Ita­lia prue­ba su pro­pia me­di­ci­na

Mundo Deportivo (At. Madrid) - - BARÇA -

Sue­cia mar­có un gol en la ida y, en la vuel­ta de la re­pes­ca, se ce­rró atrás en la ex­pre­sión má­xi­ma del ‘ca­te­nac­cio’ que in­ven­ta­ron los ita­lia­nos y que, du­ran­te dé­ca­das, han prac­ti­ca­do co­mo na­die. Ita­lia, pues, que­da fue­ra del Mun­dial de Ru­sia víc­ti­ma de su pro­pia me­di­ci­na. En es­ta fa­se de cla­si­fi­ca­ción, se pue­den enu­me­rar to­dos los erro­res co­me­ti­dos que la pren­sa trans­al­pi­na es­tá pu­bli­can­do con pre­ci­sión, do­lor y tin­tes dra­má­ti­cos. Pe­ro uno tie­ne la sen­sa­ción que el mal del fút­bol ita­liano arran­ca de le­jos y que es­ta eli­mi­na­ción ser­vi­rá pa­ra ver que el cal­cio, a ni­vel de clubs y de selección, ha to­ca­do fon­do. Su mo­de­lo de pen­sar más en des­truir que en cons­truir, su ob­se­sión por de­fen­der bien por en­ci­ma de to­das las co­sas y el re­sul­ta­do co­mo dog­ma de fe ha traí­do es­tos lo­dos. Ju­ven­tus al mar­gen (que ha ga­na­do seis Ligas de co­rri­do y ha lle­ga­do a dos fi­na­les de las tres úl­ti­mas Cham­pions), mi­ren las plan­ti­llas de los gran­des equi­pos ita­lia­nos, mi­ren la asis­ten­cia a los es­ta­dios, mi­ren 45 mi­nu­tos de su li­ga sin in­ten­tar bos­te­zar. Mal an­dá­ba­mos cuan­do las es­tre­llas de su BBC (Bo­nuc­ci, Bar­za­gli y Chie­li­ni) re­sul­ta­ban ser tres cen­tra­les ex­pe­di­ti­vos. Ca­da país tie­ne su ta­lan­te y su mo­de­lo pe­ro, a par­tir de la ca­tar­sis de es­ta do­lo­ro­sa eli­mi­na­ción, pue­den em­pe­zar a cre­cer e in­ver­tir en jó­ve­nes ju­ga­do­res que mi­men el ba­lón

FOTO: GETTY

Gian­lui­gi Buf­fon, hun­di­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.