¿Y si fue­ra un ro­ble­ma fí­si­co?

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA - CAR­LOS PE­REZ DE RO­ZAS

El mo­tor del Ba­rça, en­tre to­ca­dos y le­sio­na­dos, va co­mo pue­de y no co­mo quie­re

To­do el mun­do coin­ci­de, in­clu­so su en­tre­na­dor Luis En­ri­que, que el Ba­rça reali­zó en Anoe­ta uno de los peo­res par­ti­dos de la eta­pa del téc­ni­co as­tu­riano. Tal vez el peor. Ge­rard Pi­qué fue el más ro­tun­do na­da más aca­bar el en­cuen­tro al de­cir: “Así se­rá muy di­fí­cil ga­nar la Li­ga”. Y te­nía to­da la ra­zón.

Ha­cía tiem­po que no se ana­li­za­ban tan­to no­ven­ta lar­gos mi­nu­tos de no jue­go co­mo ese del em­pa­te a uno en­tre rea­lis­tas y blau­gra­nas. Al­gu­nos di­cen que se ha per­di­do el es­ti­lo de jue­go, la fi­lo­so­fía, el con­trol del cen­tro del cam­po. Mu­chos año­ran a Xa­vi Her­nán­dez, y le bus­can de­ses­pe­ra­da­men­te.

La ver­dad es que en es­te ini­cio de tem­po­ra­da la irre­gu­la­ri­dad pue­de te­ner su ori­gen en más de una cir­cuns­tan­cia. ¿Y si el prin­ci­pal pro­ble­ma del Ba­rça ac­tual fue­ra un pro­ble­ma fí­si­co? Y no me re­fie­ro só­lo a si se en­tre­na bien o mal.

Lo cier­to es que es­te cur­so, en­tre le­sio­na­dos (Pi­qué ,U mti­ti, Jor­di Al­ba, Inies­ta y Mes­si, en­tre otros) y al­gu­nos ju­ga­do­res que han es­ta­do to­ca­dos (Ser­gi

Ro­ber­to, Bus­quets y Ra­ki­tic, los más sig­ni­fi­ca­ti­vos), uno tie­ne la sen­sa­ción de que, en ge­ne­ral, la ma­yo­ría de in­te­gran­tes del on­ce ti­tu­lar no han es­ta­do nun­ca en ple­na for­ma. Y en el fút­bol mo­derno de éli­te la ca­li­dad es im­pres­cin­di­ble, pe­ro el es­ta­do de tus fuer­zas es un fac­tor cla­ve pa­ra im­po­ner tu per­so­nal fút­bol. Si a es­to le su­mas la du­re­za de má­xi­mo ni­vel de la fa­se de cla­si­fi­ca­ción del gru­po sud­ame­ri­cano pa­ra el Mun­dial de Ru­sia 2018 (Mas­che­rano, Mes­si, Luis Suá­rez y Ney­mar), se pue­den en­ten­der mu­chas de las co­sas que su­ce­den. Sin es­tar de pier­nas al cien por cien, no pue­des com­pe­tir, ni pre­sio­nar, al cien por cien. Ni co­rrien­do ni pen­san­do.

8 A 2.- Cuan­do no lle­gan, cuan­do pier­den el or­den y no es­tán jun­tos, sue­le ser de­bi­do a que les fal­ta el rit­mo. En­ton­ces, la in­ten­si­dad del ri­val crea mu­chos pro­ble­mas. Es in­creí­ble, pe­ro fal­ta­ban dos mi­nu­tos pa­ra que fi­na­li­za­ra la pri­me­ra par­te en Anoe­ta y la Real So­cie­dad ha­bía lan­za­do

ocho cór­ners por nin­guno del Ba­rça. Los dos azul­gra­na fue­ron en los ins­tan­tes fi­na­les. Ese da­to es ro­tun­do. Na­da me­nos que ocho sa­ques de es­qui­na en con­tra, en me­nos de tres cuar­tos de ho­ra. Un des­con­trol to­tal de los acon­te­ci­mien­tos. 55% A 45%.- Se­gún la es­ta­dís­ti­ca ofi­cial de LaLi­ga, la po­se­sión fue pa­ra los do­nos­tia­rras. Mal asun­to pa­ra el Ba­rça. El jue­go del ti­ki-ta­ka (el es­fé­ri­co só­lo es mío) pre­ci­sa que los fut­bo­lis­tas se en­cuen­tren a to­pe. Al mil por mil.

25 DE 42.- Ter Ste­gen no en­con­tró las lí­neas de pa­se. Mi­ra­ba y na­die se ofre­cía. En Anoe­ta, de los 42 ba­lo­nes que pu­so en mo­vi­mien­to pa­ra ini­ciar la ju­ga­da, en 17 oca­sio­nes -que son mu­chas- la pe­lo­ta aca­bó en los pies de un fut­bo­lis­ta de la Real So­cie­dad. Se­gu­ro que la fres­cu­ra que le fal­ta al equi­po fa­ci­li­ta es­tos ma­los nú­me­ros.

En de­fi­ni­ti­va, uno tie­ne la sen­sa­ción de que el Ba­rça 1617, el ter­ce­ro de la era Luis En­ri­que, no ha po­di­do po­ner su mo­tor a to­pe. Que en­tre to­ca­dos y le­sio­na­dos va co­mo pue­de y no co­mo quie­re. Oja­lá sea só­lo un pro­ble­ma fí­si­co. Eso de­be­ría te­ner so­lu­ción

FO­TO: PE­RE PUNTÍ

Bus­quets, uno de los lí­de­res de es­te Ba­rça, es ejem­plo de que el equi­po aún no ha co­gi­do su ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.