Ro­ma­rio, pen­dien­te del ca­so Pe­tro­bras

Nue­vo ca­pí­tu­lo en un es­cán­da­lo de co­rrup­ción en Bra­sil en el que unas es­cu­chas te­le­fó­ni­cas en­tre dos impu­tados re­la­cio­na­ron al ex­fut­bo­lis­ta

Mundo Deportivo (Bizkaia-Araba) - - FÚTBOL - Án­gel Pé­rez Bar­ce­lo­na

El ca­so Pe­tro­bras, el ma­yor es­cán­da­lo de co­rrup­ción en la his­to­ria de la de­mo­cra­cia de Bra­sil se­gún na­rran los me­dios del país, vi­ve un nue­vo ca­pí­tu­lo con la impu­tación el pa­sa­do mes de los ex­pre­si­den­tes Lu­la da Sil­va y Dil­ma Rous­seff. Un ca­so en el que el ex­fut­bo­lis­ta Ro­ma­rio ha vis­to en los úl­ti­mos años co­mo se le ha re­la­cio­na­do con unos pre­sun­tos co­bros de so­bor­nos en Sui­za.

La po­si­ble re­la­ción del ex­fut­bo­lis­ta sur­gió con la de­nun­cia de la re­vis­ta Ve­ja en la que ase­gu­ra­ba que Ro­ma­rio te­nía una cuen­ta en Sui­za en la que ha­bía co­bra­do di­ne­ro pro­ce­den­te de so­bor­nos re­la­cio­na­dos con el ca­so Pe­tro­bras. El pro­pio Ro­ma­rio pi­dió que se in­ves­ti­ga­ra y la jus­ti­cia aca­bó de­ter­mi­nan­do que no exis­tía re­la­ción en­tre el ‘bai­xin­ho’ y esa cuen­ta en Sui­za, y la re­vis­ta rec­ti­fi­có. Pe­ro cuan­do su re­la­ción con el ca­so pa­re­cía ex­tin­gui­da, su nom­bre apa­re­ció en unas es­cu­chas te­le­fó­ni­cas cap­tu­ra­das por la jus­ti­cia en­tre el se­na­dor de­te­ni­do Del­cí­dio Ama­ral y el hi­jo del ex­di­rec­ti­vo de Pe­tro­bras Nés­tor Cer­ve­ró. Se­gún se ha pu­bli­ca­do en di­ver­sos me­dios de Bra­sil so­bre es­tas es­cu­chas, uno de ellos le ha­bía di­cho al otro que avi­só a Ro­ma­rio pa­ra que se apu­ra­ra a ce­rrar la cuen­ta y así evi­ta­ba te­ner con­flic­tos ju­di­cia­les que po­drían ter­mi­nar cos­tán­do­le la cár­cel.

El ca­so si­gue abier­to y se ha reac­ti­va­do aho­ra tras la muer­te el pa­sa­do enero del juez ins­truc­tor Teo­ri Za­vasc­ki. El juez fa­lle­ció en un ac­ci­den­te aé­reo en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias, y po­co an­tes de fi­na­li­zar su man­da­to, el fis­cal ge­ne­ral de Bra­sil Ro­dri­go Ja­not -que fue el que ini­ció la in­ves­ti­ga­ción- ha impu­tado a a los ex­pre­si­den­tes bra­si­le­ños Lu­la da Sil­va y Dil­ma Rous­seff jun­to a va­rios di­ri­gen­tes del Par­ti­do de los

Tra­ba­ja­do­res (PT) ante el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, acu­sán­do­los de co­me­ter crí­me­nes de co­rrup­ción, blan­queo de di­ne­ro y for­ma­ción de un cár­tel en re­la­ción con la pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras.

Aho­ra ha­brá que ver có­mo evo­lu­cio­na el ca­so con la nue­va fis­cal ge­ne­ral Raquel Dod­ge, so­bre la que es­tán di­ri­gi­das to­das las mi­ra­das.

Du­dó so­bre la cul­pa de Dil­ma

En to­dos es­tos ca­pí­tu­los Ro­ma­rio ju­gó prin­ci­pal­men­te un pa­pel acu­sa­dor

co­mo Se­na­dor de Rio en el pro­ce­so de ‘im­peach­ment’ (des­ti- tu­ción) de la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff. Des­pués de ser uno de los ini­cia­do­res del pro­ce­so con­tra Rous­seff, a po­cas se­ma­nas de la vo- ta­ción Ro­ma­rio ma­ni­fes­tó que es- ta­ba va­lo­ran­do dar mar­cha atrás y vo­tar en con­tra.

Fi­nal­men­te, tras pen­sar­lo pau- sa­da­men­te, aca­bó vo­tan­do sí a la des­ti­tu­ción de Dil­ma Rous­seff pe­ro sus du­das ge­ne­ra­ron cier­tas sus­pi­ca­cias en la opi­nión pú­bli­ca

FOTO: GETTY

Ro­ma­rio de­jó el fút­bol por la po­lí­ti­ca y aho­ra es Se­na­dor de Rio de Ja­nei­ro en Bra­sil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.