas­tro hi­zo es­pe­rar a Ali unos 30 mi­nu­tos en una sa­la de re­cep­ción del de­no­mi­na­do Pa­la­cio de la Revolución, sa­bien­do que el tres ve­ces cam­peón es­ta­dou­ni­den­se de los pe­sos pe­sa­dos pa­de­cía Par­kin­son y que sus ma­nos tem­bla­ban in­con­tro­la­ble­men­te a sus 56 años.

Muy co­no­ci­da es su es­tre­cha amis­tad con Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na. Fidel ado­ra­ba el fút­bol y Die­go com­par­tía idea­les po­lí­ti­cos con el lí­der cu­bano. Has­ta lle­va­ba un ta­tua­je con su ima­gen en la pier­na iz­quier­da.

Cas­tro alar­dea­ba de su amis­tad con uno de los de­por­tis­tas más in­flu­yen­tes de to­dos los tiem­pos y el as­tro ar­gen­tino se de­jó ver en va­rias oca­sio­nes por Cu­ba, la pri­me­ra vez en 1987. Ahí em­pe­zó a in­ten­si­fi­car­se la amis­tad en­tre am­bos. En va­rias de sus vi­si­tas a la is­la, el ar­gen­tino le re­ga­ló va­rias ca­mi­se­tas, en­tre ellas la de su de­but con Ne­well’s Old Boys o la al­bi­ce­les­te con el dor­sal 10 y su fir­ma de­di­ca­da. Pre­ci­sa­men­te en Cu­ba, Ma­ra­do­na fue aten­di­do de su adic­ción a las dro­gas. En 2005, en­tre­vis­tó a Fidel pa­ra una de las emi­sio­nes de su pro­gra­ma ‘La No­che del 10’ en la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na.

Ma­ra­do­na se emo­cio­nó ayer des­de Za­greb, don­de es­tá pre­sen­cian­do la fi­nal de la Co­pa Da­vis, tras cu­ya con­clu­sión via­ja­rá a Cu­ba pa­ra asis­tir al fu­ne­ral “de mi ami­go. Era co­mo otro pa­pá pa­ra mí”, di­jo en­tre so­llo­zos a un ca­nal ar­gen­tino de te­le­vi­sión

El as­tro ar­gen­tino llo­ró ayer la pér­di­da de su ami­go. “Era co­mo un pa­pá pa­ra mí”

Fidel Cas­tro, con la ca­mi­se­ta de la se­lec­ción cu­ba­na de béis­bol. Su her­mano anun­ció ayer su muer­te a los 90 años de edad

En­tre­vis­ta En ‘La No­che del 10’ de la TV ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.