De la des­pen­sa, a la me­sa

El fút­bol del Bar­ce­lo­na, de ex­qui­si­ta ela­bo­ra­ción, más pa­re­ce hoy pu­ro ‘Fast Food’. Una nue­va car­ta de tem­po­ra­da que se cri­ti­ca por­que no se ha­ce bien

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PROGRAMACIÓN -

La una­ni­mi­dad pe­rio­dís­ti­ca con la que se ha ana­li­za­do el em­pa­te de Anoe­ta, no so­lo coin­ci­de con las con­clu­sio­nes de los pro­ta­go­nis­tas sino que, aca­so por primera vez, pue­de que el ves­tua­rio ha­ya si­do más con­tun­den­te que los me­dios.

Ge­rard Pi­qué, a pie de cam­po, ha­bló de po­ca ac­ti­tud en el par­ti­do que el Ba­rça afron­tó con un fút­bol in­ca­paz de mul­ti­pli­car las po­si­bi­li­da­des de re­va­li­dar el tí­tu­lo. Luis En­ri­que, apa­ren­te­men­te se­reno en la sa­la de pren­sa, ad­mi­tió la in­fi­ni­ta su­pe­rio­ri­dad de la Real y ca­li­fi­có co­mo mi­la­gro­so el em­pa­te fi­nal.

El en­tre­na­dor, po­co más o me­nos, di­jo lo mis­mo que el cen­tral pe­ro no le gus­tó que Pi­qué lo hu­bie­ra di­cho pri­me­ro y, ade­más, lo di­je­ra en pú­bli­co y en ca­lien­te. Co­mo si la in­me­dia­tez res­ta­ra lu­ci­dez al acer­ta­do aná­li­sis de Ge­rard para quien, ade­más, los seis puntos de ventaja con los que el Madrid lle­ga­rá al Camp Nou son el me­nor de los pro­ble­mas que tie­ne el Ba­rça. Y en eso tie­ne más ra­zón que en lo otro. En lo ac­ti­tud. El pro­ble­ma im­por­tan­te, la cues­tión de fon­do es el jue­go. Y no es una ca­ren­cia de­tec­ta­da en San Se­bas­tián. Vie­ne de le­jos.

El Ba­rça, que co­ci­na­ba el fút­bol en el cen­tro del cam­po, ha pa­sa­do de la ela­bo­ra­ción ex­qui­si­ta y so­fis­ti­ca­da en los me­jo­res fo­go­nes al ‘Fast Food’. De la des­pen­sa, a la me­sa. Una con­fec­ción tan rá­pi­da que, prác­ti­ca­men­te, se sal­ta la co­ci­na de don­de sa­lían los pla­tos más ce­le­bra­dos del mer­ca­do. Y eso, cam­biar la car­ta de tem­po­ra­da, es una de­ci­sión del chef as­tu­riano. Una nue­va pro­pues­ta del me­nú blau­gra­na, ab­so­lu­ta­men­te res­pe­ta­ble. Pe­ro de­be es­tar bien he­cha. Y no lo está. El con­tra­gol­pe, que iba a ser un re­cur­so más en el am­plí­si­mo re­por­to­rio del equi­po, es mu­chas ve­ces la úni­ca pro­pues­ta. O la que más se bus­ca.

El Ba­rça lle­va me­ses per­dien­do el con­trol y la pau­sa. Le cues­ta tra­ba­jo, mu­chí­si­mo tra­ba­jo, ha­cer lo que me­jor sa­bía ha­cer: em­pe­zar bien la fa­se de cons­truc­ción del jue­go para en­con­trar com­pa­ñe­ros y es­pa­cios. Y se ha­cía sin pri­sa, pe­ro sin pau­sa para, pre­ci­sa­men­te por eso, aca­bar en­con­trán­do­los (ca­si) siem­pre. Ba­ja tam­bién el in­di­ce de intensidad en los due­los in­di­vi­dua­les. Ba­lón di­vi­di­do, ba­lón per­di­do. El equi­po, que en vez de or­de­na­do y jun­to jue­ga des­or­de­na­do y dis­per­so, no se re­com­po­ne so­lo a ba­se de ac­ti­tud. De ac­ti­tud in­di­vi­dual. La cues­tión es co­lec­ti­va. De­ci­dir si se va a ser­vir car­ne o pes­ca­do y, una vez de­ci­di­do, ha­cer bien la re­ce­ta

FO­TO: PE­RE PUNTÍ

Mes­si ca­si siem­pre es­tu­vo ro­dea­do de jugadores de la Real So­cie­dad en Anoe­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.