Pe­dro Hilt­brand, el hi­jo del kar­ting

Cam­peón del mun­do a sus 20 años, es uno de los po­cos pi­lo­tos pro­fe­sio­na­les en es­ta dis­ci­pli­na

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - MOTOR - J. Al­fa­ro / F. Mar­chi

Con 20 años ya es cam­peón del mun­do y to­da una re­fe­ren­cia en el kar­ting. Su ta­len­to no tie­ne na­da que en­vi­diar a los pi­lo­tos que for­man par­te de la pa­rri­lla de la F1, pe­ro la ca­ren­cia de un des­co­mu­nal apo­yo eco­nó­mi­co de­trás su­yo le hi­zo ma­du­rar an­tes de tiem­po pa­ra en­ten­der que de­bía for­jar­se una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal di­fe­ren­te a la que per­si­guen otros pi­lo­tos con más po­si­bi­li­da­des en es­te sen­ti­do. “Co­mo el de to­do aquel que em­pie­za en el kar­ting, mi sue­ño siem­pre ha­bía si­do ser cam­peón del mun­do de F1. Pe­ro a los 15 años com­pren­dí que en es­te mun­do, ade­más de mu­cho ta­len­to, ha­ce fal­ta tam­bién una im­por­tan­te in­yec­ción eco­nó­mi­ca, y de­ci­dí cen­trar­me en ser pi­lo­to pro­fe­sio­nal de kar­ting y ga­nar el cam­peo­na­to del mun­do de es­ta dis­ci­pli­na. To­do el mun­do in­ten­ta lle­gar a la F1, pe­ro lo ha­cen muy po­cos. Yo no he te­ni­do la suer­te de con­tar con un res­pal­do eco­nó­mi­co pa­ra ese ca­mino, pe­ro soy muy fe­liz con lo que ha­go y es­toy muy or­gu­llo­so”, ase­gu­ra Pe­dro Hilt­brand. Di­cho y he­cho. Ha­ce ape­nas dos se­ma­nas, con su triun­fo en Bah­rein, re­don­dea­ba una tem­po­ra­da his­tó­ri­ca en la que ha lo­gra­do el tí­tu­lo de cam­peón del mun­do en la ca­te­go­ría OK.

Inevi­ta­ble­men­te, mi­ra de reojo al ‘gran cir­co’, pe­ro con la se­re­ni­dad de aquel que sa­be que en cier­to mo­do pen­sar en ello es ca­si una uto­pía. “No re­nun­cio a la F1, pe­ro hay que ser rea­lis­ta. No voy a de­cir que es im­po­si­ble, pe­ro ya ten­go fir­ma­do con­tra­to pa­ra los dos pró­xi­mos cur­sos y en eso es en lo que me cen­tro”, afir­ma en re­fe­ren­cia a su víncu­lo con Tony Kart, es­cu­de­ría top del kar­ting por la que pa­sa­ron le­yen­das co­mo el mis­mí­si­mo Mi­chael Schu­ma­cher. Lo que sí tie­ne cla­ro es que su de­por­te es un pea­je inevi­ta­ble pa­ra los que sue­ñan con emu­lar a los ‘Schu­mi’, Sen­na, Prost y com­pa­ñía. “El kar­ting es la cu­na del au­to­mo­vi­lis­mo y la ba­se de la F1. Si no ha­ces kar­ting, creo que no pue­des lle­gar a ser pi­lo­to de F1, y si lle­gas, no vas a te­ner las cua­li­da­des ne­ce­sa­rias co­mo ve­lo­ci­dad, téc­ni­ca y la pe­lea en ca­rre­ra, que es bá­si­co pa­ra ser pi­lo­to en cual­quier ti­po de ca­rre­ra”, pun­tua­li­za Hilt­brand.

De he­cho, a lo lar­go de su tra­yec­to­ría ha coin­ci­di­do con un pi­lo­to en el que hoy se cen­tran to­das las mi­ra­das del ‘gran cir­co’. “Fui com­pa­ñe­ro de equi­po de Max Vers­tap­pen, y ten­go que de­cir que a él se le veía que te­nía ta­len­to y me­re­cía es­tar en la F1. Si no el año que vie­ne se­rá el otro, pe­ro es­toy se­gu­ro de que va a ser cam­peón del mun­do”, va­ti­ci­na al­guien que co­no­ce muy bien al ‘ni­ño ma­ra­vi­lla’ de Red Bull.

El pi­lo­to, cla­ve

A di­fe­ren­cia de la F1, don­de vis­to co­mo ha ido el 2016 se di­ce que prác­ti­ca­men­te cual­quie­ra de los 22 hu­bie­se lu­cha­do por el tí­tu­lo con un Mer­ce­des, Hilt­brand ex­pli­ca que en kar­ting el pa­pel hu­mano go­za de una ma­yor de­ter­mi­na­ción. “El kar­ting es to­do lo con­tra­rio a la F1. En vuel­tas de un mi­nu­to, 30 pi­lo­tos pue­den es­tar en tres dé­ci­mas. Yo le da­ría una im­por­tan­cia del 70% al pi­lo­to y un 30% al kart”, in­di­ca. Qui­zá por eso el he­cho de vi­vir de es­ta dis­ci­pli­na es­té re­ser­va­do ac­tual­men­te a me­nos de una de­ce­na de pi­lo­tos en­tre los que él se en­cuen­tra, aun­que su la­bor va mu­cho más allá de los fi­nes de se­ma­na de Gran Premio. “Mi tra­ba­jo no es so­lo pi­lo­tar en las ca­rre­ras. Tra­ba­jo en la fá­bri­ca del equi­po y es­toy en el ban­co de prue­bas de mo­to­res rea­li­zan­do ta­reas de desa­rro­llo. No tie­nes un suel­do de mi­llo­nes co­mo en la F1, pe­ro sí que te ga­nas muy bien la vi­da”, di­ce Hilt­brand, que el pró­xi­mo año re­si­di­rá en la pro­vin­cia ita­lia­na de Bres­cia.

Kar­ting en las ve­nas

Hi­jo de un lo­co de la ve­lo­ci­dad, Pe­dro es­ta­ba des­ti­na­do al mun­do del kar­ting des­de an­tes in­clu­so de na­cer. “Mi pa­dre es sui­zo, pe­ro se mu­dó a Tos­sa de Mar de ni­ño, y a los 14-15 años em­pe­zó a tra­ba­jar en un kar­ting. Co­mo hobby, co­rrió en al­gu­nas ca­rre­ras del Cam­peo­na­to de Ca­ta­lun­ya y Es­pa­ña, y gra­cias a es­to, a los 3 años yo ya es­ta­ba dan­do vuel­tas en kart has­ta que a los 7 dis­pu­té mi pri­me­ra ca­rre­ra en el Cam­peo­na­to de Ca­ta­lun­ya”, ex­pli­ca Hilt­brand con tono hu­mil­de y agra­de­ci­do de los es­fuer­zos de su pro­ge­ni­tor pa­ra ofre­cer­le la po­si­bi­li­dad de de­di­car­se a es­to.

No ocul­ta que le gus­tan otros cam­peo­na­tos co­mo el DTM, pe­ro en prin­ci­pio, su fu­tu­ro pa­sa por la dis­ci­pli­na en la que quie­re se­guir ha­cien­do his­to­ria. “Mi idea es co­rrer co­mo mí­ni­mo has­ta los 30 años co­mo pro­fe­sio­nal del kar­ting y me gus­ta­ría con­ver­tir­me en un re­fe­ren­te, co­mo mí­ni­mo na­cio­nal, de es­ta dis­ci­pli­na. Que los que ven­gan el día de ma­ña­na se­pan quien fui”, fi­na­li­za Hilt­brand

“No re­nun­cio a la F1, pe­ro hay que ser rea­lis­ta y ad­mi­tir que muy po­cos lle­gan” “Quie­ro ha­cer his­to­ria en el kar­ting y con­ver­tir­me en una re­fe­ren­cia”

FO­TO: PE­RE PUNTÍ

Pe­dro Hilt­brand, du­ran­te su vi­si­ta a la re­dac­ción de Mun­do De­por­ti­vo, con el tro­feo co­se­cha­do en Bah­rein ha­ce ape­nas dos se­ma­nas que le con­vir­tió en nue­vo cam­peón del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.