SIN REN­COR

Xa­vi Pas­cual, que regresa al Pa­lau di­ri­gien­do al Pa­nat­hi­nai­kos, pre­vé un día de emo­cio­nes “Se­rá es­pe­cial pe­ro una vez em­pie­ce el par­ti­do es­ta­ré al cien por cien con­cen­tra­do”, di­jo

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BASKET - Ju­lián Fe­li­po Bar­ce­lo­na

Las sen­sa­cio­nes de sen­tar­se en el ban­qui­llo vi­si­tan­te del Pa­lau Blau­gra­na ape­nas cin­co me­ses des­pués de su mar­cha de­be­rán re­sul­tar pro­fun­das. Xa­vi Pas­cual, sin em­bar­go, vuel­ve sin ren­cor e in­ten­tan­do que las emo­cio­nes que pue­da vi­vir es­ta no­che en su re­torno al Pa­lau no al­te­ren su dis­po­si­ción pa­ra di­ri­gir a su ac­tual equi­po, el Pa­nat­hi­nai­kos, en el objetivo bus­ca­do es­ta no­che que no es otro que la vic­to­ria.

“Se­rá es­pe­cial pe­ro una vez em­pie­ce el par­ti­do es­ta­ré al cien por cien con­cen­tra­do”, di­jo ayer el téc­ni­co de Ga­và. “No es­pe­ro na­da pe­ro ima­gino vi­vir una bue­na no­che y po­der ver las ca­ras de los que han si­do mi fa­mi­lia du­ran­te los úl­ti­mos años”, aña­dió na­da más lle­gar a la ciu­dad en la vís­pe­ra del par­ti­do que en­fren­ta a los azul­gra­na con los ate­nien­ses (hoy, 21.00 ho­ras).

Pas­cual mos­tró su per­fil más di­plo­má­ti­co y pro­fe­sio­nal en el re­en­cuen­tro con los me­dios de Bar­ce­lo­na, acom­pa­ña­do de su mu­jer y su hi­ja mi­nu­tos des­pués de la lle­ga­da. Evi­tó re­fe­ren­cias al pa­sa­do o mu­chas com­pa­ra­cio­nes del Ba­rça ac­tual con el que di­ri­gió.

“No hay ven­ta­jas”, di­jo cuan­do le pre­gun­ta­ron si su co­no­ci­mien­to del ri­val pue­de ser clave. “A es­tas al­tu­ras to­dos nos co­no­ce­mos y al fi­nal de­pen­de­rá de mo­men­tos. Ellos tam­bién me co­no­cen a mí”, di­jo.

To­das las va­lo­ra­cio­nes so­bre su ex­pe­rien­cia re­cien­te en el ban­qui­llo del equi­po del tré­bol fue­ron po­si­ti­vas. “La ciu­dad se mue­ve por emo­cio­nes, tan­to en los mo­men­tos po­si­ti­vos co­mo ne­ga­ti­vos, y la gen­te siem­pre es­tá al la­do del equi­po. Me sien­to muy bien por­que es un club con un ADN ga­na­dor, muy fa­mi­liar”. Es por ello que no se arre­pien­te pa­ra na­da de ha­ber to­ma­do la de­ci­sión de acep­tar el desafío. “Los fi­nes de se­ma­nas li­bres se ha­cían muy lar­gos”, bro­mea­ba. “Es un gran re­to, me ha­cía ilu­sión co­men­zar un nue­vo pro­yec­to co­mo es­te por­que me mue­vo más por los ob­je­ti­vos de con­se­guir al­go”, aña­dió.

Su adap­ta­ción a la vi­da ate­nien­se es­tá sien­do len­ta por el com­pro­mi­so cons­tan­te con el club. Con sie­te via­jes des­de que lle­gó al equi­po, el pro­ce­so de bus­car ca­sa se ha ido re­tra­san­do y Xa­vi sigue ha­cien­do vi­da en un ho­tel don­de sigue con de­ta­lle to­da la ac­tua­li­dad de Ca­ta­lun­ya al de­ta­lle a tra­vés de in­ter­net. De he­cho, ya con­fía en po­der ver el clá­si­co de fút­bol del pró­xi­mo sá­ba­do, que em­pie­za mi­nu­tos des­pués de su lle­ga­da tras el via­je de vuel­ta.

El per­fil de la nue­va Eu­ro­li­ga con más par­ti­dos no le re­sul­ta des­co­no­ci­do a Pas­cual, que di­ce es­tar

“acos­tum­bra­do a es­te rit­mo exi­gen­te, aquí tam­bién te­nía­mos ape­nas 36 ho­ras en­tre par­ti­do y hay que adap­tar­se”, di­jo. Sin em­bar­go, no es­con­de que la li­ga grie­ga es me­nos exi­gen­te que la ACB: “Es di­fe­ren­te. La ACB tie­ne más ni­vel pe­ro cui­da­do con la in­ten­si­dad en Gre­cia de al­gu­nos par­ti­dos”.

So­bre el par­ti­do, pru­den­cia. “Sa­be­mos que en el Pa­lau no ga­na ca­si na­die y que ellos tie­nen un equi­po ex­tra­or­di­na­rio”, di­jo en re­fe­ren­cia al nue­vo Ba­rça

FO­TO: MA­NEL MON­TI­LLA

Xa­vi Pas­cual, en el momento de des­cen­der del au­to­car ca­mino del ho­tel. El Pa­nat­hi­nai­kos lle­gó a me­dia tar­de a Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.