MO­ZART 2.0

Mag­nus Carl­sen au­men­tó su mi­to con un fi­nal de genio en el Mun­dial que aca­lló las crí­ti­cas an­te­rio­res El gran pa­pel de Kar­ja­kin ali­men­ta la es­pe­ran­za de una ri­va­li­dad co­mo la de Kas­pa­rov y Kar­pov

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - POLIDEPORTIVO - Joan Jus­tri­bó

Un ‘oooh’ re­co­rrió la sa­la del Ful­ton Mar­ket Buil­ding de Nue­va York cuan­do Mag­nus Carl­sen le echó el la­zo otra vez a la co­ro­na mun­dial de ajedrez que es su­ya des­de 2013. Un sa­cri­fi­cio de da­ma y a con­ti­nua­ción un ja­que ma­te re­ma­ta­ban la cuar­ta y úl­ti­ma par­ti­da se­mi­rrá­pi­da de des­em­pa­te pa­ra apun­ti­llar a Ser­gey Kar­ja­kin. Un to­que de genio que ni si­quie­ra ne­ce­si­ta­ba, por­que con ta­blas se ase­gu­ra­ba el tí­tu­lo gra­cias a otro triun­fo an­te­rior, tan o más bri­llan­te, en la ter­ce­ra par­ti­da, pe­ro con el que el genio no­rue­go, en el día de su 26 cum­plea­ños, en­te­rra­ba las crí­ti­cas so­bre su jue­go con­ser­va­dor en las 12 par­ti­das pre­vias. Carl­sen re­cu­pe­ra­ba así los elo­gios que en los úl­ti­mos tres años le han con­ver­ti­do en la es­pe­ran­za del re­flo­te me­diá­ti­co del ajedrez. Vol­vió a ser el Mo­zart del ta­ble­ro, y agra­de­cía que su ri­val en es­ta fi­nal le ha­ya he­cho gran­de. Y to­do por­que en el ru­so Kar­ja­kin, de su mis­ma edad, ha en­con­tra­do un mu­ro du­ran­te to­do el Mun­dial que so­lo pu­do de­rri­bar en el fre­né­ti­co des­em­pa­te del miér­co­les, que pa­sa­rá a la his­to­ria del ajedrez si am­bos son ca­pa­ces a par­tir de aho­ra de ele­var su ni­vel y fa­bri­car una ri­va­li­dad que es­te de­por­te ne­ce­si­ta des­de los tiem­pos de Kar­pov y Kas­pa­rov. “Ha si­do un ri­val du­rí­si­mo, el más du­ro que me he en­con­tra­do en un Mun­dial”, di­jo Carl­sen so­bre Kar­ja­kin, que tras sie­te ta­blas se­gui­das se avan­zó en la oc­ta­va de las 12 par­ti­das.

La apues­ta acer­ta­da

Carl­sen ha­bía pe­di­do per­dón tras las ca­si es­can­da­lo­sas ta­blas que fir­mó a to­da ve­lo­ci­dad 48 ho­ras an­tes pa­ra po­der lle­gar a la ‘pró­rro­ga’ de las se­mi­rrá­pi­das, es­pe­cia­li­dad en la que su con­fian­za cre­ce. “Ca­si sa­bía que es­to iba a su­ce­der cuan­do lo­gré em­pa­tar en la dé­ci­ma par­ti­da”, ase­gu­ró ayer el no­rue­go. “Los días de des­can­so me sen­ta­ron bien y to­do sa­lió co­mo lo ha­bía­mos pla­ni­fi­ca­do”.

“Mi es­ta­do de áni­mo cam­bió cuan­do ga­né la dé­ci­ma par­ti­da. Nun­ca me ha­bía su­ce­di­do no po­der ga­nar a un ri­val du­ran­te nue­ve par­ti­das se­gui­das, y ven­cer en la dé­ci­ma fue una li­be­ra­ción. Has­ta en­ton­ces no es­ta­ba na­da con­ten­to y ese día me mar­qué el objetivo de lle­gar al des­em­pa­te por­que creí que era lo más con­ve­nien­te”, di­jo, ex­pli­can­do lo que ca­lló en su momento: que­ría po­ner a Kar­ja­kin ante la pre­sión del re­loj.

En efec­to, el for­ma­to de se­mi­rrá­pi­das le be­ne­fi­ció y ju­gó me­jor que su ri­val, aun­que és­te le­van­tó con des­tre­za una si­tua­ción lí­mi­te en la se­gun­da de las par­ti­das. “Esa fue frus­tran­te, pe­ro ga­né muy bien las dos si­guien­tes”, ex­pli­có Carl­sen, al que va­rios ana­lis­tas com­pa­ra­ron con Kas­pa­rov por el genio y la de­ter­mi­na­ción con que de­fi­nió el Mun­dial en los mo­men­tos de ma­yor pre­sión.

Carl­sen se guar­dó al­go pa­ra el des­em­pa­te, una va­rian­te de la Aper­tu­ra Es­pa­ño­la con la que for­zó ta­blas en la pri­me­ra par­ti­da con ne­gras. Me­ses an­tes, ha­bía blindado sus aná­li­sis de po­si­bles pi­ra­tas in­for­má­ti­cos a tra­vés de Mi­cro­soft

No­rue­ga, por­que el mie­do al es­pio­na­je es re­cu­rren­te en los Mun­dia­les y su ri­val iba bien ar­ma­do, con un equi­po de ana­lis­tas fi­nan­cia­do, según va­rias in­for­ma­cio­nes, por el pro­pio go­bierno ru­so

FO­TO: AP

Carl­sen le­van­ta los bra­zos sos­te­nien­do el tro­feo de cam­peón en el Ful­ton Mar­ket Buil­ding. Su ge­nia­li­dad en las par­ti­das se­mi­rrá­pi­das en­te­rró las crí­ti­cas y las du­das por sus pro­bel­mas pa­ra ba­tir a Kar­ja­kin en las 12 par­ti­das an­te­rio­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.