In­cohe­ren­cias­de­la uez­de­mo­da

Mundo Deportivo (Barcelona) - - BARÇA -

La Sa­la de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal ha acor­da­do es­te lu­nes, por cuar­ta vez en cin­co me­ses, man­te­ner a San­dro Ro­sell en pri­sión pro­vi­sio­nal. En es­ta oca­sión, la juez La­me­la (la mis­ma que tie­ne tam­bién en pri­sión pre­ven­ti­va a ocho Con­se­llers de la Ge­ne­ra­li­tat y a los pre­si­den­tes de ANC y Òm­nium) de­nie­ga la li­ber­tad de Ro­sell pe­ro co­me­te, en su es­cri­to, dos des­li­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos. En su es­cri­to de res­pues­ta al abo­ga­do Pau Mo­lins, la juez se equi­vo­ca de ape­lli­do con el pre­so (po­ne el de otro reo que na­da tie­ne que ver), error que de­mos­tra­ría que ha es­cri­to el au­to del ca­so to­man­do una re­so­lu­ción es­te­reo­ti­pa­da o una plan­ti­lla equi­vo­ca­da y ni tan si­quie­ra lo ha re­vi­sa­do pa­ra subsanar el error o, sen­ci­lla­men­te, pa­ra no que­dar en evi­den­cia. Más gra­ve y me­nos anec­dó­ti­co es que, si Ro­sell si­gue en pri­sión pro­vi­sio­nal, es teó­ri­ca­men­te pa­ra ga­ran­ti­zar tres fi­na­li­da­des: el ries­go de fu­ga, que no pue­da de­lin­quir y que no des­tru­ya prue­bas. Pues bien, es­te ter­cer mo­ti­vo tie­ne una du­ra­ción le­gal con­cre­ta de seis me­ses, que en el ca­so de Ro­sell fi­na­li­za­ría el 25 de no­viem­bre. Pues in­clu­so sa­be­do­ra de la ley, la juez si­gue ha­cien­do hin­ca­pié en la po­si­ble des­truc­ción de prue­bas cuan­do ya no pue­de uti­li­zar es­te ar­gu­men­to.

La de­fen­sa del ex pre­si­den­te del Ba­rça si­gue sin en­ten­der có­mo las ra­zo­nes por las que su clien­te se en­cuen­tra pri­va­do de li­ber­tad han ido cam­bian­do a lo lar­go de es­te me­dio año, a me­di­da que han ido apor­tan­do prue­bas que des­acre­di­tan las impu­tacio­nes es­gri­mi­das por la Po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil. A me­di­da que se des­vir­túan los ar­gu­men­tos ex­pues­tos en el Au­to ini­cial de pri­sión, la juez se aco­ge a da­tos ab­so­lu­ta­men­te se­cun­da­rios, co­mo ha­ber cons­ti­tui­do una so­cie­dad en Hong Kong en enero de 2017, que no lle­gó a es­tar ope­ra­ti­va, sin que de­ter­mi­ne qué po­si­ble de­li­to ve ahí. La de­fen­sa de Ro­sell sos­tie­ne la bar­ba­ri­dad ju­rí­di­ca de ba­sar­se siem­pre en su­pues­tos y en pre­sun­cio­nes en lu­gar de te­ner in­di­cios y, mu­cho me­nos, prue­bas. Lle­ga­dos a es­te pun­to, ca­be pre­gun­tar­se ¿por qué la Au­dien­cia Na­cio­nal gas­ta tiem­po y di­ne­ro pú­bli­co es­pa­ñol pa­ra de­fen­der una en­ti­dad pri­va­da, la Con­fe­de­ra­ción Bra­si­le­ña de Fút­bol, que so­lo se ha per­so­na­do en la cau­sa pa­ra de­cir que ja­más pi­dió ser de­fen­di­da por­que no so­lo no fue par­te per­ju­di­ca­da por ese con­tra­to fir­ma­do con Ro­sell en 2006 sino que, gra­cias a él, do­bla­ron sus in­gre­sos por los par­ti­dos amistosos de la se­lec­ción?

Aun­que, a ojos de los abo­ga­dos de Ro­sell, to­da la es­tra­te­gia pro­ce­sal va­ya ca­yen­do co­mo un cas­ti­llo de nai­pes, la reali­dad es que no han sa­bi­do con­se­guir que su clien­te sal­ga de la pri­sión pro­vi­sio­nal pa­ra po­der pre­pa­rar el jui­cio des­de fue­ra. Lle­ga­dos a lo que con­si­de­ran es­te pun­to de fla­gran­te in­jus­ti­cia, ade­más de pre­sen­tar re­cur­so a la Sa­la, pa­re­ce­ría opor­tuno acu­dir ya al am­pa­ro del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra que co­rri­ja es­te ata­que al de­re­cho fun­da­men­tal a la li­ber­tad de una per­so­na

La de­fen­sa de San­dro Ro­sell no en­tien­de có­mo las ra­zo­nes por las que si­gue en pri­sión han ido cam­bian­do

FO­TO: CON­SE­JO GE­NE­RAL DEL PO­DER JU­DI­CIAL

Car­men La­me­la La juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal ha vuel­to a de­ne­gar la li­ber­tad de San­dro Ro­sell

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.