CAM­BIO RA­DI­CAL

Los mo­no­pla­zas y neu­má­ti­cos de 2017 se­rán mu­cho más an­chos para au­men­tar la ve­lo­ci­dad en cur­va El cam­bio de la nor­ma­ti­va de mo­to­res quie­re aca­bar con la su­pe­rio­ri­dad aplas­tan­te de Mer­ce­des

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - MOTORF1 - Fa­bio Mar­chi

La tem­po­ra­da de F1 de 2016 ba­jó el te­lón con un apa­sio­nan­te GP de Abu Dhabi, pe­ro pi­lo­tos y equi­pos lle­van ya tiem­po cen­tra­dos en la re­vo­lu­ción de 2017, el pro­fun­do cam­bio de re­gla­men­to téc­ni­co que re­quie­re un gran es­fuer­zo y que no de­ja­rá des­can­sar a na­die has­ta que co­mien­ce la nue­va tem­po­ra­da. Un cam­bio de re­glas siem­pre pue­de dar lu­gar a un nue­vo re­par­to de car­tas y a que unos equi­pos suban y otros ba­jen. Son mu­chos los que creen que ello pue­de po­ner fin a es­tos años de do­mi­nio Mer­ce­des, un con­trol to­tal de la F1 ba­sa­do en el me­jor mo­tor. Pe­ro en 2017 la ae­ro­di­ná­mi­ca vol­ve­rá a to­mar pro­ta­go­nis­mo y las re­glas han si­do ins­pi­ra­das por el mis­mí­si­mo Adrian Ne­wey, es de­cir Red Bull.

Las nue­vas nor­mas bus­can un mo­no­pla­za mu­cho más rá­pi­do, con el mis­mo mo­tor. Se au­men­ta la ‘down for­ce’, el apo­yo ae­ro­di­ná­mi­co, pe­ro bá­si­ca­men­te gra­cias al ‘efec­to sue­lo’, con un di­fu­sor ma­yor al ac­tual y un fon­do plano más an­cho; los co­ches po­drán me­dir aho­ra dos me­tros de an­chu­ra de ca­rro­ce­ría. El ala de­lan­te­ra en teo­ría pier­de al­go de im­por­tan­cia, pe­ro re­sul­ta­rá co­mo siem­pre vi­tal para ca­na­li­zar el ai­re ha­cia el di­fu­sor y tam­bién para las tur­bu­len­cias ge­ne­ra­das por las rue­das de­lan­te­ras. El ale­rón tra­se­ro se­rá más an­cho y ba­jo. Y las rue­das cre­cen de for­ma sus­tan­cial para po­ten­ciar el aga­rre me­cá­ni­co en las cur­vas y me­jo­rar a su vez la mo­tri­ci­dad.

Se es­pe­cu­la que to­do ello po­dría ha­cer que los pi­lo­tos ga­na­ran unos 4 o 5 se­gun­dos por vuel­ta, aun­que el di­rec­tor téc­ni­co de Wi­lliams, Pat Sy­monds, in­di­ca­ra que los mo­no­pla­zas no se­rán tan ve­lo­ces. La pre­gun­ta es si és­te es el cam­bio que real­men­te ne­ce­si­ta la F1 para au­men­tar su es­pec­ta­cu­la­ri­dad. Los co­ches ocu­pa­rán ma­yor par­te de la pis­ta, en rec­ta se­rán más len­tos, pe­ro con un pa­so por cur­va in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior. La distancia de fre­na­da se re­du­ci­rá, lo que pro­vo­ca­rá que los ade­lan­ta­mien­tos se com­pli­quen, al­go que po­dría ir en con­tra del ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la nue­va nor­ma­ti­va.

Otra de las du­das re­si­de en la anun­cia­da “igualdad de mo­to­res” por la di­fi­cul­tad de con­tro­lar el gas­to de las fá­bri­cas pe­se a la re­duc­ción del cos­te de ma­nu­ten­ción de los pro­pul­so­res, que se­rán más rui­do­sos. Los cua­tro su­mi­nis­tra­do­res ga­ran­ti­za­rán un pro­pul­sor a cual­quier equi­po que lo desee siem­pre que pue­da per­mi­tír­se­lo eco­nó­mi­ca­men­te, y tra­ba­jan en uni­da­des de po­ten­cia que ten­gan en­tre ellas una di­fe­ren­cia in­fe­rior por vuel­ta al 2%. Ade­más, se eli­mi­na el sis­te­ma de to­kens que tan­tos do­lo­res de ca­be­za ha da­do a Hon­da des­de 2015, y se au­men­ta el pe­so de ga­so­li­na por GP en un 5%para ir a fon­do más tiem­po

FO­TO: EFE

To­dos quie­ren dar ca­za a Mer­ce­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.