Sí, Ge­rard, sí: fa­lló la ac­ti­tud

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - Do­mè­nec GAR­CÍA

La per­cep­ción de Ge­rard Pi­qué tras el encuentro de Anoe­ta (que ma­ti­zó a las po­cas ho­ras) fue tan cla­ra y con­tun­den­te co­mo acer­ta­da: no hu­bo ac­ti­tud po­si­ti­va entre los ju­ga­do­res. ¿Por qué? In­com­pren­si­ble, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta có­mo se lu­chó has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to en Va­len­cia, Se­vi­lla y Glas­gow, por ci­tar tres ejem­plos. El par­ti­do, el peor sin du­da de la épo­ca de Luis En­ri­que, nos re­cor­dó los tiem­pos de Se­rra Fe­rrer, quin­ce años ha, cuan­do el equi­po era una nu­li­dad, lle­gó a ser no­veno a es­tas al­tu­ras de Li­ga, aca­bó cuar­to (con Re­xach en el ban­qui­llo) y fue a la Cham­pions gra­cias a un ‘mi­la­gro’ (léa­se, chi­le­na asom­bro­sa) de Ri­val­do ‘in ex­tre­mis’.

Pre­gun­ta­mos, ¿cuán­tos uno con­tra uno ga­na­ron los azul­gra­na en Anoe­ta? ¿En cuán­tos sa­ques en lar­go de los me­tas se an­ti­ci­pa­ron al ri­val? ¿Y la pre­sión? El ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co de esa au­sen­cia de la fra­gi­li­dad azul­gra­na fue­ron los dos dis­pa­ros al pa­lo de Ve­la yel gol de Mes­si. Ve­la pu­do en am­bos ca­sos pre­pa­rar el ba­lón con co­mo­di­dad y sin opo­si­ción. Mes­si mar­có el gol del Ba­rça, sí, pe­ro pe­se a que has­ta tres ju­ga­do­res de la Real tra­ta­ron de im­pe­dir­lo lan­zán­do­se so­bre su tra­yec­to­ria con fuer­za y de­ci­sión, aun­que sin éxi­to.

Eu­se­bio ga­nó, ade­más, la par­ti­da tác­ti­ca en dos as­pec­tos: te­ner un cen­tro­cam­pis­ta más, lo que le dio una im­por­tan­te su­pe­rio­ri­dad (de­bi­do a las ga­nas que pu­sie­ron sus ju­ga­do­res fren­te a la apa­tía de los azul­gra­na) en la zo­na de crea­ción, y la in­hi­bi­ción de sus de­lan­te­ros en el mo­men­to de ayu­dar al equi­po en esa zo­na. Y es que el tri­den­te, en un par­ti­do co­mo el que nos ocu­pa, no pue­de ni de­be ser in­to­ca­ble. Aun­que no ca­be per­so­na­li­zar, por­que fue to­do el equi­po el que fra­ca­só, Suá­rez hi­zo mé­ri­tos pa­ra ser sus­ti­tui­do por un me­dio, que era lo que el equi­po ne­ce­si­ta­ba. El Ba­rça, pe­se a to­do, aún de­pen­de de sí mis­mo pa­ra ga­nar­lo to­do. Pe­ro el cré­di­to se ago­ta. An­te el Real pue­de re­di­mir­se de su in­com­pren­si­ble (por no de­cir ver­gon­zo­so) par­ti­do de Anoe­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.