El Cha­pe­co­en­se po­dría de­man­dar a la com­pa­ñía

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - FÚTBOL - Re­dac­ción

La tra­ge­dia que su­frió el lu­nes el Cha­pe­co­en­se ha pues­to en en­tre­di­cho el fun­cio­na­mien­to de la com­pa­ñía La­Mia, pe­que­ña ae­ro­lí­nea fun­da­da en 2009 en Mé­ri­da (Ve­ne­zue­la) a la que per­te­ne­cía el avión si­nies­tra­do, y el club bra­si­le­ño se plan­tea em­pren­der ac­cio­nes ju­di­cia­les. Se da la cir­cuns­tan­cia que uno de los due­ños de La­Mia, el bo­li­viano Mi­guel Qui­ro­ga Mu­ra­ka­mi, pi­lo­ta­ba el apa­ra­to en el mo­men­to del si­nies­tro y fue uno de los 71 fa­lle­ci­dos.

El ori­gen de La­Mia, si­glas de Lí­nea Aé­rea Mé­ri­da In­ter­na­cio­nal de Avia­ción, es ve­ne­zo­lano, co­mo su fun­da­dor, Ri­car­do Al­ba­ce­te Vidal, que re­si­de aho­ra en Es­pa­ña. Su ob­je­ti­vo era con­so­li­dar la com­pa­ñía en su país, pe­ro al no con­se­guir­lo la tras­la­dó a Bo­li­via, don­de sur­gió la pe­que­ña em­pre­sa La­Mia Cor­po­ra­tion SRL, cu­yos due­ños pa­sa­ron a ser Mar­co An­to­nio Ro­cha y el pi­lo­to Mi­guel Qui­ro­ga. En no­viem­bre de 2015 lo­gró la au­to­ri­za­ción pa­ra ofre­cer vue­los chár­ters a ba­jo cos­te, mu­chos a clubs y se­lec­cio­nes de fút­bol, en­tre ellos Ar­gen­ti­na, Ve­ne­zue­la, Bo­li­via, Spor­ti­vo Lu­que­ño pa­ra­gua­yo, Cha­pe­co­en­se o Atlé­ti­co Na­cio­nal de Medellín, al que el equi­po bra­si­le­ño se iba a en­fren­tar en la fi­nal de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na.

La ae­ro­lí­nea cuen­ta con po­cos re­cur­sos, co­mo de­mues­tra su es­ca­sa flo­ta de cua­tro avio­nes, de los cua­les so­lo uno, el que se es­tre­lló, es­ta­ba ap­to pa­ra vo­lar. Ade­más, res­trin­ge al má­xi­mo el con­su­mo de com­bus­ti­ble, se­gún al­gu­nos tes­ti­mo­nios.

De he­cho la fal­ta de ga­so­li­na es la prin­ci­pal hi­pó­te­sis del ac­ci­den­te. Una gra­ba­ción di­vul­ga­da re­ve­la que el pi­lo­to co­mu­ni­có a la to­rre de con­trol del ae­ro­puer­to de Medellín un “fa­llo eléc­tri­co to­tal” y una es­ca­sez de com­bus­ti­ble an­tes de es­tre­llar­se. En la zo­na del im­pac­to no se de­tec­ta­ron res­tos de com­bus­ti­ble y el avión ni ex­plo­tó ni se in­cen­dió.

Tes­ti­mo­nios re­ve­la­do­res

“Es el mis­mo avión, mis­ma tri­pu­la- ción, el mis­mo ca­pi­tán. A ve­ces tu- vi­mos que pa­rar a po­ner com­bus­ti- ble, eso da pa­ra in­ves­ti­gar”, ha ase­gu­ra­do Mi­guel Bor­ja, go­lea­dor del Na­cio­nal de Medellín, tras via- jar con la mis­ma com­pa­ñía. Re­cuer- da ha­ber vi­vi­do en su in­te­rior “una pesadilla. Te­nía­mos mie­do por­que es un avión pe­que­ño, obli­ga­do a con­ti­nuas pa­ra­das pa­ra re­pos­tar”.

Tam­bién cir­cu­la en Bra­sil la ver- sión del due­ño del han­gar don­de es- tu­vo apar­ca­do el avión, un RJ85, cu­ya au­to­no­mía de vue­lo era de 2.965 km, mien­tras que la dis­tan­cia en­tre San­ta Cruz de la Sie­rra, ciu­dad bo­li­via­na de don­de par­tió, y Medellín es de 2.975. Se­gún es­te tes­ti­mo­nio, “no te­nía com­bus­ti­ble pa­ra ha­cer ese vue­lo, pe­ro la com­pa­ñía ope­ra al li­mi­te pa­ra ha­cer más di­ne­ro”.

Mes­si ya de­nun­ció

La se­lec­ción ar­gen­ti­na ha via­ja­do re­cien­te­men­te con es­ta com­pa­ñía con mo­ti­vo de los par­ti­dos cla­si­fi­ca­to­rios pa­ra el Mun­dial-2018. Leo Mes­si, tras per­der en ju­lio la fi­nal de la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio, cri­ti­có a los di­ri­gen­tes del fút­bol ar­gen­tino por las con­di­cio­nes en que rea­li­za­ban sus des­pla­za­mien­tos

FO­TO: EFE

Una com­pa­ñía en en­tre­di­cho La ex­pe­di­ción del Cha­pe­co­en­se po­sa an­te el avión de la ae­ro­lí­nea La­Mia que no lle­gó a su des­tino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.