La co­me­dia de los mus­cu­li­tos

El nue­vo pro­gra­ma de­por­ti­vo de BeMad re­sul­ta có­mi­co de tan la­men­ta­ble

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - PROGRAMACIÓN -

El lu­nes en BeMad (Me­dia­set) es­tre­na­ron ‘Be the best’, un pro­gra­ma es­per­pén­ti­co gra­cias, so­bre to­do, a su pre­sen­ta­dor. Ra­fa Lo­ma­na (exSu­per­vi­vien­te 2014 en Te­le­cin­co) se en­tre­na ca­da se­ma­na jun­to a un de­por­tis­ta de éli­te. Su pri­me­ra víc­ti­ma fue el pi­ra­güis­ta Saúl Cra­viot­to, cam­peón mun­dial y me­da­llis­ta olím­pi­co. Va­ya por de­lan­te que el po­bre de­por­tis­ta no tie­ne la cul­pa del en­fo­que del pro­gra­ma en el que se ve in­mer­so, tan­to a ni­vel de di­rec­ción, co­mo de rea­li­za­ción y, por su­pues­to, de pre­sen­ta­ción.

Ra­fa Lo­ma­na for­ma par­te de es­tos pre­sen­ta­do­res hi­per­ac­ti­vos que de­rro­cha ego­cen­tris­mo por los cua­tro cos­ta­dos. ‘Be the best’ es un pre­tex­to pa­ra que pue­da lu­cir mus­cu­li­to. En me­nos de 5’ se ha­bía qui­ta­do la ca­mi­se­ta y em­pe­za­ba su ex­hi­bi­ción tes­tos­te­ró­ni­ca. Se ejer­ci­ta­ba sin pa­rar de gri­tar, ja­lear­se, ge­mir y su­dar mos­tran­do a la au­dien­cia su po­ten­cia fí­si­ca a unos ni­ve­les que re­sul­ta­ban ab­so­lu­ta­men­te dis­pa­ra­ta­dos. ‘Be the best’ no es un pro­gra­ma que ex­pli­que na­da. Es un pro­gra­ma que ex­hi­be. Con­vier­te un su­pues­to en­tre­na­mien­to de éli­te en un es­pec­tácu­lo pa­té­ti­co de un se­ñor de­mos­tran­do que pue­de es­tar a la al­tu­ra de un de­por­tis­ta de éli­te. Mu­cha ver­bo­rrea pos­ti­za de ar­got mi­li­tar, mu­cha mue­ca de sol­da­do pa­sa­do de re­vo­lu­cio­nes, mu­cha mi­ra­da fue­ra de ór­bi­ta, mu­cho ja­deo y mu­cho gri­to. La rea­li­za­ción po­ten­cia, a tra­vés de los en­cua­dres y una mú­si­ca he­roi­ca, una épi­ca de pa­co­ti­lla. El pa­no­ra­ma te­le­vi­si­vo aca­bó sien­do his­trió­ni­co y ri­dícu­lo en las es­ce­nas de gim­na­sio. Cra­viot­to y Lo­ma­na sin ca­mi­se­ta, su­da­dos, en­ca­ra­ma­dos a los apa­ra­tos gim­nás­ti­cos, con­tem­plán­do­se los múscu­los el uno al otro, dán­do­se gol­pe­ci­tos pa­ra ani­mar­se y Lo­ma­na ob­se­sio­na­do en cho­car pec­to­ra­les con el pi­ra­güis­ta. No sa­bía­mos si es­tá­ba­mos vien­do un pro­gra­ma so­bre en­tre­na­mien­to de­por­ti­vo o una pe­lí­cu­la de se­rie B de fi­nal arre­ba­ta­do. Es­ta ob­se­sión de al­gu­nos se­ño­res, mís­ter mus­cu­li­tos, por com­pen­sar sus com­ple­jos ex­hi­bien­do co­mo se suben al ca­rro del en­tre­na­mien­to de éli­te es­tá co­gien­do unos tin­tes gro­tes­cos que más que con­si­de­rar­lo de­por­te ha­brá que in­cluir­se en el gé­ne­ro de la co­me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.