Ló­pez de Egui­laz e Yba­rra cie­rran una bri­llan­te eta­pa

La pri­me­ra cuel­ga el stick y la se­gun­da de­ja la se­lec­ción, pe­ro si­gue ju­gan­do en el Jo­la­se­ta

Mundo Deportivo (Bizkaia-Araba) - - POLIDEPORTIVO - Jo­se­ba Fon­se­ca Bilbao

Ma­ría Ló­pez de Egui­laz y Rocío Yba­rra fue­ron ayer pro­ta­go­nis­tas en Bilbao de una rue­da de pren­sa que sir­vió de des­pe­di­da co­mo in­te­gran­tes de Bas­que Team, la fun­da­ción que apo­ya a los de­por­tis­tas vas­cos de al­to ni­vel en dis­ci­pli­nas no pro­fe­sio­na­les. Am­bas cie­rran una eta­pa en su bri­llan­te tra­yec­to­ria den­tro del hoc­key hier­ba. La pri­me­ra de ellas ya ha col­ga­do el stick y dis­fru­ta de sus pri­me­ros me­ses co­mo ex­ju­ga­do­ra. Yba­rra ha de­ci­di­do po­ner fin a su pre­sen­cia en la se­lec­ción es­pa­ño­la, aun­que se­gui­rá ju­gan­do en las fi­las del Jo­la­se­ta, apor­tan­do su ex­pe­rien­cia y ca­li­dad con el ob­je­ti­vo de que el cua­dro de Ne­gu­ri se man­ten­ga una tem­po­ra­da más en la má­xi­ma ca­te­go­ría fe­me­ni­na.

“Pen­sa­ba que iba a ser más di­fí­cil, pe­ro es­toy con­ten­ta con mi nue­va vi­da. Ya ni re­cor­da­ba lo que era es­tar sin com­pe­tir y es­toy dis­fru­tan­do”, se­ña­la Ló­pez de Egui­laz. A sus 33 años, la guar­da­me­ta get­xo­ta­rra ha po­di­do dispu­tar dos Jue­gos Olím­pi­cos (Pe­kín 2008 y Río 2016) y mu­chas otras com­pe­ti­cio­nes con la se­lec­ción es­pa­ño­la. No ocul­ta las du­das pre­vias a dar es­te pa­so: “Creo que es­ta­ba aún pa­ra ni­vel in­ter­na­cio­nal. Es­tos dos úl­ti­mos años me veía más se­gu­ra y tran­qui­la que nun­ca en la por­te­ría, en mi me­jor mo­men­to. Pe­ro po­nes en la ba­lan­za lo que yo que­ría ha­cer con mi vi­da y que­ría de­di­car­me a la fa­mi­lia, al tra­ba­jo”.

Yba­rra (32 años) dis­pu­tó el pa­sa­do 26 de agos­to, den­tro del Eu­ro­peo de Ho­lan­da, su úl­ti­mo par­ti­do con la se­lec­ción es­pa­ño­la, el que ha­cía el nú­me­ro 266. La viz­caí­na de­ja el com­bi­na­do his­pano, del que ha si­do ca­pi­ta­na, con la vi­to­la de ser la ju­ga­do­ra con ma­yor nú­me­ro de en­cuen­tros in­ter­na­cio­na­les de su his­to­ria. Con so­lo 19 años tu­vo su bau­tis­mo olím­pi­co en Ate­nas 2004, pa­ra lue­go coin­ci­dir con Ló­pez de Egui­laz en Pe­kín 2008 y Río 2016. Al igual que la guar­da­me­ta, es­tá con­ven­ci­do de que fí­si­ca­men­te es­tá “pa­ra ju­gar”, pe­ro son otras cir­cuns­tan­cias las que le con­du­cen a es­ta me­di­da. “Mis prio­ri­da­des han cam­bia­do y amo de­ma­sia­do la se­lec­ción co­mo pa­ra no de­di­car­me al cien por cien. He de­ci­di­do apos­tar por mi tra­ba­jo -es pro­fe­so­ra de in­fan­til en un co­le­gio de Bilbao- y tras 14 años el hoc­key pa­sa a un se­gun­do plano”, ma­ni­fes­ta­ba mien­tras leía emo­cio­na­da una nota de des­pe­di­da.

Am­bas ju­ga­do­ras se mos­tra­ron de acuer­do al re­sal­tar co­mo el mo­men­to más du­ro de sus ca­rre­ras la no cla­si­fi­ca­ción de Es­pa­ña pa­ra los Jue­gos de Lon­dres de 2012. Vis­to con pers­pec­ti­va, ex­traen las con­se­cuen­cias po­si­ti­vas de aque­lla de­cep­ción. “Ese ba­ta­ca­zo nos hi­zo más fuer­tes y más cons­cien­tes de lo du­ro que es el de­por­te”, apun­tó Ló­pez de Egui­laz. “Gi­ró mi vi­da com­ple­ta­men­te. En mi ca­so par­ti­cu­lar, el hoc­key pa­só a ser mi cien por cien”, con­fie­sa Yba­rra

FOTO: BAS­QUE TEAM

Emo­ti­va des­pe­di­da Ma­ría Ló­pez de Egui­laz y Rocío Yba­rra di­je­ron adiós a las be­cas de Bas­que Team

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.