El se­cre­to de Del Po­tro

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Begoña Vi­lla­rru­bia

Ar­gen­ti­na re­ci­bió ayer co­mo hé­roes al equi­po que con­quis­tó la Co­pa Da­vis an­te Croa­cia (2-3), Con Juan Mar­tín Del Po­tro a la ca­be­za. El ex nº 4 mun­dial co­men­zó la tem­po­ra­da en el pues­to 1.042 del ran­king y ne­ce­si­ta­ba ‘wild cards’ pa­ra ju­gar en tor­neos ATP. Ha­bía su­fri­do tres ope­ra­cio­nes en la mu­ñe­ca cuan­do vi­vía su me­jor mo­men­to. ‘Del­po’ es­tu­vo a pun­to de ti­rar la toa­lla, pe­ro de­ci­dió se­guir ade­lan­te y aho­ra es el ído­lo in­dis­cu­ti­ble de Ar­gen­ti­na.

Su his­to­ria ha con­mo­vi­do al país y al mun­do. El pro­pio Ra­fa Na­dal ase­gu­ra que es un ejem­plo a se­guir. “El ni­vel que tie­ne no ha­ce fal­ta que lo de­mues­tre. To­do el mun­do sa­be que, si él es­tá sano, es de los me­jo­res del mun­do, sin nin­gu­na du­da”, afir­mó el ba­lear.

Un ejem­plo de su­pera­ción

Des­de Ar­gen­ti­na se es­tá vi­vien­do el ‘boom Del Po­tro’ co­mo el me­jor ejem­plo de su­pera­ción. El dia­rio ‘Cla­rín’ pu­bli­có que fue el ki­ne­sió­lo­go Die­go Ro­drí­guez, en­car­ga­do de tra­tar al te­nis­ta en es­ta úl­ti­ma eta­pa, quien le con­ven­ció de que no se re­ti­ra­se cuan­do sus fuer­zas pa­re­cían aban­do­nar­le.

Die­go fue quien le qui­tó el do­lor en la mu­ñe­ca pa­ra po­der ju­gar la Co­pa Da­vis y quien le dio la fuer­za men­tal que ne­ce­si­ta­ba, aun­que él pre­fie­re dar to­do el mé­ri­to al te­nis­ta. “No soy yo, es él. Es fru­to de un tra­ba­jo en equi­po ba­sa­do en la con­fian­za, la hu­mil­dad, el per­fil ba­jo y el con­cen­trar­se to­dos en el pro­ce­so y no tan­to en los re­sul­ta­dos. La su­ma de to­do eso, más el ta­len­to enor­me de es­tos ju­ga­do­res que son los me­jo­res del mun­do, ha he­cho que se al­can­za­ra un lo­gro tan im­por­tan­te que tras­cien­de el de­por­te y se con­vier­te en un ejem­plo de tra­ba­jo. Y si pu­dié­ra­mos apli­car­lo a to­dos nues­tros ám­bi­tos de vi­da, al­can­za­ría­mos mu­chos otros triun­fos si­mi­la- res”, afir­ma. Die­go Ro­drí­guez fue el ki­ne­sió­lo­go de Da­vid Nal­ban­dian du­ran­te diez años y de Jo­sé Aca­su­so. “Juan acep­tó cam­bios en la me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo. Fui­mos tra­ba­jan­do prio­ri­da­des: pri­me­ro, sa­car el do­lor de la mano, por­que le cos­ta­ba mu­cho pe­gar de re­vés; lue­go, tra­ba­jar to­do su estado fí­si­co y lle­gar a fin de año en con­di­cio­nes de en­fren­tar­se a un nú­me­ro uno. ¿Aho­ra? ¡A dis­fru­tar! El al­to rit­mo de es­ta actividad no nos lo per­mi­te ca­si nun­ca. Así que aho­ra va­mos a des­can­sar y lue­go ana­li­za­re­mos los ob­je­ti­vos pa­ra 2017. Aun­que va a ser muy di­fí­cil igua­lar es­te fi­nal de 2016”, apun­ta Ro­drí­guez

FO­TO: EFE

Del Po­tro ayer en el ca­lu­ro­so re­ci­bi­mien­to que le brin­dó la afi­ción en Bue­nos Ai­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.