El fe­nó­meno Ma­ra­do­na

La apa­ri­ción de ‘El Pe­lu­sa’ en los pro­gra­mas de de­por­te es siem­pre la­men­ta­ble

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PROGRAMACIÓN -

Hay una ti­ra có­mi­ca del sen­sa­cio­nal hu­mo­ris­ta gráfico Li­niers (pseu­dó­ni­mo de Ricardo Si­ri) don­de unos pe­rio­dis­tas son en­tre­vis­ta­dos para con­se­guir un lu­gar de tra­ba­jo. Les pre­gun­tan por qué quie­ren ese tra­ba­jo y to­dos ape­lan a gran­des cau­sas. El úl­ti­mo, sin­ce­ro, ex­pli­ca qué es lo que más le mo­ti­va: “¡Yo quie­ro de­cir en qué an­da Ma­ra­do­na y mos­trar ví­deos de You­tu­be!”. Y el je­fe ex­cla­ma: “¡Está con­tra­ta­do!”.

Por el ar­gu­men­to de la ti­ra có­mi­ca se in­tu­ye que lo que de­bió ins­pi­rar a Li­niers fue ob­ser­var las cons­tan­tes es­ce­nas la­men­ta­bles de Ma­ra­do­na que apa­re­cen en cual­quier pro­gra­ma. Es­te fin de semana, otra vez. En va­rios es­pa­cios in­for­ma­ti­vos nos en­se­ña­ban las imá­ge­nes de un Ma­ra­do­na ex­ce­si­vo y fue­ra de sí, in­sul­tan­do y más tar­de bai­lan­do en la gra­da, mien­tras se­guía en di­rec­to la Co­pa Davis en­tre Argentina y Croa­cia. El fe­nó­meno te­le­vi­si­vo de Ma­ra­do­na ha ido más allá del fút­bol y ha de­ge­ne­ra­do en la sim­ple ob­ser­va­ción mor­bo­sa y de­gra­da­da del per­so­na­je. Ca­da nue­va apa­ri­ción im­pli­ca ver­le fue­ra de sí, ope­ra­do de ci­ru­gía es­té­ti­ca de ma­ne­ra in­quie­tan­te, en es­ta­do de có­le­ra, pe­leán­do­se con su pa­re­ja, gri­tan­do a las cá­ma­ras, ame­na­zan­do a pe­rio­dis­tas, atro­pe­llan­do a gen­te...

Para las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes (e in­clu­so ya no tan jó­ve­nes) Ma­ra­do­na es só­lo un ser ex­tra­va­gan­te, es­tra­fa­la­rio, mal­edu­ca­do y vul­gar. Es una es­pe­cie de Wally que va apa­re­cien­do en los in­for­ma­ti­vos, en me­dio de cual­quier acon­te­ci­mien­to. Un ser pin­to­res­co que sin ra­zón apa­ren­te siem­pre con­si­gue sus se­gun­dos de glo­ria o la men­ción es­pe­cial de los co­men­ta­ris­tas en la na­rra­ción de un even­to. Es una es­pe­cie de bu­fón te­le­vi­si­vo ca­da vez más ale­ja­do del pa­sa­do que lo en­cum­bró. Pro­gre­si­va­men­te se van per­dien­do los re­fe­ren­tes fut­bo­lís­ti­cos y que­dan só­lo los más pa­té­ti­cos. Ve­re­mos, el día que Ma­ra­do­na fal­te, cuál se­rá el re­tra­to fi­nal me­diá­ti­co que con­si­guen ha­cer del crack fut­bo­lís­ti­co y qué fa­ce­ta se­rá la que más pe­se. Lo peor es que ca­da vez que te en­se­ñan a es­te Ma­ra­do­na des­en­ca­ja­do tie­nes la sen­sa­ción que es­tás sien­do tes­ti­go de una trá­gi­ca cuen­ta atrás del per­so­na­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.