El Atle­ti sen­ten­cia la ci­ta en un mi­nu­to Griez­mann: “Ja­más iré al Real Ma­drid”

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - FÚTBOL - Che­ma G. Fuen­te Ma­drid

Diego Pablo Si­meo­ne es un téc­ni­co de ci­men­tar ba­ses só­li­das des­de las que cre­cer. Fue lo pri­me­ro que hi­zo ha­ce ca­si cin­co lar­gos años de éxi­tos. En­ton­ces, su pri­me­ra me­di­da fue la de ase­gu­rar la za­ga, for­ta­le­cer el fun­cio­na­mien­to de­fen­si­vo, no en­ca­jar pa­ra pos­te­rior­men­te, ir cre­cien­do en la fa­ce­ta ofen­si­va. Le sa­lió bien. Un equi­po des­qui­cia­do y lleno de du­das co­mo el que sal­tó a La Ro­sa­le­da, se cen­tró so­bre to­do en no re­ci­bir gol, en su­mar, aun­que fue­se un so­lo pun­to. No se de­jó ver mu­cho por la por­te­ría con­tra­ria pe­ro eso era lo de me­nos, lo esen­cial era re­ge­ne­rar aními­ca­men­te al equi­po.

Por eso, en es­te mo­men­to de du­das exis­ten­cia­les, tras las de­rro­tas an­te la Real So­cie­dad y so­bre to­do la del Real Ma­drid, el Cho­lo no se vol­vió lo­co, bus­có la ‘se­gu­ri­dad’. En es­te ca­so la ‘se­gu­ri­dad’ de lo co­no­ci­do, de lo que tan­to él co­mo los fut­bo­lis­tas sa­bían que fun­cio­na­ba. Tia­go al me­dio, Gi­mé­nez atrás en la de­fen­sa. In­gre­dien­tes que du­ran­te el cur­so pa­sa­do fun­cio­na­ron y que es­te pa­sa­do miér­co­les le sir­vie­ron al Atlé­ti­co pa­ra ven­cer al PSV y “re­cu­pe­rar sen­sa­cio­nes” .

Y por lo vis­to en es­tos dos par­ti­dos, el asun­to de que Ko­ke acom­pa­ñe a Ga­bi en el ti­món ten­drá que es­pe­rar. Lo que ur­ge es su­mar, ga­nar y ahí la fór­mu­la de es­tos dos úl­ti­mos par­ti­dos es la que pa­re­ce que fun­cio­na me­jor pa­ra ello. El lu­so le dio al equi­po el equi­li­brio ne­ce­sa­rio y el Atlé­ti­co se lle­vó un par­ti­do que se le pu­do ha­ber tor­ci­do mu­cho. Un nue­vo pa­so en esa re­cu­pe­ra­ción que va len­ta pe­ro que mar­cha. Só­lo un re­cor­da­to­rio. El Atlé­ti­co de la tem­po­ra­da pa­sa­da tam­bién atra­ve­só una cri­sis a es­tas al­tu­ras del cur­so, qui­zás un po­co an­tes, y pe­leó el tí­tu­lo has­ta la pe­núl­ti­ma jor­na­da y se me­tió en la fi­nal de la Cham­pions. Pues eso.

Ga­mei­ro tu­vo la pri­me­ra, cla­rí­si­ma, a bo­ca­ja­rro, en el pri­mer mi­nu­to. El ga­lo cons­ta­ta que fa­lla lo más fá­cil y mar­ca lo más di­fí­cil. Si­meo­ne se re­vol­vía en el ban­qui­llo, sa­be­dor de que mar­car pron­to ter­mi­na con to­do ti­po de re­sis­ten­cia y evi­ta ac­ci­den­tes co­mo el que pu­do ocu­rrir. A los 13’ mi­nu­tos Gi­mé­nez em­pu­jó de for­ma in­fan­til a Ko­dro y le pi­ta­ron pe­nal­ti. En­tre los que son y los que no son, el uru­gua­yo tie­ne una ten­den­cia de­ma­sia­do alar­man­te a re­ga­lar pe­nas má­xi­mas al ri­val. Lo hi­zo en Mu­nich el año pa­sa­do, al ini­cio de cur­so en Eind­ho­ven (és­te no era) y de nue­vo en Pamplona. En las tres oca­sio­nes Oblak sal­vó el asun­to con tres pa­ra­das. Ver pa­ra creer.

El Atlé­ti­co vol­vió a te­ner una de esas en las que a Si­meo­ne se le lle­van los de­mo­nios. Griez­mann ro­ba­ba en el cen­tro del cam­po, sa­lía co­mo un ti­ro, se la de­ja­ba a un Co­rrea que se plan­ta­ba so­lo an­te Nau­zet. El me­ta ro­ji­llo le pa­ra­ba el ba­lón con la pier­na. Fue el es­po­le­ta­zo de­fi­ni­ti­vo pa­ra que el equi­po ro­ji­blan­co des­per­ta­se. Lo hi­zo a ba­lón pa­ra­do, otro sín­to­ma de cla­ra me­jo­ría. Una de las cla­ves de es­te equi­po ha si­do siem­pre su maes­tría en la pi­za­rra. Sa­que de es­qui­na pa­ra que Go­dín mar­ca­se.

Dos mi­nu­tos de lo­cu­ra pa­ra que el Atlé­ti­co ce­rra­se prác­ti­ca­men­te el par­ti­do. Pa­se bom­bea­do de un Ga­mei­ro que lee co­mo na­die los es­pa­cios, y el fran­cés fu­si­la­ba por ba­jo a Nau­zet pa­ra po­ner el 0-2 . En­tre uno y otro gol ape­nas un mi­nu­to y 23 se­gun­dos. Su­fi­cien­te pa­ra sen­ten­ciar el par­ti­do por­que en la se­gun­da par­te no pa­só gran co­sa, bueno sí que Ma­teu Lahoz se zam­pó dos pe­nal­tis pe­ro es­tos cla­ro no eran en con­tra del Atlé­ti­co. El pri­me­ro, cla­mo­ro­so de verdad, una mano de Oier ti­po por­te­ro de balonmano y otra al­go más dis­cu­ti­ble pe­ro tam­bién pe­nal­ti, mano de otro de­fen­sa na­va­rro.El Atlé­ti­co su­je­tó el par­ti­do, con los cam­bios del Cho­lo, que me­tió a Saúl y Tho­mas pa­ra hi­per­po­blar la me­du­lar y evi­tar lle­var­se un sus­to. Osa­su­na dio lo que tu­vo, al­gún dis­pa­ro de lar­ga dis­tan­cia, pe­ro po­co más. Ca­rras­co dio el zar­pa­zo de­fi­ni­ti­vo con una con­tra que sol­ven­tó con un nue­vo la­ti­ga­zo

Los col­cho­ne­ros re­sol­vie­ron en la pri­me­ra par­te an­te un cua­dro ro­ji­llo sin pe­ga­da

FO­TO: EFE

Ga­mei­ro y Co­rrea, ce­le­bran­do el gol del fran­cés Si­meo­ne vol­vió a los orí­ge­nes y su equi­po rom­pió la ma­la ra­cha y se en­chu­fa arri­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.