Mes­si y la ‘Post-ver­dad’

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - MI­GUEL RI­CO

El Ox­ford En­glish Dic­tio­nary es la má­xi­ma re­fe­ren­cia de la len­gua in­gle­sa y aca­ba de se­lec­cio­nar ‘Post Truth’ co­mo pa­la­bra del año. La de­fi­ni­ción de Pos­ver­dad (o Post-ver­dad) asu­mi­ría co­mo inequí­vo­ca­men­te cier­to que en la co­mu­ni­ca­ción (esen­cial­men­te po­lí­ti­ca) la ver­dad ya no es im­por­tan­te. Vea­mos lo di­ce Ox­ford de Post-Truth: “Re­la­ti­vo a, o de­no­tan­do cir­cuns­tan­cias en las que he­chos ob­je­ti­vos son me­nos in­flu­yen­tes en la for­ma­ción de la opi­nión pú­bli­ca, que ape­lar a la emo­ción o las creen­cias per­so­na­les”. Es de­cir, que co­sas apa­ren­te­men­te cier­tas aca­ban sien­do más ver­dad que las que son la pu­ra ver­dad.

La for­ma rús­ti­ca de ver es­to por par­te del aba­jo fir­man­te es que la men­ti­ra ven­de y cua­ja más, mu­cha más, que la ver­dad. Al­go que se sa­be de to­da la vi­da pe­ro que aho­ra, y es­to es lo no­ve­do­so, es que ya es ofi­cial, por­que ex­per­tos en la ma­te­ria lo han de­mos­tra­do a tra­vés de ma­ni­fes­ta­cio­nes ver­ti­das du­ran­te el ‘Bre­xit’ in­glés y en las elec­cio­nes a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, bá­si­ca­men­te, en la vic­to­rio­sa cam­pa­ña de Do­nald Trump.

Si aban­do­na­mos la éli­te de la de­fi­ni­ción y ba­ja­mos - des­cen­de­mos en tér­mi­nos de­por­ti­vos - el ni­vel a nues­tro ám­bi­to, la evi­den­cia es ma­ni­fies­ta y cons­tan­te. Hay mil ejem­plos, pe­ro uti­li­ce­mos uno re­cien­te. Se ha da­do por cier­to,a ba­se de re­pe­tir­lo mi­llo­nes de ve­ces has­ta que ya pa­rez­ca in­cues­tio­na­ble, que el PSG quie­re fi­char a to­da cos­ta a Leo y que Pa­trick Klui­vert , su Di­rec­tor De­por­ti­vo, ya ha man­te­ni­do reunio­nes al res­pec­to con Jorge Mes­si. Y, sin­ce­ra­men­te, uno no sa­be iden­ti­fi­car el ver­da­de­ro ori­gen de la ‘no­ti­cia’ pe­ro re­sul­ta in­du­da­ble la ren­ta­bi­li­dad del im­pac­to mun­dial con­se­gui­do y los mi­llo­nes de clicks que ha ge­ne­ra­do esa in­for­ma­ción. A los pio­ne­ros y a quie­nes han se­gui­do el hi­lo.

El des­men­ti­do, por con­tra, de la fa­mi­lia Mes­si no ha te­ni­do la mis­ma vi­si­bi­li­dad. Ayer mis­mo vol­vían a de­cir­nos que Jorge no co­no­cea Klui­vert ni le ha vis­to en su vi­da, pe­ro la ver­dad ha ca­du­ca­do aho­ga­da en otra ria­da de clicks ori­gi­na­da des­de la por­ta­da del Co­rrie­re de­llo Sport don­de apa­re­ce un se­ñor, Mar­co Tron­chet­ti, ha te­ni­do un sue­ño mul­ti­mi­llo­na­rio pro­pio de la gran­de­za de su em­pre­sa, la Pi­re­lli. Y lo ex­pli­ca. Quie­re lle­var­se

Lo apa­ren­te­men­te ver­dad se da co­mo más cier­to que lo que real­men­te es la pu­ra ver­dad

a Mes­si al In­ter. No im­por­ta que Leo ha­ya di­cho siem­pre que quie­re re­ti­rar­se en el Ba­rça. No im­por­ta que el Ba­rça ad­mi­ta que ha­rá lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra que el me­jor ju­ga­dor del mun­do em­pie­ce y aca­be su ca­rre­ra en el Camp Nou. Lo que im­por­ta es la in­quie­tud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.